Ambiental Noticias RSE

Mattel desarrollará sus juguetes con bioplásticos

Mattel anunció esta semana que comenzaría a fabricar algunos de sus juguetes infantiles con plástico derivado de la caña de azúcar.

Los juguetes, ya sea en forma física o digital, seguramente pueden ayudarnos a dejar de pensar en la realidad cotidiana con la que ahora nos enfrentamos. Y como es el caso de muchos sectores, la industria del juguete tendrá que considerar un reinicio una vez que salgamos de esta crisis. 

Con ese fin, Mattel anunció esta semana que comenzaría a fabricar algunos de sus juguetes infantiles con plástico derivado de la caña de azúcar.

Estos juguetes están hechos de caña de azúcar

Estos juguetes, que incluyen las marcas que recordamos de nuestra juventud (o la de nuestros hijos) Rock-a-Stack de Fisher-Price y First Blocks tendrán versiones modernizadas que Mattel sacó en pre-venta, siguiendo la postura que anunció la compañía hace varios meses de que llevaría a cabo la transición tanto de sus juguetes como de los empaques a ser 100% reciclados, de plástico reciclable o de base biológica para 2030.

El gigante de los juguetes también dice que superó el objetivo de 2018 al utilizar material reciclado en un 90% en sus empaques de papel y madera. En el último control, el empaque de Mattel consistía en 93% de papel reciclado o fibra de madera.

El plástico sostenible es un desafío para los gustos de Mattel y Lego

La incursión de Mattel en los plásticos de origen biológico es una buena noticia. Ciertamente, necesitaremos encontrar una manera de gestionar la proliferación de plásticos de un solo uso a medida que los minoristas abandonan sus políticas de bolsas reutilizables. 

A medida que aumenta el crecimiento de los desechos médicos, también debemos enfrentar la posibilidad de que nuestros desechos se incrementen en los próximos meses.

Sin embargo, el hecho de que enfrentemos un aumento en los desechos plásticos no significa que podamos esperar que las cadenas de suministro cambien de un día para otro. 

Lego es una compañía que se ha enfrentado a una gran cantidad de desafíos mientras se esfuerza por alcanzar la meta de utilizar materiales 100% reciclados en sus emblemáticos blocks de construcción para el 2030. La compañía dijo que tomó cerca de dos años encontrar una manera de hacer que los arbustos y árboles verdes que utiliza fueran de un polietileno más sostenible.

Pero Lego y sus clientes esperan que esos blocks mantengan su durabilidad y colores vivos a largo plazo. Nadie quiere comprar un set de $100 dolares del rascacielos Burj Khalifa y arriesgarse a que se desmorone o ver que los colores se desvanecen.

La compañía fabrica más de 3,700 elementos individuales, utiliza 20 tipos diferentes de plástico para hacer blocks, neumáticos y cascos adorables de sus mini figurillas y hasta el 80% de las piezas de Lego consisten de acrilonitrilo-butadieno-estireno, o ABS, una sustancia a base de petróleo que el polietileno no puede reemplazar.

Brian Barnett

Y si bien algunos ambientalistas se apresuraron a señalar a las compañías de juguetes por sus contribuciones a los desechos plásticos, no olvidemos el beneficio social de un conjunto de bloques de construcción Fisher-Price o una caja de Legos: ciertamente hay juguetes mucho peores en el mercado desde una perspectiva de fabricación o de desarrollo infantil.

Pensando fuera de la caja, literalmente

La empresa Educational Insights, que data de 1962, también está pensando sobre la forma de empaquetar sus juguetes. Su línea Design & Drill incluye un camión en el cual el empaque se convierte en parte del proceso de ensamblaje, lo que a su vez ayuda a reducir el desperdicio. El diseño del juguete también ofrece una forma en la que la compañía puede avanzar en su misión educativa.

Los juguetes generalmente han sido lo opuesto a lo sostenible: económicos, frágiles, desechados cuando cambian las modas, y la mayoría de las veces hechos completamente de plástico a base de petróleo. 

Joan Verdon, colaborador de Forbes

Lo mismo sucede en el sector de la moda, otra industria criticada por considerarse desechable; las compañías grandes y pequeñas de juguetes están escuchando a sus clientes y cambiando su forma de hacer negocios.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario