Noticias Organizaciones internacionales RSE

La CEO de Pacto Mundial fomenta debida diligencia en derechos humanos

La CEO de Pacto Mundial fomenta debida diligencia en derechos humanos

Más del 90% de las metas de los ODS están vinculadas a normas internacionales, fomentando la debida diligencia en derechos humanos.

Sanda Ojiambo cree que las empresas pueden prosperar al tiempo que defienden valores que cada vez son más importantes para los consumidores y los stakeholders.

Y como consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, está al frente de un movimiento que navega por esa intersección entre el crecimiento empresarial y el respeto a los movimientos de justicia social. Fomentando la debida diligencia en derechos humanos. ¿De qué se trata?

CEO de Pacto Mundial fomenta debida diligencia en derechos humanos

De acuerdo con GreenBiz, Ojiambo habló de la necesidad de que las empresas den una respuesta a los problemas sociales impulsada por su misión, para contribuir a una recuperación equitativa y resistente de la actual pandemia de COVID-19.

Atribuyó a su experiencia tanto en el sector privado como en el público su capacidad para idear posibles soluciones a la desigualdad que impliquen a ambos.

Tiene que haber un sector ‘de todos’, un enfoque multisectorial para impulsar este cambio social.

Cada vez que estoy en un sector diferente, hay diferentes puntos de vista, diferentes retos y ciertamente diferentes oportunidades.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Calificó al 2020 como un “año increíble” que demostró cómo los líderes empresariales pueden dar un paso adelante para encarnar las declaraciones de la misión social de su empresa, señalando las nuevas asociaciones creadas para apoyar la ayuda de COVID-19.

Además. agregó que la necesidad ha generado innovación en el comercio electrónico, el aprendizaje en línea e incluso la producción de vacunas.

Las empresas se han volcado en los saneamientos, en la producción esencial, el sector bancario ha reconfigurado sus puntos de vista sobre el crédito, tanto para el comercio minorista como para las instituciones. Tengo que decir que las empresas han dado un verdadero paso adelante.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Señaló que, aunque la pandemia ha puesto la justicia social en el centro de algunos esfuerzos de innovación y movilización de las grandes empresas, es necesario trabajar mucho para abordar el aumento de la pobreza y las brechas educativas causadas por la recesión económica.

A pesar de algunas victorias de las grandes empresas, Ojiambo recordó que muchas pequeñas empresas habían cerrado, creando mayores tasas de desempleo.

Un imperativo social para hablar

Las empresas adheridas al Pacto Mundial de la ONU se comprometen a respetar los principios universales, entre ellos la idea de que las empresas deben apoyar la protección de los derechos humanos reconocidos internacionalmente.

Ojiambo dijo que las empresas no pueden evitar hablar de cuestiones sociales como el derecho al empleo, la salud y la seguridad en el lugar de trabajo, porque desempeñan un papel en la configuración del acceso a esos derechos.

La CEO de Pacto Mundial fomenta debida diligencia en derechos humanos

Más del 90% de las 169 metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas están relacionadas con los derechos humanos y las normas laborales internacionales.

Así que es realmente imposible que las empresas, y de hecho cualquier persona, cumpla con los Objetivos Globales sin asegurarse de que los derechos humanos están en primera línea.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Las empresas se están quedando atrás

Ojiambo subrayó que los principios rectores del Pacto Mundial de la ONU son una forma de garantizar que más empresas tengan un proceso de “debida diligencia” que tenga en cuenta los posibles riesgos para los derechos humanos causados por una empresa.

Las empresas también deben tener un compromiso seguido de una política que remedie cualquier riesgo causado por las prácticas empresariales y prevenga otros riesgos en el futuro.

Le preocupa que muchas compañías no hayan creado medidas de prevención más allá de declarar su compromiso con los derechos humanos y la sostenibilidad.

Hay una gran brecha entre la aspiración, la política y la acción.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Una prioridad urgente

Según Ojiambo, una cuestión clave de justicia social a la que las empresas deberían dedicar más esfuerzos es la justicia racial. Explicó que la desigualdad racial suele producirse cuando se niegan otros derechos humanos fundamentales. Dado que el racismo es un problema sistémico, abordarlo requerirá que las empresas sean introspectivas y se comprometan proactivamente a cambiar los sistemas de racismo, dijo.

Definitivamente, no se trata de una actividad o un evento, sino de un proceso a largo plazo. Y creo que las empresas deben ser capaces de embarcarse en este viaje con transparencia, con franqueza, siendo audaces y cándidas para abordar realmente las cuestiones raciales.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Ojiambo también señaló cómo las empresas podrían utilizar las políticas de justicia social para abordar las cuestiones de justicia medioambiental y cómo ambas cuestiones se cruzan con la salud pública.

La respuesta sanitaria debe considerarse en el contexto más amplio de la respuesta y la recuperación generales en torno al COVID, para garantizar, como siempre digo, que estas prácticas e innovaciones que se han producido a lo largo del tiempo sigan siendo respetuosas con el medio ambiente.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

¿Mensaje de esperanza?

A pesar de algunas lagunas a la hora de abordar cuestiones de justicia social y sostenibilidad, Ojiambo dijo que era inspirador ver a las empresas que han utilizado voluntariamente sus plataformas y recursos para abordar una serie de cuestiones a lo largo de 2020.

Por ejemplo, Starbucks dio a sus trabajadores una paga por riesgo durante los primeros meses de la pandemia y les dio la opción de tener tiempo libre remunerado si consideraban que habían estado expuestos al virus. Mientras la empresa de software Salesforce no despidió a sus trabajadores. Su director general, Marc Benioff, recurrió a Twitter para desafiar a otras empresas a evitar los despidos durante al menos 90 días el año pasado.

La esperanza de Ojiambo de que las empresas sigan dando un paso adelante para abordar los problemas sociales se ve impulsada por la forma en que los gobiernos y el sector privado se están moviendo para abordar los mismos.

Creo que hay muchas cosas que evolucionan a nuestro alrededor. Y espero que este mundo de asociaciones inusuales continúe, no sólo para las emergencias, sino también para una mejor forma de hacer negocios y prosperar.

Sanda Ojiambo, consejera delegada y directora ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]