- Advertisement -
NoticiasRSEEmpresas impulsan más mujeres en juntas directivas ¿por qué?

Empresas impulsan más mujeres en juntas directivas ¿por qué?

Ciertamente es desconcertante que a pesar de que la comunidad empresarial es consiente de los beneficios de una fuerza laboral diversa, aún falten acciones concretas para eliminar las desigualdades de género. Sin afán de demeritar los esfuerzos empresariales, las legislaciones y reformas en materia de género no han logrado aún conseguirlo. No obstante, parece que la representación de más mujeres en juntas directivas está dando un giro en los negocios. ¿Qué es lo que está pasando? ¡Te contamos!

Como decíamos, países como Noruega han empleado la presión legislativa y gubernamental para incluir a las mujeres en puestos de liderazgo empresarial. Sin embargo, a pesar de existir pocas reglas similares en los EE.UU se ha triplicado recientemente la tasa mujeres en juntas directivas. ¿A qué responden estas acciones? ¿qué pueden aprender los gobiernos y empresas sobre este avance en la igualdad?

De acuerdo con un artículo del portal KelloggInsight, un trío de poderosos inversores institucionales son los responsables del notable aumento de mujeres en juntas directivas.

«Las tres grandes», […]administran más de $15 billones, lo que representa las tres cuartas partes de los activos de fondos mutuos indexados. Eso significa que estas empresas tienen acciones en casi todas las grandes empresas de los EE.UU.

Dada esta enorme influencia, los investigadores, Matsa y sus colaboradores, Todd Gormley de la Universidad de Washington en St. Louis, y Vishal Gupta , Sandra Mortal y Lukai Yang de la Universidad de Alabama, encontraron evidencia de que los Tres Grandes de hecho estaban impulsando la diversidad de género en la sala de juntas, y que estos esfuerzos llevaron a las mujeres a ocupar puestos de junta más poderosos que los impulsados ​​​​por las cuotas del gobierno.

Los Tres grandes apuestan por mujeres en juntas directivas

Los tres grandes, está conformado por poderosos inversores institucionales: Vanguard, BlackRock y State Street.

BlackRock es una corporación que cotiza en bolsa y, por lo tanto, se encuentra bajo presión para maximizar las ganancias para sus accionistas. Vanguard, con 3,6 billones de dólares estadounidenses en activos bajo administración a mediados de 2016, es actualmente el administrador de activos de más rápido crecimiento de los Tres Grandes. Mientras Vanguard es propiedad mutua de sus fondos individuales y, por lo tanto, en última instancia, de los inversores en estos fondos. Finalmente, State Street es un poco más pequeño que BlackRock y Vanguard, pero sigue siendo uno de los administradores de activos más grandes del mundo. A mediados de 2016, tenía US $ 2,3 billones en activos bajo administración.

Los Tres Grandes cambiaron la conversación sobre el género en las salas de juntas corporativas.

mujeres en juntas directivas

La campaña por mujeres en juntas directivas

State Street lideró la carga de los Tres Grandes por la diversidad de género con su campaña «Fearless Girl» de marzo de 2017, llamada así por una estatua del mismo nombre que la compañía colocó frente a la escultura «Charging Bull» en Wall Street. A principios de 2018, Vanguard y BlackRock habían lanzado campañas similares.

Cada miembro de los Tres Grandes también respaldó su campaña con una amenaza: votaría en contra de los directores de cualquier empresa que no nombrara a más mujeres en sus directorios. Los directores de una junta corporativa son elegidos por los accionistas de la empresa. Y dado que los inversores de los Tres Grandes tienden a ser los accionistas dominantes de una empresa, sus amenazas de voto no son ociosas.

Para determinar si las empresas estaban respondiendo a las demandas de diversidad de los Tres Grandes en 2017 y 2018, los investigadores recopilaron dos tipos de información sobre las empresas en las carteras de los inversores. Primero, midieron qué participación tenía cada inversionista de los Tres Grandes en cada una de las empresas, con la idea de medir la influencia de su campaña.

En segundo lugar, los investigadores recopilaron información sobre la composición de la junta directiva de cada empresa: si los miembros eran hombres o mujeres, cuándo habían sido contratados.

Luego analizaron los datos en dos períodos de tiempo: tres años antes de las campañas de diversidad de género de los Tres Grandes (2014-16) y tres años después (2017-2019). Juntos, esto proporcionó una imagen de antes y después de cómo se comportaron las empresas bajo la influencia de los Tres Grandes.

¿En qué medida cambiaron sus juntas directivas en relación con otras empresas?

Los resultados fueron innegables: cuanto más acciones de una empresa tenían los Tres Grandes, más directoras aparecían en el directorio de esa empresa después de 2017.

De hecho, por cada 8% adicional propiedad de Vanguard, BlackRock o State Street, el número de nuevas mujeres en la junta directiva aumentó en un 76 por ciento. Antes de 2017, solo una de cada doce empresas incorporaba una mujer a su directorio cada año. Para 2019, uno de cada cuatro lo hizo.

Este hallazgo nos da más confianza de que estos cambios en la composición de los miembros de la junta son una reacción a la presión de estas instituciones.

¿Dónde está la responsabilidad de las empresas a favor de la equidad de género?

El equipo de investigadores, junto con Matsa revelan que entre los impedimentos que revelan las empresas en la contratación de mujeres en juntas directivas es que simplemente no hay suficientes candidatas cualificadas para elegir. Pero, ¿qué tan certero es este dato?

Matsa lo señala así: Dado que la mayoría de los directores ejecutivos siguen siendo hombres, este sesgo reduce la cantidad de candidatas a juntas directivas. Además, los comités de nominaciones a menudo se basan en conexiones personales para filtrar candidatos potenciales, por lo que cuando esos comités están dominados por hombres, sus redes tienden a estarlo también.

Entonces, ¿resultaron estas acciones en un grupo de mujeres no cualificadas para las juntas directivas? Los Tres Grandes creían que había muchas mujeres calificadas listas para formar parte de los directorios, si tan solo los miembros existentes del directorio ampliaran sus búsquedas.

Para Matsa, esta omisión de mujeres en juntas directivas corresponde más a un sesgo inconsciente y cultural. Por ello, es relevante que líderes empresariales, como los Tres Grandes continúen haciendo hincapié en la importancia de abordar los temas de negocios de manera distinta y diversa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR