PORTAL IMPULSADO POR LAS EMPRESAS RESPONSABLES:

- Advertisement -
Debes leer...10 retos ESG para las empresas: Informe

10 retos ESG para las empresas: Informe

Los retos ESG para las empresas atraviesan distintas áreas, desde la comunicación interna hasta la responsabilidad extendida en la cadena de valor. Por ello, es imprescindible que las y los líderes empresariales se informen y evalúen el desempeño en criterios sociales, ambientales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés), lo que también representa un desafío.

Preocupada por estas cuestiones, Llorente y Cuenca (LLYC), una consultora española especializada en comunicación, gestión de la reputación y asuntos públicos, realizó una investigación para conocer cuáles son las preocupaciones de los expertos en las áreas sociales, económicas y ambientales respecto a la actividad empresarial. Asimismo, llevó a cabo un análisis de la opinión pública para establecer los criterios que más interesan al público general en España sobre las prácticas empresariales y su impacto.

Retos ESG para las empresas en 2022

A partir de su investigación, LLYC resumió sus hallazgos en un decálogo de retos ESG para las empresas. Los cuales abarcan los tres ámbitos de ESG y hacen especial énfasis en el ámbito social, que se ha visto rezagado en comparación con el ambiental. A continuación, te mostramos cada uno de ellos.

1. Conectar la sostenibilidad con la ciudadanía

Para realmente conocer las necesidades de cambio en el mundo, es necesario conocer la opinión pública. Por ello, LLYC analizó una base de datos formada por 11.5 millones de publicaciones en la red social Twitter dentro de España, entre el 1 de mayo de 2019 y el 6 de junio de 2022.

A partir del análisis, encontraron las preocupaciones generales de las y los usuarios respecto a los criterios sociales, ambientales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés). Las más recurrentes fueron:

  • Envases y embalajes.
  • Emisiones de CO2.
  • Equidad de género.
  • Combustibles fósiles.
  • Lucha contra el cambio climático.

Si bien los criterios ESG pertenecen al ámbito financiero y tienen como función principal evitar inversiones riesgosas, es necesario integrarlos en las operaciones de las compañías para hacerlas más estables, al disminuir las preocupaciones del público general.

«Twitter se ha convertido en un ágora de profunda crítica a las marcas que no actúan como se espera o como deben, pero donde todavía se escucha a los líderes de opinión solventes».

LLYC.

Que la ciudadanía se involucre en asuntos globales es uno de los más grandes retos ESG para las empresas, porque necesitan informar sobre sus acciones y, del mismo modo, reparar o disminuir el impacto negativo que generen. De esta manera pueden mantener y mejorar su reputación corporativa y seguir siendo competitivas.

2. Informar con un lenguaje sencillo

El conocimiento debe ser accesible para todas las personas, por ello la divulgación debe hacerse en un lenguaje que pueda entender la sociedad en general. Sin embargo, hay términos como RSE, Cadena de Valor, Shareholders y Economía Circular que requieren una explicación más amplia y concisa para evitar confusiones y ambigüedades.

Esto último es importante porque las empresas buscan satisfacer las necesidades de las personas y cumplir con sus expectativas, pero no todas tienen la misma definición de los conceptos y criterios referentes a los impactos de las empresas y su responsabilidad social.

«La ciudadanía exige una actividad empresarial […] comprometida con la sostenibilidad, el trabajo digno y el respeto a la diversidad».

LLYC.

Para homologar los conceptos, ideas y metas, la iniciativa privada, el gobierno y el tercer sector unieron esfuerzos para difundir y generalizar conocimientos y herramientas para generar buenas prácticas de responsabilidad social. De esta manera nacieron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los principios del Pacto Mundial, ya que para lograr cambios en aspectos ESG es necesaria la participación de toda la sociedad y, especialmente, de las empresas.

3. Establecer un marco legal

Las empresas que se adhieren a los programas e iniciativas globales para mejorar el medio ambiente e impulsar el desarrollo social lo hacen de manera voluntaria. Además, como muchas veces se trata de alianzas y compromisos basados en soft law (derecho blando) no hay vinculación legal suficiente para hacer obligatorio su cumplimiento.

Sin embargo, este es uno de los retos ESG para las empresas, ya que el informe de LLYC señala que «en muchas ocasiones las obligaciones establecidas en una norma adquieren por parte de no pocas empresas una interpretación formalista en la que se pierden el fondo y los valores».

Lo anterior quiere decir que, por ejemplo, no se persiguen los ODS ni se siguen los principios del Pacto Mundial por convicción de la empresa y por querer crear un futuro mejor para todas las personas, sino que únicamente se cumple para no recibir una sanción legal o social. A pesar de ello, el cumplimiento normativo no es un tema muy relevante, ya que el informe de LLYC apunta que solo el 0.7% de todas las publicaciones habla sobre malas prácticas empresariales.

4. Estandarizar las métricas a nivel global

La sostenibilidad, de acuerdo con LLYC, es un elemento estratégico que «permite crear ventajas competitivas a través de la generación de ingresos, la reducción de costes o la mejor gestión de riesgos y el desarrollo de nuevos productos y sevicios». Y, en el mundo actual es uno de los criterios que tanto inversores como consumidores buscan.

«Lo que no se mide no se puede mejorar».

LLYC.

Pero… ¿cómo se puede saber si una empresa es sostenible o no? Según el informe de LLYC, se asume que una buena gestión de riesgos ESG es un buen desempeño y, por lo tanto, equivale a un impacto positivo y medible socialmente. Sin embargo, no se han establecido estándares comunes para todas las empresas y situaciones, por lo que las métricas varían en indicadores, metodologías y datos.

Estos últimos también también son un tema complicado, porque elegir el enfoque y la relevancia de los datos es uno de los retos ESG para las empresas. Como menciona el informe, las evaluaciones deberían tener como eje «¿para qué?», por ejemplo, «¿para qué se mide la participación de las madres trabajadoras en el mercado laboral?», ¿es para formular políticas, cambiar el sistema de gestión, presentar datos a los inversores o divulgar la información al público?

5. Involucrar a la administración pública

De acuerdo con el informe de LLYC, las organizaciones gubernamentales deberían involucrarse más en el modelo económico para impulsar cambios, a través de la compra, la inversión, la fiscalidad y el activismo. Asimismo, Silvina Bacigalupo, Presidenta de Transparency International España, afirma que es necesario alinear las políticas públicas para reestructurar el mercado.

Realizar cambios desde la política pública es primordial para cambiar el funcionamiento de las subvenciones, para que no se enfoquen solamente en el objetivo de la inversión, sino también en la justificación del gasto público.

6. Entablar alianzas

El cambio de perspectiva provocado por el aumento en el acceso a la información ha llevado a que más personas consideren que las acciones de las empresas deben realizarse desde la RSE. Esto se debe a que todas las actividades industriales implican algún impacto social, ambiental o económico.

«La empresa […] se entiende cada vez más como un actor clave en la marcha de la sociedad».

Cristina Monge, politóloga y socióloga experta en cambio climático.

Entonces, como actor político, el sector empresarial también necesita aliados multisectoriales, como el gobierno y el tercer sector, para alcanzar metas de impacto, entre ellas los ODS. Por ejemplo, en Europa se han propuesto cinco misiones:

  • Cáncer.
  • Adaptación al cambio climático.
  • Agua y océanos.
  • Ciudades inteligentes y climáticamente neutras.
  • Salud del suelo y alimentos.

7. Incorporar insentivos ligados a la ESG

Otro de los más grandes retos ESG para las empresas es integrar incentivos en la remuneración de las y los directivos, porque son un arma de doble filo. El reporte de LLYC, por un lado, señala que estas recompensas podrían aumentar la motivación dentro de las empresas para llevar a cabo buenas prácticas de responsabilidad social. Mientras que, por otro lado, considera que esto también puede socavar la motivación y provocar gastos injustificados, sobre todo si no se cuenta con un marco regulatorio para los incentivos.

8. Impulsar el cambio social

El análisis realizado por LLYC encontró que las y los usuarios de Twitter en España se enfocan en temas ambientales, pues el 65.4% de las publicaciones trata sobre ello, mientras que solo el 32.1% trata sobre temas sociales y laborales. Asimismo, como menciona el informe, las empresas suelen enfocarse en mitigar problemas ambientales, dejando de lado los aspectos sociales, como la salud y la desigualdad.

«Los conflictos medioambientales son causa, a la vez que consecuencia, de las profundas desigualdades económicas y sociales».

Victor Viñuales, Director Ejecutivo de la fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

De acuerdo con el mismo informe, uno de los efectos de la pandemia de la COVID-19 fue que las personas comenzaron a prestar atención a temas sociales. Los más importantes para las y los usuarios de Twitter España fueron la privacidad, la ciberseguridad, la reducción de desigualdades, la salud y la seguridad. Y, estas cuestiones tomarán más importancia para las empresas conforme pase el tiempo.

9. Aportar valor desde la cadena de suministro

En una cadena de suministro se involucran muchos actores, porque para producir y vender algo se necesitan proveedores, fabricantes y distribuidores. Por lo tanto, siempre habrá agentes externos a cada empresa, que no necesariamente seguirán la misma normatividad sostenible. Por ello, las empresas deberán elegir como aliados a aquellos que también sean sostenibles.

Retos ESG para las empresas en el mundo

Además, las prácticas de RSE dentro de toda la cadena de valor deben respetar los Derechos Humanos, sin precarizar el trabajo de personas subcontratadas con el fin de ahorrar gastos. Puesto que, como señala el informe de LLYC, en las cadenas de suministro globales están presentes todavía la explotación laboral y el trabajo infantil.

«¿Puede ser 8000 veces más valorada la hora del CEO de una textil, que la hora de una tejedora en un taller de Bangladesh?».

Chema Vera, Director de UNICEF España.

10. Formarse en sostenibilidad

Finalmente, uno de los retos ESG para las empresas, el gobierno y la sociedad es formarse en sostenibilidad, porque no todas las personas tienen la capacidad de tiempo y dinero para hacerlo. Esto es especialmente relevante para las compañías, porque algunas enfrentan dificultades para invertir en su capacitación interna y, por lo mismo, no han podido transformar sus operaciones para volverlas más sostenibles.

A pesar de ello, esta formación, de acuerdo con el informe de LLYC, debe estar presente en todos los niveles empresariales, desde el trainee hasta el CEO. De esta manera se puede integrar la cultura sostenible a partir de la comunicación interna. Y, sobre todo los líderes tienen la responsabilidad de guiar a sus colaboradores para distinguir por sus impactos positivos en el ambiente, la sociedad y la economía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR