Prepárate para un futuro sin carbono. ¡Toma nota!

Existe una creciente demanda pública para una rápida transición hacia una economía sin emisiones de carbono. Pero las protestas y las huelgas climáticas que han hecho los jóvenes no son suficientes para crear el cambio.

Las compañías deben tomar medidas. ¿Está tu empresa lista para un futuro de carbono cero?

Las empresas que reducen el carbono en sus estrategias obtienen importantes beneficios:

  • Mayor innovación.
  • Competitividad.
  • Gestión de riesgos.
  • Crecimiento.

Más de 900 compañías globales que representan más de 17.6 billones de dólares en capitalización de mercado ya se están asegurando de que sus estrategias comerciales se construyan para el crecimiento y las reducciones de emisiones a través de la campaña We Mean Business Take Action.

Esto incluye a más de 560 compañías que se han comprometido a establecer objetivos ambiciosos de reducir las emisiones basados ​​en la ciencia, y más de 175 que se han comprometido a cambiar a electricidad 100% renovable.

Más allá de eso, las compañías están comenzando a usar su influencia para acelerar una transición de toda la economía al respaldar las políticas climáticas que apuntan a las emisiones netas a cero en 2050.

Otras están exigiendo acciones climáticas en todas sus cadenas de suministro.

Tu empresa también tiene la responsabilidad de convertirse en parte de la solución. No hacerlo afectará su capacidad para atraer talento, administrar riesgos e innovar para el crecimiento.

Pasos que puedes tomar para ser un negocio con futuro de carbono cero

1. Alinear tu empresa con el Acuerdo de París

El informe del IPCC del año pasado sobre los impactos del calentamiento global de 1.5°C destaca la importancia de alinear las reducciones de emisiones con los objetivos del Acuerdo de París, y luchar por las emisiones netas cero para 2050, a más tardar.

Ahora es posible que las empresas establezcan objetivos que estén en línea con el nivel de descarbonización requerido para limitar el calentamiento global a 1.5°C.

Estos objetivos, aunque ambiciosos, son vitales para alcanzar un futuro de carbono cero para 2050, y deben ser el objetivo final de todas las empresas.

Considera los riesgos de no actuar.

Los objetivos basados ​​en la ciencia proporcionan una manera de preparar los negocios para el futuro asegurándose de que todas las decisiones estratégicas incorporen el análisis de riesgos climáticos y oportunidades.

Esto simultáneamente impulsará la innovación de cero emisiones de carbono.

Hasta la fecha, la mayoría de las más de 560 compañías que se han subido a bordo informan de mejoras en la reputación de marca y la confianza de los inversores.

Los consumidores e inversores son cada vez más conscientes de los efectos que tienen sus elecciones en el medio ambiente.

Las compañías que se comprometen con estos objetivos están obteniendo una ventaja competitiva en varias áreas de su negocio.

2. Unirse a una iniciativa transformadora

Comprometerse con el logro de las emisiones neto cero para 2050 es sin duda un objetivo ambicioso. Hay varias iniciativas a las que las empresas pueden recurrir para pedir ayuda.

La iniciativa global EP100 de Climate Group es un buen lugar para comenzar.

Reúne a un grupo creciente de empresas inteligentes en el sector de la energía comprometidas a usar la energía de manera más productiva con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y acelerar una economía limpia.

Como parte de la iniciativa EP100, las empresas pueden comprometerse a duplicar la productividad de la energía y a los edificios con cero carbono a través del Compromiso de edificios con cero carbono.

Las empresas que participan en esta iniciativa informan sobre ahorros de costos y reducciones de emisiones.

Por ejemplo, las mejoras en la productividad de la energía en Johnson Controls, contribuyeron a una reducción del 41% en la intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero de la empresa y más de 100 millones de dólares en ahorros anuales de energía.

3. Comprometerse al 100%

Comprometerse a hacer algo al 100%, envía una señal poderosa a las partes interesadas.

Si una empresa se compromete a cambiar el 100% de su consumo de electricidad a fuentes renovables, en lugar de un 20% o incluso un 50%, su objetivo será claro para todos dentro y fuera de la empresa.

Más de 175 de las compañías más influyentes del mundo ya han hecho este compromiso a través de la iniciativa de liderazgo corporativo global, RE100.

Cuando hayan realizado el cambio total a electricidad 100% renovable, estas compañías RE100 generarán una demanda de más de 184 Teravatios-hora (TWh) de electricidad renovable por año, más que suficiente para impulsar a Argentina y Portugal.

Google, Autodesk, Elopak e Interface son solo algunas de las compañías que ya han logrado su objetivo y ahora están alimentadas por energía 100% renovable.

No solo están generando cambios, sino que también están ahorrando dinero a medida que el precio de la energía eólica y solar sigue bajando, y están demostrando a sus partes interesadas, incluidos inversores, clientes y responsables de la formulación de políticas, que ven un futuro en el que las empresas funcionan con energías renovables.

Los mismos esfuerzos se están haciendo en el sector del transporte.

Dado que se espera que la legislación sobre la calidad del aire restrinja cada vez más los vehículos contaminantes en las ciudades de todo el mundo, las empresas se están dando cuenta de que vale la pena avanzar y hacer la transición a los vehículos eléctricos (VE).

Cada vez más empresas se comprometen a realizar la transición de sus flotas de automóviles a través de la iniciativa global, EV100.

LeasePlan, una compañía de leasing de automóviles con 1,8 millones de vehículos en la carretera, apunta a hacer una transición de su flota de empleados al 100% de vehículos eléctricos para el año 2021 – un paso hacia su meta más grande de alcanzar emisiones neto cero en 2030.

4. Revisar los grupos de industria

Los grupos de industria están atentos a los intereses estratégicos de las empresas y se basan en líneas de negocio comunes.

Si los grupos de los que tu empresa es miembro no están tomando medidas serias para enfrentar la crisis climática, las industrias corren el riesgo de quedarse atrás una vez que se alcancen las emisiones neto cero.

Shell se está alejando de la asociación estadounidense de fabricantes de combustibles y productos petroquímicos debido a su falta de apoyo al Acuerdo de París.

El CEO de Unilever, Alan Jope, solicitó que todos los organismos comerciales a los que está asociada la empresa confirmen que sus posiciones de cabildeo sobre el clima son consistentes con los objetivos del Unilever.

5. Ser inteligente en la gobernanza climática

Los planes para abordar el cambio climático solo funcionan si una empresa cuenta con el gobierno adecuado para apoyarlo.

Esto incluye equipar a los equipos de la junta directiva y de la gerencia con conocimientos y habilidades que les ayudarán a reconocer los riesgos y oportunidades que presenta la crisis climática.

6. Defender el apoyo a la política climática

Tu empresa puede inspirar a los legisladores a crear políticas climáticas más drásticas y ambiciosas a través del diálogo cara a cara.

Esto fue altamente efectivo durante las negociaciones del Acuerdo de París en 2015, cuando los representantes de las organizaciones líderes pudieron reunirse con los responsables políticos y hablar abiertamente sobre los desafíos y oportunidades que las diferentes políticas traerían a sus negocios.

Muchas empresas están bien posicionadas para ayudar a informar las discusiones sobre políticas en función de su experiencia con los planes de reducción de emisiones.

Aquellos que han actuado para ayudar a mejorar el estado de la emergencia climática tienen la capacidad única de señalar el progreso realizado a través de sus esfuerzos, lo que demuestra que la acción climática es factible y que la inacción es costosa.

7. Comunicar tu propósito

Cuantos más negocios compartan los esfuerzos que realizan a través de sus informes y comunicaciones externas, más visibles serán para los responsables políticos, los clientes y los empleados.

Dar este ejemplo puede ayudar a darles a esas personas la confianza que necesitan para aumentar su propia ambición climática y ayudar a impulsar el cambio de mercado requerido para generar innovación.

Hacer que sus esfuerzos sean visibles para el público también ayuda a las empresas a atraer y retener nuevas generaciones de talentos.

Alrededor del 75% de los Millennials esperan que los empleadores aborden la crisis climática, y una investigación reciente sugiere que la Generación Z adopta una postura igualmente fuerte en los temas climáticos.

Las compañías que buscan aprovechar los beneficios de la acción climática deben intensificarse y comprometerse a tomar estos pasos cruciales. Inspirar a otros para que trabajen hacia un futuro sin emisiones de carbono es la mejor manera de impulsar la innovación y garantizar que tenga éxito mientras que otros se quedan en el camino.

Todos tenemos la responsabilidad de abordar la crisis climática y ayudar a impulsar una solución que funcione para las economías y el planeta.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

1 comentario

  • se habla mucho npero no presentan una solucion para detener el co2 hacia la atmosfera, y eso se lleva a cabo con innovacion. ojala puedan ver el PROYECTO REDUCTOR DE CO2