No estamos cultivando suficientes alimentos saludables para alimentar a todos.

Los científicos dicen que estamos cultivando demasiados alimentos malos y muy pocos buenos.

Datos sobre comida

Actualmente, la producción mundial de alimentos supera las 2.750 kilocalorías por persona por día, lo que supera la cantidad requerida para alimentar a la población mundial. Aunque estos datos dan cuenta de los residuos a nivel de granja, no incluyen el 20% estimado de residuos domésticos. Por lo tanto, es probable que las calorías actualmente disponibles sean aproximadamente 2,200 kilocalorías por persona por día, lo cual es suficiente para la población actual del mundo.

Sin embargo, cuando la producción global se divide en diferentes grupos de alimentos, surge una imagen radicalmente diferente. Específicamente, la agricultura mundial produce actualmente 12 porciones de granos, 5 de frutas y verduras, 3 de aceite y grasa, 3 de proteína, 1 de leche y 4 porciones de azúcar por persona por día.

No hay suficiente comida sana para todos msegun este estudio

Si todos en el mundo comieran la cantidad recomendada de verduras, frutas y proteínas, no habría suficiente para todos. Este hallazgo proviene de un nuevo estudio en la Universidad de Guelph, Canadá, que profundiza en la cuestión de cómo vamos a alimentar a una creciente población mundial al mismo tiempo que proporcionamos una nutrición adecuada.

Los investigadores encontraron que la producción agrícola global actual no se alinea con las recomendaciones de los expertos en nutrición.


Si todos en el mundo comieran la cantidad recomendada de verduras, frutas y proteínas, no habría suficiente para todos.

Twittea esta frase.


Hallazgos del estudio que muestra que no hay suficiente comida sana para todos

Los investigadores contrastaron los datos encontrados con las recomendaciones dietéticas descritas por Harvard Healthy Eating Plate (HHEP), que recomienda que el 50 por ciento de la dieta incluya frutas y verduras, 25 por ciento de granos enteros y 25 por ciento de proteínas. Si la agricultura global alineara su producción con este modelo, tendría que proporcionar 8 porciones de granos enteros, 15 porciones de frutas y verduras, 1 porción de aceite, 5 porciones de proteína, 1 porción de leche y cero azúcar por persona por día.

Un cambio de este tipo causaría un trastorno en la industria agrícola, ya que muchas naciones desarrolladas han subsidiado la producción de maíz y cereales durante años y han invertido dinero en la investigación de estos cultivos, mucho más que las frutas y verduras. Según el coautor del estudio, Evan Fraser, lo que estamos produciendo a nivel global no es lo que deberíamos producir de acuerdo con los nutricionistas. El excedente de estos cultivos poco saludables probablemente contribuye a la epidemia actual de obesidad y diabetes.

El estudio examinó cuáles serían las implicaciones del uso de la tierra para alterar la dieta global para que se ajuste al modelo HHEP. Mientras que la tierra requerida para producir granos, azúcar, grasa y aceite disminuiría, la cantidad necesaria para vegetales y frutas tendría que aumentar en 171 millones de hectáreas. En última instancia, esto daría lugar a 50 millones de hectáreas menos de tierra cultivable, porque las frutas y verduras requieren menos tierra para crecer que el grano, el azúcar y la grasa.

El pasto, sin embargo, es un gran problema. En este momento, 3,433 millones de hectáreas se utilizan para pastar el ganado y aumentar el consumo de carne a los niveles de HHEP que requeriría 458 millones de hectáreas adicionales. Esto no es sostenible y revela la importancia de encontrar fuentes de proteínas alternativas a medida que la población crece. Los autores del estudio no creen que el vegetarianismo global tenga sentido.

No hay suficiente comida sana para todos

En las partes del mundo donde la malnutrición aún prevalece, el aumento del consumo de productos pecuarios puede ayudar a mejorar el bienestar de los pobres de las zonas rurales. Además, la agricultura animal y las dietas basadas en animales son culturalmente importantes para las personas de todo el mundo. Por lo tanto, el consumo de carne continuará, pero no puede persistir en los niveles actuales sin mayores consecuencias.

El futuro de acuerdo con el estudio

Los científicos ven tres vías en el futuro, todas las cuales pueden implementarse en conjunto.

  1. Tiene que haber un cambio hacia las proteínas que usan menos tierra y producen menos emisiones de gases de efecto invernadero.
  2. La ciencia y la tecnología deben utilizarse para aumentar los rendimientos de los cultivos. Esto puede ser impulsado a través de la innovación en la agricultura urbana, la agricultura vertical, la hidroponía, etc.
  3. Los residuos de alimentos deben reducirse, y los esfuerzos de los hogares se suman.

Los autores concluyen que alimentar a la próxima generación es uno de los desafíos más apremiantes que enfrenta el siglo XXI. Para una población en crecimiento, sus cálculos sugieren que la única forma de comer una dieta nutricionalmente equilibrada, ahorrar tierras y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es consumir y producir más frutas y verduras, así como la transición a dietas altas en proteínas de origen vegetal.

Acerca del autor

Daniela Lazovska