¿Qué es la moda rápida? – ExpokNews

Moda Rápida

Adquirir, utilizar y desechar son tres fases por las que atraviesa un producto cuando pasa por las manos de un consumidor, quien frecuentemente olvida que las etapas previas del ciclo de vida de un producto tienen un impacto ambiental y social que muchas veces es mayor al aprovechamiento del mismo, la ropa y los accesorios no son la excepción.

El concepto de “fast fashion” o moda rápida se refiere a un fenómeno de producción y consumo masivo que se incrementa a la misma velocidad a la que las tendencias van sufriendo modificaciones.

En este modelo de consumo se adquieren colecciones de ropa que imitan las tendencias actuales a bajo costo, por lo que las marcas que ofrecen este tipo de beneficios no solo cambian sus artículos con frecuencia, sino que se ven obligadas a fabricar sus productos en países en vías de desarrollo pagando a los trabajadores salarios muy bajos e incluso sacrificando las condiciones de seguridad en las que realizan sus actividades.

Al mismo tiempo se trata de un modelo de consumo en el que el tiempo de vida de cada prenda es realmente corto. De acuerdo con un estudio realizado por American Apparel y Footwear Associations tan solo en Estados Unidos un consumidor promedio adquiere aproximadamente ocho pares de zapatos y 68 prendas de ropa cada año, dando a cada una un tiempo de vida máximo de tres meses.

Aún así, muchas empresas de moda rápida aseguran que el camino de Patagonia no es el único sendero a seguir para crear moda sustentable, por lo que se han ofrecido a mejorar sus prácticas para crear un modelo de negocio que se ajuste mejor a los estándares de sostenibilidad buscando salarios más justos para sus trabajadores y mejores condiciones laborales, así como un sistema de circuito en donde se invita a los consumidores a reciclar sus prendas en nuevos productos textiles.

Algunos aseguran que el sistema de reciclaje de fast fashion no es una solución viable, ya que además de requerir la participación activa de un gran número de consumidores, necesita de nuevos avances tecnológicos y nuevas emisiones contaminantes, situación que lo convierte en un modelo destructivo que cuando mucho intenta ser un poco menos dañino de lo que es actualmente.

De acuerdo con Oliver Baich en The Guardian, la verdadera solución esta en pasar de los compradores felices a los NO compradores felices. Aquellos que utilizan su ropa con más frecuencia y están dispuestos a consumir menos: menos recursos naturales, menos emisiones de carbono, menos explotación laboral, menos moda rápida.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Comentarios

  • […] La moda rápida de ha convertido en una industria de cientos de millones de dólares explotando una premisa simple: cuando un consumidor se encuentra enfrente de dos camisas similares con una diferencia de precio significativa, seguramente se decidirá por la más barata. Muchas empresas han explotado esa premisa en los últimos años, desafortunadamente los precios en sus etiquetas no pueden contarnos toda la historia que se oculta tras las telas, y que resulta realmente alarmante. Si la prenda más económica tuviera una etiqueta que revelara su duración y su impacto ambiental estimado en comparación con aquella que tiene un costo más elevado, ¿el ahorro continuaría siendo atractivo? Probablemente no. […]