Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social Género

Los millennials quieren amas de casa por esposas, ¡increíble!

Esta generación quiere modelos familiares más tradicionales, ¿por qué? Las empresas tienen mucho que ver.

¿Cuántas veces has oído mencionar a los millennials? Quizá lo escuchas con frecuencia y es porque esta generación parece estar de moda; el tema destaca en casi cualquier portal de Internet, en publicaciones de negocios y hasta en conversaciones casuales.

El término hace referencia a todos aquellos nacidos entre 1982 y 2000, la generación que cambiaría las reglas impuestas por la generación anterior y revolucionarían el mundo.

Sin embargo, para otras generaciones los millennials pueden parecer flojos, sin ambiciones y sin ganas de superarse debido a que muchos deciden casarse después de los 30 años o salirse de casa de sus padres pasados los 25, buscan empleos que les permitan trabajar desde casa y en general se preocupan poco por el futuro.

También han sido juzgados por tener como prioridad otras cosas como viajar en lugar de formar una familia a temprana edad, como generaciones pasadas, y unir esfuerzos con otros grupos de jóvenes para romper con diversos conflictos sociales y ambientales.

Aunque algunos han logrado que las empresas se comprometan de forma responsable con sus colaboradores, la sociedad y la estabilidad ambiental y lograron quebrar con los estereotipos y otras barreras que rodean al mundo del cine, la televisión y otras industrias, al parecer un gran porcentaje de ellos no comparte del todo la idea de la equidad de género en el hogar y en el trabajo.

¿Un retraso en equidad?

De acuerdo con Jeffrey Sachs, el escritor y profesor de la Universidad de Columbia, la sociedad ha sufrido un decaída en temas de igualdad de género y un ejemplo de ello son las elecciones del 2016 de Estados Unidos, donde un hombre machista, violento y racista, superó a una candidata calificada y preparada para representar al país.

En estas elecciones se esperaba que los millennials superarán los votos de aquellos que comparten ideas conservadoras y excluyentes. Lamentablemente un gran porcentaje de esta generación, aun sin estar de acuerdo con el candidato, decidieron votar por él, por el simple hecho de que la otra opción era una mujer.

Un estudio publicado por el Council on Contemporary Families (Consejo de Familias Contemporáneas) señala que hay menos millennials de entre 18 y 25 años de edad que comparten y apoyan los modelos de familias igualitarios. Esto quiere decir que los grupos que comparten opiniones equitativas sobre las relaciones ha ido disminuyendo.

Mientras que otro sondeo encontró que el 83% de los jóvenes no están de acuerdo con el rechazó de que los hombres sigan siendo el sustento completo de sus familias, incluso la mayoría de ellos comparten ideas más tradicionales a comparación de generaciones anteriores.

Estas y otras estadísticas revelan que los millennials parecen resistirse a fomentar la revolución de género y a encontrar la igualdad y no sólo ellos, la mayoría de los estadounidenses de 18 y 34 años se sienten incómodos con la idea de que las mujeres puedan acceder a los mismo puestos de trabajo que ellos y sobretodo a los que eran para profesionistas masculinos.

¿Esposas como amas de casa?

Triste pero cierto. La generación responsable de fomentar mejores iniciativas sociales y empresariales, esta sufriendo un estancamiento y retroceso en temas de género y la causa principal es que muchos han sido testigos de la dificultad que han experimentado aquellas familias que tienen dos ingresos y no cumplen con el molde de la familia tradicional.

Aunque algunas compañías tienen horarios más amigables, les permiten a los colaboradores asistir con sus perros y otras actividades de recreación, en temas de paternidad, maternidad y otros asuntos relacionados con el equilibrio familiar, no son tan flexibles.

Debido a la falta de apoyo por parte de las empresas, los millennials están optando por regresar a los modelos domésticos aceptados por la sociedad, donde el hombre es el sustento de la familia y la mujer solo desarrolla actividades del hogar.

Un estudio confirma que los padres estadounidenses son menos felices en comparación de otros jóvenes a nivel mundial que eligen no ser padres, ¿la causa? La falta de políticas familiares que respalden el equilibrio laboral y familiar.

No obstante, un porcentaje considerable de los millennials comparte su apoyo a la igualdad de género en el trabajo y en el hogar si las empresas crearan e integraran mejores políticas familiares de trabajo.

Si las empresas tuvieran estas prácticas, la gran mayoría elegirá compartir el sustento familiar, el cuidado de los hijos y las actividades domésticas. Además de que encontrar este balance no solo favorece el bienestar personal, también aumenta la productividad laboral y los ingresos financieros de las familias.

Mientras estas reformas sigan sin integrarse, muchos millennials seguirán renunciando a su idealismo igualitario y apoyando los modelos familiares tradicionales, lo que fomenta la desigualdad a nivel mundial y un gran paso hacia atrás en temas de equidad.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Comentarios

  • A los millenials se les cuestiona por su poco compromiso real con asuntos que no sean de su interés. También es una generación que en su desprecio por aquello que no está de moda, resultan sumamente intolerantes ante quienes no comparten sus ideas, aunque de palabra se autodenominen tolerantes, incluyentes y hasta progresistas.

    Son una generación contradictoria por su misma falta de valores, se mueven de moda en moda y de acuerdo a lo que les gusta o les conviene en cada momento. Por ello no sorprende que apoyen el modelo tradicional de familia pero que si hubiera otra situación apoyarían otro modelo, eso no es compromiso, es conveniencia.

    No es de lamentar que se quiera apoyar a la familia y que se quieran familias fuertes, el sistema es el que no quiere que haya familias fuertes porque de ese tipo de familias salen individuos fuertes y eso no lo quiere el status quo. No es cierto que el ingreso familiar, al menos en México, se haya incrementado a causa de que los dos trabajen, al contrario, lo único que se generó fue que hubiera más masa trabajadora y la posibilidad de reducir salarios.

    El discurso de la igualdad de género en realidad sólo le ha servido a quienes quieren seguir explotando este país.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact