Ambiental Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

Muebles hechos de basura marina

Muebles hechos de basura marina
Escrito por Kenya Giovanini

Existen unos muebles hechos de basura marina que llenaran tu hogar de sustentabilidad.

Las bolsas de plástico que usas para cargar tu despensa, los popotes que solo ocupaste una vez y todo el unicel de tu comida para llevar termina en el océano; en el cuello de un ejemplar perteneciente a una especie probablemente protegida. Por fortuna los muebles hechos de basura marina son una valiosa idea para limpiar los mares. No obstante, el consumo de plástico debe acabar.

Contaminación por plásticos

El plástico es uno de los muchos materiales que el planeta no puede digerir. Su producción crece a una velocidad mucho mayor que su degradación y a pesar de esta realidad, la producción global de plásticos aumentó, fomentando que para el 2020 se superen los 500 millones de toneladas anuales.

La mayoría de los plásticos se emplean para la elaboración de recipientes o artículos de un solo uso, como en el caso de las bolsas plástico, las fajillas, 0 los refractarios y otros embalajes.

De acuerdo con Greenpeace y su archivo sobre el impacto del plástico en los océanos, unos 8 millones de toneladas de plástico acaban en los mares y océanos anualmente, formando el 60-80% de la basura marina.

Aunque en realidad se desconoce cuál es la cantidad exacta de plástico que se encuentra en los mares, ya que mucho de estos materiales ya se encuentran en el fondo del mar y otro porcentaje en las playas.

Te invitamos a conocer otra cifras alarmantes sobre la mala gestión del plástico y su impacto en el entorno:

Muebles hechos de basura marina

¿Cómo acaba el plástico en el mar?

Debido a que el plástico es muy ligero, es fácil que pueda dispersase. Sumado a esto, muchos artículos elaborados con este elemento, terminan en las vías fluviales y en los océanos a través de los sistemas de drenaje de aguas en zonas urbanas.

Gran parte de la responsabilidad de que lo hisopos, envases y las bolsas terminen en el mar, se debe a la mala gestión de los seres humanos al deshacerse de estos residuos.

“El 80% de los residuos marinos proviene de tierra, mientras que el 20% restante de la actividad marítima”.

Un gran porcentaje de estos residuos tardan más de 6 meses en descomponerse y al estar en contacto con los rayos UV y el movimiento del mar, estos envases se convierten en microplásticos.

Muebles hechos de basura marina

Los microplásticos pueden incorporar químicos y liberarlos en los tejidos de las especies marinas incorporándose a la cadena trófica e incluso se calcula que las personas que consumen mariscos constantemente pueden estar ingiriendo también cerca de 11 mil piezas de plásticos al año.

Tomando en cuenta lo grave que es esta situación para la estabilidad ambiental y la salud de los seres humanos, se han creado poderosas alianzas para limpiar los océanos y darles otra vida a estos residuos.

Alianzas para limpiar el mar

En el caso la asociación gallega Asoar-Amerga, la pesca tradicional es una buena manera de limpiar los océanos, por lo que su proyecto recolectó una media de 10-12 toneladas de residuos, o lo que es lo mismo, ¡10.000 a 12.000 kg de basura! tan solo en las pequeñas zonas que cubren en las limpiezas.

Muebles hechos de basura marina

Por su parte, Plastic Whale, decidió no solo limpiar los océanos, también reutilizar todos los residuos para darle solución a estos tres problemas::

1. Los canales de Ámsterdam están llenos de basura de plástico

2. La contaminación plástica en el agua del mundo se está convirtiendo en uno de los problemas más apremiantes de nuestros tiempos

3. Los muebles nuevos a menudo se basan en materiales vírgenes que introducen el potencial de aún más contaminación

Para conseguir el éxito, lo más lógico sería prohibir la utilización y producción del plástico pero la realidad es que muchas industrias siguen sin integrar la sustentabilidad en su cadena de valor, por lo que esta organización decidió dar una solución que sí puede ayudar a hacerle frente a este problema.

Caso de éxito: Muebles hechos de basura marina

El proyecto de Plastic Whale Circular Furniture, es una colección de muebles y barcos hechos de basura marina y la recolectada de los canales.

La organización comparte que parte de su misión es crear un valor económico a partir de residuos de plástico e involucrar a tantas personas como sea posible.

Su fundador, Marius Smit, señala que la empresa también está utilizando residuos de acero de su fábrica en la colección, mientras que Janwillem de Kam, directora general de Vepa, comenta que esta alianza se esta convirtiendo rápidamente en una fábrica libre de desperdicios e incluso están gestionando los residuos de otros en esta colección.

La organización y su alianza con Veppa cuenta con un sistema de “deposito/ devolución”, que se encarga de recolectar los residuos de algunos consumidores, quienes reciben un reembolso por esta devolución.

“Desmontaremos los muebles para que las piezas individuales puedan reutilizarse o reciclarse. La colección se compone de una mesa de reuniones, una silla, lámparas y paneles de pared acústicos, con componentes de diseño inspirados en la ballena por la que la colección debe su nombre”.

¡Mira un poco de estos muebles hechos de basura marina!

Un gran porcentaje de las ventas de estos muebles hechos de basura marina son invertidas en iniciativas, alrededor del mundo que abordan la contaminación por plástico y potencialmente puedan también suministrar parte de la colección de los muebles hechos de basura marina.

Sin embargo, Plastic Whale no es la única organización que ha generado alianzas para limpiar y reutilizar la basura de los océanos, marcas como Adidas, Timberland, P&G, entre otras ya generaron su proyecto a favor de gestionar correctamente la problemática del plástico.

Por otro lado, los consumidores también deben empezar a integrar el consumo libre de plástico y acudir a tiendas como Estado Natural o consumir productos libres de plástico que les ayuden a reducir su huella ambiental y la forma en la que llevan su rutina diaria.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario