Debes leer... Noticias

¿Enfrentamos un complicado camino hacia los ODS en tiempos de COVID-19?

COVID-19. ¿Complicado el camino hacía los ODS en tiempos de COVID?

Cumplir con las 17 metas de sostenibilidad con fecha límite 2030 jamás fue tarea fácil, pero es probable que esta se haya complicado más con la llegada de la pandemia.

En 2015 se tomó una decisión fundamental a través de las Naciones Unidas: se estableció un sistema de 17 metas muy ambiciosas para orientar el desarrollo de la humanidad hacia la sostenibilidad hasta 2030. A estas se les nombró Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y su cumplimiento se tornó aún más importante durante la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, la realidad es que en pleno 2021, ni la naturaleza ni la política global han sido especialmente amables con tales metas, por lo que estamos viviendo un complicado el camino hacía los ODS en tiempos de COVID.

Edificio. ¿Complicado el camino hacía los ODS en tiempos de COVID?

Un monstruo llamado pandemia

De acuerdo con Green Biz, COVID-19 tiene la mayor parte de la culpa de nuestros problemas actuales. En demasiados lugares y en demasiadas dimensiones del desarrollo sostenible, la pandemia ha convertido el progreso ganado con esfuerzo en un retroceso cuyo impulso primero debe detenerse y revertirse antes de que el desarrollo pueda volver a tomar la forma de una transformación positiva —especialmente en la pobreza, el hambre, la salud y la educación mundiales (ODS 1 al 4), donde las últimas cifras del Banco Mundial y otros centros de análisis pintan un panorama desolador de años perdidos y vidas amenazadas—.

Pero el análisis no se detiene ahí. Los ODS se tratan como un sistema interrelacionado de objetivos porque así es como funciona realmente el mundo. A través de eso puede construirse fácilmente un mapa de sistemas mentales:

Las niñas que no tienen la oportunidad de educarse a sí mismas contribuyen a retroceder en la igualdad de género, lo que a su vez afecta la búsqueda de la prosperidad económica a largo plazo, dificultando su educación.

Las personas que habían superado la línea de pobreza, pero ahora están volviendo a caer por debajo de ella, lo hacen principalmente en las ciudades, lo que difícilmente contribuye a que esas ciudades sean más sostenibles.

El tráfico de aviones puede reducirse, lo que es indiscutiblemente bueno para el clima, pero también se reducen las inversiones en las economías más verdes del mañana que pueden prevenir el cambio climático, rescatar la biodiversidad y crear buenos empleos para un mar de desempleados, especialmente jóvenes.

Los círculos virtuosos pueden volverse viciosos

Ese es un estado de cosas deprimentes para aquellos de nosotros cuyas vidas profesionales giran en torno a tratar de ayudar al mundo a lograr estos objetivos universalmente aclamados.

De repente, las reuniones y conferencias que anteriormente “tenían que” celebrarse en entornos físicos y cara a cara están funcionando bien en la pantalla. Quizás mejor.

La necesidad ha impulsado la invención digital junto con los rápidos avances en el aprendizaje que nos han demostrado que podemos cambiar más rápido de lo que nuestros planes de gestión más ambiciosos asumían que era posible.

Zoom.¿Complicado el camino hacía los ODS en tiempos de COVID?

Los complejos mecanismos de la naturaleza han dado lugar a una pandemia global causada por un virus, junto con la intensificación de incendios y tormentas que pueden atribuirse de manera creíble al cambio climático; y la arena política global nos ha distraído poderosamente con ataques a la democracia y la solidaridad global, así como con conflictos crónicos en múltiples frentes.

Gracias a estos avances, el trabajo sobre desarrollo sostenible no se ha detenido. De hecho, en algunas áreas críticas, se ha intensificado, por ejemplo, las finanzas.

En el último año, los principales líderes de inversión a nivel mundial se han impulsado a sí mismos y a otros a adoptar posiciones más firmes sobre el cambio climático, la diversidad, la equidad de género y la responsabilidad empresarial en general.

Es posible que los niveles de inversión en los países en desarrollo hayan bajado, pero se están innovando y diseñando vehículos para esa inversión, de modo que cuando el flujo de dinero se acelere nuevamente, tenga más lugares y potencialmente más efectivos a donde ir.

Como mundo, tenemos un camino difícil por delante

Es importante tener en cuenta que COVID-19 no ha imposibilitado el logro del desarrollo sostenible. Por supuesto, ha hecho que alcanzar esos objetivos para 2030 sea mucho más difícil, sin embargo, también nos ha demostrado que incluso en medio de una grave calamidad mundial, podemos y debemos seguir avanzando, haciendo cambios positivos donde podamos y creer que la marea eventualmente volverá a cambiar a nuestro favor.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario