Ambiental Noticias RSE RSI

Por qué comprar menos cosas te hará más feliz

Por qué comprar menos cosas te hará más feliz
Escrito por ExpokNews

¿Por qué comprar menos cosas? Una de las razones es porque nuestros hábitos de consumo nos están llevando a una colisión.

A medida que aumenta el ruido sobre las interrupciones de la cadena de suministro mundial, he aquí una idea que deberíamos escuchar más en los medios de comunicación: Demos un paso atrás y compremos menos cosas.

Reducir el consumo durante un tiempo podría ser lo que el médico de la cadena de suministro ordenó hasta que todos los integrantes de la cadena de suministro se pongan al día. No solo el planeta nos lo agradecerá, sino también innumerables personas de todo el mundo cuyas almas están siendo aplastadas por una crisis que en gran medida es autoinfligida.

De acuerdo con TriplePundit, todos sabemos que nuestros insaciables hábitos de consumo nos están llevando a una trayectoria de colisión con el desastre climático. Pero hay varias razones por las que las próximas fiestas deberían ser un momento para mirar hacia dentro y centrarse en los que nos rodean, en lugar de lanzar nuestras carteras y números de tarjetas de crédito hacia fuera.

He aquí una breve lista para empezar, ampliada por algunos de los mejores líderes de opinión sobre este tema.

¿Por qué comprar menos cosas te hará más feliz?

1. Reducir nuestras visitas a los centros comerciales podría ayudar a restablecer la cadena de suministro mundial

Empecemos por ser pragmáticos. Las conversaciones sobre la escasez en Estados Unidos han alcanzado niveles hiperbólicos. No es que las estanterías estén vacías: Tomemos un respiro y recordemos que no vivimos en Corea del Norte ni detrás del Telón de Acero de los años ochenta.

por qué comprar menos cosas

El problema es que los más acomodados están acostumbrados a comprar lo que quieren, cuando quieren, mientras tanto, los millones de trabajadores con salarios más bajos para los que la pandemia fue un acontecimiento que les cambió la vida, han tenido pocas opciones más allá de arreglárselas con mucho menos.

El problema es que los que hemos estado ahorrando dinero con facilidad, debido a que muchos de nosotros no teníamos otra opción que quedarnos en casa y gastar menos, ahora queremos lo que queremos y lo queremos ahora. Los minoristas están respondiendo del mismo modo, y ahí radica un gran problema, observó Amanda Mull en The Atlantic.

Pero lo que ya es una auténtica crisis para las personas que trabajan en la cadena de suministro global podría muy bien convertirse en una para todos nosotros.

La fabricación y distribución de necesidades como los alimentos y las medicinas requieren muchos de los mismos recursos que las diversas comodidades y diversiones de la economía de consumo.

Amanda Mull redactora en The Atlantic.

Mull hace la analogía de los ingredientes necesarios para hacer los almuerzos escolares, un proceso que ayuda a alimentar a millones de niños estadounidenses. El problema que se está gestando en nuestros puertos atascados es que si una empresa que distribuye bienes de consumo más caros (el ejemplo de Mull son los cojines de cien dólares).

Esa empresa probablemente tendrá los medios para pagar el acceso para sacar esos bienes de los puertos y llevarlos a los camiones, un nivel de acceso que una empresa de distribución de alimentos, que funciona con márgenes estrechos, no podrá igualar financieramente.

Los distritos escolares son los que sufren la presión para conseguir que esas alfombras y cojines con monogramas lleguen a los consumidores que tienen dinero para comprarlos.

por qué comprar menos cosas

La conclusión es que tenemos que relajarnos en lo que respecta a nuestros hábitos de compra, dar un paso atrás colectivo y dejar pasar todos esos productos. Y, por cierto, lo están haciendo:

A pesar de todos los gritos y señalamientos en los medios de comunicación de que supuestamente no pasa nada por los puertos, y de quién es la culpa, las importaciones están aumentando. El valor de las importaciones que llegaron a EE.UU. el mes pasado fue casi un 50% mayor que en septiembre de 2019. Y no, esa cifra no se debe a la inflación.

2. Nuestra demanda de bienes está castigando a los trabajadores

Aunque lo peor de esta crisis haya quedado atrás, muchos trabajadores siguen sufriendo debido a nuestra insaciable demanda de cosas. .

El transporte por camión de productos dentro y fuera de los puertos es un proceso agotador, que no se paga por el tiempo invertido o los kilómetros recorridos, sino por las cargas de los camiones. Grace Kay, de Business Insider, relató recientemente lo que están sufriendo gran cantidad de camioneros en el sur de California. Muchos hacen fila, esperando hasta ocho horas seguidas, solo para arriesgarse a que les digan que no hay cargas con las que puedan salir.

por qué comprar menos cosas

Algunos conductores dicen que la industria tiene una reputación de cheques de pago negativos, ya que los contratistas independientes suelen ser responsables de alrededor del 90% de los gastos de transporte, incluyendo el alquiler de camiones y el pago de combustible.

Si no pueden entregar al menos una carga al día, entonces no pueden pagar sus facturas, y mucho menos obtener beneficios.

Grace Kay, de Business Insider.

3. El cambio a las compras “sostenibles” no significa que hayamos decidido comprar menos cosas

No es un cliché: por las cifras brutas, los estadounidenses, en comparación con el resto del mundo, son adictos a las compras. Claro que podríamos comprar cepillos de dientes de bambú o de madera en lugar de los de plástico y comprar ropa sintética que absorba la humedad y esté hecha de fibras vegetales en lugar de las derivadas de los combustibles fósiles. Sin embargo, un ajuste de este tipo en los hábitos de compra no soluciona el problema del consumo.

Según esta lógica, ir de compras es un pecado del que los estadounidenses no pueden prescindir. Los consumidores bien intencionados han intentado hacer lo siguiente: comprar de forma sostenible.

Pero las compras sostenibles continúan siendo… compras. Es un acto oximorónico que nos hace sentir bien con las cosas que compramos.

La verdadera sostenibilidad requiere reducir nuestro consumo (y, probablemente, el crecimiento económico del país), no mediante la compra de productos “más verdes”.

Terry Nguyen de Vox.

4. Una economía centrada en el consumo no es sostenible a largo plazo

Dependiendo de la fuente citada, el gasto de los consumidores comprende aproximadamente dos tercios de la economía estadounidense. Al otro lado del charco, en Europa, esa cifra apenas supera el 50%.

por qué comprar menos cosas

Se podría argumentar que el menor consumo en Europa explica el crecimiento económico relativamente lento del continente en las últimas décadas, pero una economía dependiente de la compra de productos baratos en el extranjero también significa menos inversión a largo plazo en nuevas tecnologías de última generación.

A modo de modesta refutación del punto que Nguyen, de Vox, ha planteado anteriormente, existen otras vías de crecimiento económico sostenible a largo plazo, además del gasto de los consumidores.

El crecimiento sostenible a largo plazo no proviene de endeudarse mucho para comprar cosas que realmente no necesitamos.

Viene de la tecnología y la innovación, donde se nos ocurren nuevos productos y mejores formas de hacer las cosas.

Allison Schrager para Bloomberg.

5. Acumular cosas tiene un impacto en nuestra salud mental

Twyla Sands de Schitt’s Creek, explicó a Alexis Rose por qué nunca reveló sus ganancias de lotería de 46 millones de dólares:

Tengo todo lo que necesito aquí. Y si he aprendido algo de cómo mi madre gastó el dinero que le di, es que el dinero puede comprar muchas motos de nieve, pero no puede comprar la felicidad.

Así que se trata de cómo vives tu vida. Ya sabes, haciendo lo que te hace sonreír. Y estar aquí, escuchando nuestras historias de los últimos años, incluso las que dan miedo, me hace sonreír.

Twyla Sands de Schitt’s Creek.

Es cierto: No faltan investigaciones que concluyen que comprar cosas puede darnos un subidón inicial, pero esa sensación desaparece rápidamente. Ir de compras es su propia forma de locura, como hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes.

por qué comprar menos cosas

Hay muchas razones para comprar, por supuesto, pero una de ellas es que compramos cosas para ser felices. Ciertamente, ese es el mensaje que nos transmite la mayoría de la publicidad.

Pero aunque nuestra compra nos haga felices inicialmente, la sensación rara vez dura. Al poco tiempo, vamos a comprar otra cosa.

Matthew Smith de Psychology Today.

No hace tanto tiempo que nuestras tardes se dedicaban a contar y escuchar historias como las que describe Twyla. Para ser justos con quienes están enganchados a las compras, como ocurre con muchas adicciones, dejarlas de golpe puede no ser el camino más realista.

De ahí la sugerencia de no comprar cosas, sino experiencias. Es cierto que una experiencia no está completamente libre de cosas: Técnicamente seguimos comprando cosas, ya sea una bebida en una sala de degustación, una comida en un restaurante o gasolina para llegar a ese destino divertido o espacio abierto.

Pero comprar una experiencia tiene dos beneficios inmediatos. En primer lugar, estás invirtiendo en recuerdos, algo que la compra de cosas no permite necesariamente. En segundo lugar, es muy probable que estés ayudando a una pequeña empresa a recuperarse de un duro 2020 y 2021, y eso es razón suficiente para comprometerse a comprar simplemente menos cosas, algo que debería hacerte sonreír.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario