Entendiendo la Responsabilidad Social

Los gigantes de la inversión ¿hacen lo que dicen en RSE?

Los gigantes de la inversión ¿hacen lo que dicen en RSE?

No se trata solo de hablar sino actuar. ¿Qué hacen los inversores?

Los gigantes de la inversión BlackRock, State Street y Vanguard controlan una gran parte del S&P 500, lo que les otorga una influencia sin precedentes. Y, sin embargo, rara vez utilizan todo su poder para empujar a las empresas a los mayores desafíos del mundo.

Los gigantes de la inversión ¿hacen lo que dicen en RSE? – Opiniones de un profesor

Hace siete años, el profesor de administración de la Universidad de Michigan, Jerry Davis, habló en una reunión de la Asociación de Relaciones Laborales y de Empleo en Chicago, donde destacó el creciente dominio de los gigantes de la inversión.

Una empresa, en particular, había llamado su atención porque parecía haber estallado en la escena de la nada, saltando junto a nombres más conocidos como Fidelity.

Un slide de la presentación del profesor lo dice todo: «¿BlackRock-WTF?»

Una publicación en el blog sugería que «BlackRock ha estado tomado la poder de la economía estadounidense en silencio».

Sin embargo, a lo largo del tiempo, Davis se ha concentrado menos en los peligros potenciales planteados por la influencia de los gigantes de la inversión y más en la extraordinaria oportunidad que BlackRock y algunos de sus competidores tienen para presionar a las empresas a cuidar mejor del planeta y sus empleados.

BlackRock State Street y Vanguard – Los gigantes de la inversión

Hoy, los gigantes de la inversión, BlackRock, State Street y Vanguard gestionan colectivamente más del 20% de las acciones de las grandes corporaciones que conforman el índice de acciones 500 de Standard & Poor, de acuerdo con las cifras compiladas por el estudiante de doctorado de la Escuela de Negocios de Davis y Ross, Eun Woo Kim.

Es muy probable que eventualmente los gigantes de la inversión controlen más del 50% de estas compañías.

Davis ha estado reflexionando qué podrían hacer los gigantes de la inversión, con su poder.

Davis ha empezado a creer que la política corporativa puede ser impulsada por una fuerza que toma en serio los mejores intereses del capital y obliga a las empresas a abordar algunos de los problemas globales, como los mayores retos sociales y medioambientales.

En muchos aspectos, los gigantes de la inversión BlackRock, State Street y Vanguard son ideales para desempeñar este papel.

Debido a que la gran mayoría de sus inversiones se realizan en fondos negociados de forma pasiva y en fondos indexados, a diferencia de las carteras administradas activamente en las que se intercambian constantemente, tienen una visión amplia del mundo y tienden a pensar décadas en el futuro.

«Les interesa fomentar el aumento de la estabilidad y la prosperidad en general», dijo Kirsty Jenkinson, directora de gobierno corporativo del Sistema de Retiro para Maestros del Estado de California.

Decir las cosas correctas

Los gigantes de la inversión parecen estar diciendo las cosas correctas. En la carta anual del CEO de BlackRock, Larry Fink, implora a los CEOs que sirvan efectivamente a todos. . . las partes interesadas a lo largo del tiempo, no solo los accionistas, sino también los empleados, los clientes y las comunidades.

El CEO de State Street, Cyrus Taraporevala, recientemente publicó su propia misiva sobre la cultura corporativa, que señaló que su empresa se ha centrado en, entre otras cosas, sustentabilidad ambiental y gestión del capital humano.

Según Vanguard, el servicio de una corporación para la sociedad es el objetivo final del capitalismo de libre mercado, y fijarse en las ganancias a corto plazo podría tener graves consecuencias para los empleados de la empresa, para sus comunidades, para la integridad de los productos y servicios que ofrecen.

«Soy escéptico», dijo Jim Lingberg, director de fideicomisos de Amalgamated Bank. «Hablar es barato.»

Boston Common Asset Management dijo que espera que BlackRock tome medidas para respaldar sus palabras, ya que se unió a otras 11 organizaciones decididas a hacer avances con el calentamiento global.

Un análisis muestra que BlackRock apoyó el año pasado solo el 8% de las 40 resoluciones sobre el cambio climático, el 22% de las nueve resoluciones relacionadas con la salud pública o la seguridad de los productos, y el 8% de las 24 resoluciones que promueven los derechos de los empleados y el bienestar.

Los números de Vanguard fueron similares en estas categorías: 15%, 22% y 0%, respectivamente. State Street respaldó el 45% de las resoluciones sobre el cambio climático, pero solo el 13% y el 17% en las otras dos áreas.

Valores vs valor

Aunque los defensores ambientales y laborales a menudo enmarcan lo que están tratando de lograr en términos «morales», los gigantes de la inversión se mantienen alejados.

Más bien, enfatizan que es su trabajo cumplir con su deber fiduciario y satisfacer las necesidades financieras de sus clientes.

Taraporevala de State Street dijo: «Abordamos estos temas desde la perspectiva del valor de inversión a largo plazo, no desde una agenda política o social.

Es en este contexto, sostienen los gigantes de la inversión, que encuentran que es más beneficioso dialogar con las juntas corporativas y los ejecutivos sobre asuntos ambientales, de los empleados y otros asuntos sociales.

El año pasado, State Street se comprometió con unas 680 de las compañías en las que ha invertido, Vanguardia con más de 700; y BlackRock, unos 1.500. No todas estas colaboraciones son sobre temas sociales o ambientales, pero muchas de ellas lo son.

«No les decimos a los líderes cómo dirigir sus negocios o en qué negocio deberían estar», dijo Glenn Booraem, oficial de administración de inversiones de Vanguard.

Es casi esquizofrénico

Mientras los gigantes de la inversión instan a las corporaciones a pensar en el largo plazo, muchos CEOs están bajo presión para aumentar los rendimientos financieros en el corto plazo. «Es casi esquizofrénico», según Davis.

Alterar el comportamiento corporativo simplemente no sucede rápidamente según los gigantes de la inversión.

«El cambio fundamental en el pensamiento y la práctica lleva tiempo», dijo Edkins, señalando que BlackRock generalmente rastrea cómo responde una empresa durante un período de cinco años.

Alrededor de un tercio de las resoluciones relacionadas con el clima se retiran cada año después de tales compromisos y nunca llegan a votación.

Walden ha presentado más de 500 propuestas de accionistas desde 1986, de las cuales el 40% se retractó luego de haber alcanzado lo que caracteriza como «acuerdos constructivos con la administración».

BlackRock, Vanguard y State Street utilizaron los votos por poder en 2017 para impulsar a Exxon y Occidental Petroleum a reforzar sus informes sobre los riesgos que plantea el cambio climático, a pesar de las objeciones de la administración.

En ese momento, BlackRock comentó que están dispuestos a ser pacientes con las compañías cuando el compromiso afirma que están trabajando para abordar las inquietudes. Sin embargo, la paciencia no es infinita.

Para los críticos de los gigantes de la inversión, eso está muy bien. Pero preferirían ver un poco menos de paciencia y que los administradores de dinero más grandes del mundo empiecen a manejar sus votos tanto como su voz.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact