Los edificios verdes deben hacer más – ExpokNews

Los diseños innovadores incorporan energía renovable, materiales reciclados, el bienestar de los ocupantes.

En vez de ser un importante contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero, la industria de la construcción puede hacer más para reducir el uso de energía de los edificios y ayudar a generar energía limpia con los edificios verdes.

Después de más de tres décadas de hablar sobre el potencial de la construcción ecológica, todavía no se ha podido cambiar la forma en que se diseñan y construyen los edificios verdes para que el entorno construido deje de ser un contribuyente dominante al cambio climático descontrolado.

Reporte sobre edificios verdes

La Tierra ya se ha calentado alrededor de 1℃ desde el siglo XIX y está en camino de elevarse a otro nivel. Este segundo grado empujaría la civilización estable al borde del abismo. En un informe reciente, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas solicitó cambios urgentes y sin precedentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para evitar que alcancemos los 2℃. Si bien 1 puede sonar incremental, la acción requerida para detenerlo no lo es.

C40, una organización de defensa de la acción climática urbana, se basó en la idea de que las ciudades están en una posición ideal para detener el gigante de GEI y las ciudades están empezando a aumentar sus compromisos políticos formales. Vancouver se unió a otras ciudades para declarar un estado de emergencia climática, una señal de que se requieren medidas urgentes.

Reporte sobre edificios verdes

Urbanistas, ingenieros, arquitectos, diseñadores y desarrolladores —las industrias de entornos construidos— lo saben. La industria creó los edificios verdes hace más de 30 años para demostrar que los edificios pueden usar menos energía, almacenar energía e incluso generar su propia energía en el lugar. Se sabe que se puede hacer, pero necesita políticas, regulaciones e incentivos para que se convierta en un negocio como de costumbre.

Los edificios verdes no pasarán voluntariamente

Los edificios son responsables del 40 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía en todo el mundo. La Alianza Global para Edificios y Construcción informa que las emisiones globales de CO2 en el sector de la construcción han aumentado un tres por ciento desde 2010.

Los arquitectos han visto los edificios verdes como una posible solución a la crisis climática. En lugar de ser un importante contribuyente a las emisiones de GEI al depender de combustibles fósiles, los edificios verdes no solo podrían reducir en gran medida su demanda de energía, sino que podrían generar energía limpia y renovable. El entorno construido debe ser neutro en carbono para 2050, si queremos limitar el calentamiento a menos de 2℃.

Para impulsar ideas como esta, Architecture2030.org, una organización no gubernamental con sede en los Estados Unidos, presentó recientemente el primer estándar nacional e internacional de construcción de «Código Cero» para la nueva construcción de edificios verdes. Se centra en el diseño de edificios con alta eficiencia energética que no utilizan combustibles fósiles en su operación. La organización está trabajando en California y China para poner en práctica la política.

Los edificios son responsables del 40 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía en todo el mundo.

Aunque el plan existe, la adopción de edificios verdes es lenta. Los movimientos existentes para reducir las emisiones de GEI son voluntarios y no existe ninguna sanción por no alcanzar el rendimiento. Es difícil llamar a esto un plan para la transformación.

Establecerse para la mediocridad

En América del Norte, la mayoría de los edificios verdes son juzgados por una familia de sistemas de certificación llamados LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental). Pero el impacto real de LEED en las emisiones de GEI es incierto.

Solo existe un estudio revisado por pares que muestra que los proyectos LEED reducen las emisiones de GEI. En contraste, docenas de artículos concluyen que LEED es principalmente una «herramienta de relaciones públicas» que ofrece el atractivo de la «publicidad medible» y la conveniencia administrativa.

La versión más reciente de LEED (v4) evalúa el rendimiento energético de un nuevo edificio una vez finalizada la construcción. De lo contrario, el rendimiento energético de un edificio se evalúa según un modelo predictivo basado en el diseño del edificio. Este es un movimiento en la dirección correcta: el rendimiento energético debe medirse en los edificios operativos.

Pero hay una trampa. Para nueva construcción, es opcional. El rendimiento de los edificios verdes con certificación LEED y aquellos que aún no están certificados se evalúa según un conjunto de datos de propiedad y se le otorga un «puntaje de arco». Este proceso ancla el progreso a un número de referencia, no a la construcción de edificios sostenibles sin precedentes.

Liderazgo audaz, no pequeños pasos cuando se trata sobre edificios verdes

Cuando no hay consecuencias por el fracaso, nos preparamos para la mediocridad, no para el progreso. Si no sabemos cómo contribuyen los edificios LEED a la reducción de emisiones de GEI, no podemos esperar que sean una solución a la emergencia climática.

Liderazgo audaz, no pequeños pasos

Canadá ha dicho que tendrá implementados los códigos de construcción de «energía neta cero» para el año 2030. Aquí «listo» significa que los edificios pueden seguir usando combustibles fósiles, pero estarán equipados con infraestructura para cambiar a las energías renovables en el sitio. Columbia Británica ya está piloteando un programa de subsidios para la construcción de 15 a 20 de estos edificios.

El enfoque es comparable a la producción de vehículos eléctricos híbridos antes de los vehículos eléctricos enchufables como un camino más aceptable, comercializable e incremental para cambiar.

Las emisiones de GEI de los edificios, en todo el mundo, deben ser entre un 80 y un 90 por ciento más bajas en 2050 que en la actualidad.

Tenemos la capacidad de reducir a cero las emisiones de C02 relacionadas con la energía de los edificios, o cerca a 0. Pero aún estamos lejos de poder respaldar la afirmación del C40 de que las ciudades «están tomando medidas climáticas audaces, lo que marca el camino hacia un futuro más saludable y más sostenible».

Acerca del autor

Daniela Lazovska

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]