Ambiental Gobierno Noticias

Miami, la primera ciudad con un director climático en el mundo

Miami, la primera ciudad con un director climático en el mundo
Escrito por Corinna Acosta

Al calor se le considera como el “asesino silencioso” y sus riesgos son extremos, por tal razón, hoy Miami es la primera ciudad con un director climático.

Miami se ha coronado como la primera ciudad con un director climático en el mundo, y esto se deriva de diferentes razones. En los últimos años, los efectos del calor extremo en las ciudades han sido desde perturbadores hasta devastadores, de hecho en 2017, los aviones de Phoenix no pudieron físicamente despegar con un calor de 120° F.

De acuerdo con Fast Company en Washington, D.C., y en Londres, las vías del metro y del tranvía se han derretido. Y durante la pandemia, a medida que la gente pasaba más tiempo al aire libre, incluso la salud pública recibió un golpe, ya que las pruebas de COVID-19 se cerraron en áreas de D.C. y Nueva Jersey porque el calor era demasiado peligroso para los que hacían cola bajo el sol.

Aunque muchos son conscientes de los riesgos del calor, quizá no se toman tan en serio como los desastres climáticos más visibles, como los huracanes y las inundaciones, lo que lleva a muchos expertos a llamar al calor el “asesino silencioso”.

Un estudio de 2020 sugiere que el calor contribuye a la muerte de 5,600 personas cada año. Los datos sobre estas muertes son escasos, ya que a menudo se atribuyen a otras afecciones, pero los golpes de calor graves pueden provocar el coma o incluso la muerte.

En un esfuerzo por concienciar y poner en marcha acciones concretas a nivel local para combatir el efecto del calor en la salud humana y en la economía, tres ciudades están nombrando responsables del calor, que también compartirán las mejores prácticas con otras ciudades de sus regiones. Miami era un lugar idóneo para empezar.

Miami, la primera ciudad con un director climático en el mundo

Conocida por su vulnerabilidad a la subida del nivel del mar, la ciudad costera batió sus propios récords de calor el año pasado, alcanzando una temperatura máxima de 98 grados en junio, la más alta de la historia para ese mes.

Está matando a más personas que cualquier otro peligro climático en Estados Unidos.

Afirma Kathy Baughman McLeod, vicepresidenta senior y directora del Centro de Resiliencia de la Fundación Adrienne Arsht-Rockefeller, una organización sin ánimo de lucro que trabaja con ciudades de todo el mundo para financiar soluciones de resiliencia climática.

Los alcaldes de Miami-Dade, Atenas (Grecia) y Freetown (Sierra Leona) acordaron nombrar a los CHO en el marco del programa de la Alianza para la Resiliencia al Calor Extremo del grupo (la organización ayuda a financiar el puesto). La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, fue la primera en anunciar el cargo. Jane Gilbert, que trabajó durante muchos años en las iniciativas de resiliencia climática de la ciudad, es la primera persona que ocupa un cargo de este tipo en el mundo.

Las ciudades son conocidas como “islas de calor urbanas”, lo que significa que son significativamente más cálidas que otros asentamientos debido a la forma en que están construidas, con edificios y carreteras que absorben el calor y luego lo reemiten.

“Estamos asando a la gente en las ciudades”, dice Baughman McLeod. Muchas de las iniciativas previstas por Gilbert se basan en el diseño. Menciona la instalación de pavimentos y tejados fríos mediante el uso de materiales que reflejen la luz solar para bajar las temperaturas, y la mejora de la sombra a lo largo de las aceras con toldos de árboles para que la gente pueda caminar, ir en bicicleta y esperar en las paradas de autobús que se sentirán entre 20 y 45 grados F. más frescas (lo que también ayudará a fomentar el uso del transporte público en lugar de los coches con aire acondicionado individual).

Aunque muchas de estas soluciones son bien conocidas y ya están en marcha —a través de programas como Million Trees Miami—, a menudo no están suficientemente coordinadas o financiadas. Gilbert pasará su día a día coordinando la respuesta de la ciudad al aumento de las temperaturas, trabajando directamente con el jefe de resiliencia (su anterior función) y los 13 miembros del personal de esa oficina, muchos de los cuales ya conoce.

Miami, la primera ciudad con un director climático en el mundo

Manos a la obra y los involucrados

Aunque ella y ese personal se encargarán de la investigación y el “trabajo de campo”, la puesta en práctica de cada elemento se delegará en el organismo gubernamental correspondiente, como el Departamento de Parques y Ocio de la ciudad en el caso de las copas de los árboles y el Departamento de Transporte en el caso de las aceras más frescas.

“La actuación sobre el calor es interdepartamental e interinstitucional”, dice. Esos organismos aportarán gran parte de la financiación para la ejecución, aunque Gilbert también está solicitando actualmente subvenciones adicionales.

Una de las principales tareas de las que se encargará es priorizar las comunidades más necesitadas. El calor tiene un impacto dispar en las poblaciones de bajos ingresos y las minorías, a menudo porque trabajan al aire libre, tienen enfermedades preexistentes, carecen de acceso a la asistencia sanitaria y a los vehículos privados, y viven en infraviviendas.

“Las personas menos responsables se llevan la peor parte”, afirma Baughman McLeod.

Gilbert también quiere equipar las infraviviendas con herramientas de “climatización” que ayuden a proteger a los residentes en las olas de calor, y establecer normas que permitan a los trabajadores al aire libre disfrutar de condiciones más frescas y descansos frecuentes. En el futuro, espera que la ciudad empiece a planificar sus sistemas y estructuras a través de “una lente de calor”.

Miami, que ya corre un gran riesgo de sufrir daños a causa de los huracanes, tiene una “cultura de preparación” preexistente en torno a esos desastres; Baughman McLeod dice que esta mentalidad debe extenderse al calor, que a menudo se pasa por alto como peligro porque sus escenas destructivas no son tan dramáticas. “El calor no arranca el techo de la casa”, dice. Parte del papel de la CHO es concienciar a la población, tratando el calor con la misma gravedad que los huracanes.

Iniciativa que busca replicarse

Cualquiera que sea la información que recoja Gilbert, la idea es compartirla con otras ciudades de EE.UU. Ésa será la fórmula para las otras dos ciudades del mundo que nombran jefes de calor, Atenas y Freetown, que actuarán como zonas de prueba en sus continentes.

Ambas ciudades se han visto especialmente afectadas por el calor extremo. Las altas temperaturas de Atenas están afectando a su agricultura y a su vital industria turística; Freetown está sufriendo incendios destructivos.

Aunque el título de CHO es nuevo, ninguna de estas ciudades es la primera en ocuparse del tema:

  • Nueva York financia actualmente aparatos de aire acondicionado para los residentes que reúnen los requisitos.
  • Los condados de Los Ángeles están instalando tejados y pavimentos fríos.
  • Phoenix está rediseñando sus barrios de bajos ingresos más afectados; al parecer, los tejados fríos no funcionan en la ciudad de Arizona debido a las tormentas de polvo que interfieren.

Pero la denominación de “jefe de calor” es una marca inteligente. Demuestra al público que el calor es ahora una prioridad explícita de la ciudad, especialmente cuando el calentamiento global sigue aumentando. “Cada vez va a hacer más calor. Nos va a sorprender”, dice Baughman McLeod. “No estamos enfriando el planeta”.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario