Diversidad Género Noticias RSE

Racismo en películas infantiles: ¿Puede Disney reparar el daño?

Racismo en películas infantiles: ¿Puede Disney reparar el daño?

Por las representaciones negativas y para evitar el racismo en películas infantiles, Disney retira los clásicos de los perfiles infantiles en su plataforma de streaming.

Los adultos de hoy recuerdan haber visto películas de Disney como Peter Pan (1953), Dumbo (1941) o El libro de la selva (1967). Décadas después de sus estrenos, estos filmes de animación continúan siendo populares entre niños y adultos. Sin embargo, últimamente estas cintas se han encontrado en el ojo del huracán, y quizá es momento de hablar racismo en películas infantiles.

Según DW, la continua popularidad de las películas ha obligado a Disney a asumir los estereotipos negativos presentes en ellas. En los últimos años, en Estados Unidos y Europa se han hecho fuertes llamamientos para que estas películas del pasado rindan cuentas por contener estereotipos racistas y material culturalmente insensible, y para que las historias se cuenten de forma diferente en el futuro.

Una oportunidad para debatir acerca del racismo en películas infantiles

Con el lanzamiento de la plataforma de streaming del gigante del entretenimiento, en 2019 Disney+, añadió a varias películas de su catálogo un descargo de responsabilidad que advertía sobre “representaciones culturales desfasadas”. La redacción del descargo de responsabilidad también se actualizó en octubre de 2020.

Racismo en películas infantiles

Peter Pan, Dumbo, La dama y el vagabundo, Los aristogatos y El libro de la selva, entre otras, incluyen ahora un texto de 12 segundos durante los créditos iniciales que dice: “Este programa incluye representaciones negativas y/o maltrato de personas o culturas. Estos estereotipos eran erróneos entonces y lo son ahora”.

Hoy la compañía fue un paso más allá, eliminando las películas de los perfiles infantiles en su sitio de streaming Disney+.

Entre los ejemplos de contenidos que se han retirado, según la información disponible en el sitio web de Disney+, se encuentran las representaciones estereotipadas de los nativos en Peter Pan, que “no reflejan ni la diversidad de los pueblos nativos ni sus auténticas tradiciones culturales”, según las propias palabras de Disney, y utilizan términos racistas para describirlos.

Otro ejemplo en Dumbo son “los cuervos y un número musical que rinde homenaje a los espectáculos de juglares racistas, en los que artistas blancos con rostros ennegrecidos y ropas andrajosas imitaban y ridiculizaban a los africanos esclavizados en las plantaciones del sur”. El líder de los cuervos incluso se llama Jim Crow, que es el nombre de las leyes que imponían la segregación racial en Estados Unidos.

Eva Fürst, estudiosa de la cultura y la literatura, cree que está justificado poner un aviso en las películas. “Esta clasificación es bienvenida y mucho mejor que simplemente dejar de proyectar las películas. Esto crea una oportunidad y una posibilidad de hablar con los niños sobre el racismo y los estereotipos negativos”.

El futuro de las películas de animación de Disney

A finales de enero, Disney también retiró las películas de los perfiles infantiles de su plataforma interna de vídeo bajo demanda, es decir, para los espectadores menores de 12 años.

Fürst, que trabaja como investigador asociado en el Instituto de Educación e Innovación Social de Bonn, critica esta medida:

Lo que me parece difícil es no permitir que los niños entiendan que algunas cosas están mal. No proyectar películas, dice, no es la solución.

Creo que no es bueno que se sigan bloqueando obras, sino que se aborden conscientemente los puntos problemáticos; que se hable del hecho de que fue un signo de su tiempo y que ya entonces estaba mal.

Eva Fürst, investigadora asociada en el Instituto de Educación e Innovación Social de Bonn.

Entonces, ¿cómo se pueden hacer las cosas de otra manera, y mejor? Esta es una pregunta que muchos que trabajan en el ámbito de las artes y la cultura en Estados Unidos y Europa se plantean desde hace tiempo. El tema surge tanto en el mundo del teatro como en el de los novelistas y cineastas independientes.

Pocahontas (1995) como ejemplo positivo

Fürst, que dirige talleres en universidades europeas sobre “concienciación sobre el racismo”, considera que la nota en los créditos iniciales de las películas de Disney es un primer paso positivo, sobre todo porque alerta a los padres sobre contenidos problemáticos que pueden tener que discutir con sus hijos.

Pero hay que dar más pasos, dice Fürst. Disney podría crear más contenidos para abordar cuestiones difíciles, por ejemplo, películas en las que se discuta el contenido inapropiado de sus animaciones clásicas, que luego podrían poner a disposición en su plataforma. Estas películas podrían centrarse en elementos problemáticos del vestuario y los guiones, y lo que es más importante, podrían iniciar un debate sobre las cuestiones morales que plantea una serie o una película.

Fürst cita Pocahontas, estrenada en 1995, como ejemplo de una película de Disney más progresista. “Es una parodia de la figura histórica, pero como película de Disney, funciona porque retrata claramente la colonización como algo negativo para los niños”.

Las historias conforman nuestra visión del mundo

La última película animada de Disney en 3D, Raya y el último dragón (2021), pretende hacer las cosas de forma diferente, según la compañía. La película se estrenó el 4 de marzo en Estados Unidos y el 5 de marzo en Alemania en Disney+; los creadores de la película de Disney Moana están detrás de ella.

Aunque Eva Fürst todavía no ha visto esta cinta, dijo que la película de Disney Moana, que contaba la historia de la hija de un jefe de un pueblo de la Polinesia, de fuerte carácter, mostraba avances:

“Los actores y actrices fueron elegidos adecuadamente. En la historia la heroína no busca un hombre, sino su propia identidad. Si sigue así, es un buen camino. Disney posee un número increíble de franquicias de medios de comunicación, lo que significa que son extremadamente poderosos porque las historias que consumimos dan forma a cómo vemos el mundo. Es importante ser conscientes de esta responsabilidad”.

Racismo en películas infantiles: ¿Puede Disney reparar el daño?

A diferencia de El libro de la selva y Peter Pan, películas como Moana y Raya y el último dragón marcan una nueva dirección para las películas infantiles. Según Eva Fürst, esto también sugiere que la sociedad ha madurado: “Si uno valora una película infantil de forma diferente como adulto, eso significa sobre todo una cosa: se ha vuelto más maduro”.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario