Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social RC y Sostenibilidad RSE

El trabajo mata: OMS, los casos se disparan…

Hoy un estudio afirma que el trabajo mata y es capaz de hacerlo a aquellos que dedican 55 horas o más a dicha tarea. ¿Te encuentras en riesgo?

De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, en México se establece que la semana laboral actual es de ocho horas diarias, seis días por semana. Es decir, 48 horas semanales.

Sin embargo, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2021 existe una gran cantidad de personas que labora más de lo estipulado. Tan solo en enero de 2021, el 25.2% de la población ocupada mexicana se encontraba en dicha situación.

Y recientemente, un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre 1970 y 2018 basado en datos de 194 países, ha advertido que trabajar muchas horas está matando a cientos de miles de personas al año en una tendencia que empeora y que puede acelerarse aún más debido a la pandemia de COVID-19.

El trabajo mata: OMS

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que fueron publicadas en Environment International:

Las largas jornadas laborales provocaron 745 000 muertes por accidente cerebrovascular y cardiopatía isquémica en 2016, un aumento del 29% desde 2000.

En un primer análisis global de la pérdida de vidas y de salud asociada con el trabajo prolongado, la OMS y la OIT estiman que, en 2016, 398 000 personas murieron por accidente cerebrovascular y 347 000 por enfermedades cardíacas como resultado de haber trabajado al menos 55 horas a la semana.

Entre 2000 y 2016, el número de muertes por enfermedades cardíacas debido al trabajo prolongado aumentó en un 42% y por accidente cerebrovascular en un 19%.

El trabajo mata

Según, Frank Pega, especialista de la OMS en una conferencia de prensa, afirmó que no habían encontrado ninguna diferencia entre sexos en lo que se refiere al efecto de largas jornadas de trabajo sobre la incidencia de enfermedades cardiovasculares, pero sí en las muertes. La carga de morbilidad relacionada con el trabajo es significativa en ciertos sectores:

El 72% de las muertes ocurrieron entre hombres, las personas que viven en las regiones del Pacífico Occidental y Asia Sudoriental y los trabajadores de mediana edad o mayores.

La mayoría de las muertes registradas fueron entre personas que murieron entre los 60 y 79 años, que habían trabajado durante 55 horas o más por semana entre las edades de 45 y 74 años.

Siguiendo la información de la OMS, ahora que se sabe que trabajar muchas horas es responsable de aproximadamente un tercio de la carga total estimada de enfermedad relacionada con el trabajo, se establece como el factor de riesgo con la mayor carga de enfermedad ocupacional.

El estudio concluye que trabajar 55 horas o más por semana se asocia con un riesgo estimado de 35% más de accidente cerebrovascular y un 17% más de riesgo de morir por cardiopatía isquémica, en comparación con trabajar de 35 a 40 horas a la semana.

Una problemática en aumento: Home office y COVID-19

Por infortunio, los números del estudio destacan que la cantidad de personas que trabajan muchas horas está aumentando, y actualmente representa el 9% de la población total a nivel mundial. Esta tendencia pone incluso a más personas en riesgo de discapacidad relacionada con el trabajo y la muerte prematura.

El nuevo análisis se produce cuando la pandemia de COVID-19 destaca la gestión de las horas de trabajo:

La pandemia está acelerando la evolución que podría alimentar la tendencia hacia un aumento del tiempo de trabajo.

El trabajo mata

De acuerdo a Forbes, se calcula que en tan solo tres semanas (finales de mes de marzo e inicios del mes de abril de 2020), se perdieron más de 346 mil empleos solo en México, lo que provocó que muchos de los trabajadores que conservaron su trabajo, buscaron cuidarlo a toda costa, traduciendo el “cuidar el trabajo” a “matarse en él”.

Ante ello, Eva Rimbau, profesora de Estudios de Economía y Empresa en la Universidad Oberta de Catalunya y especialista en teletrabajo afirmó:

Al parecer, las jornadas de las personas que están trabajando desde su casa están siendo algunas horas más largas de lo normal. Por tanto, si se logra que todo siga funcionando a costa de las horas extra de los trabajadores, es que esta prueba no está saliendo bien.

Eva Rimbau, profesora de Estudios de Economía y Empresa en la Universidad Oberta de Catalunya y especialista en teletrabajo.

Si bien las horas que se trabajaban aún en oficina, en muchas ocasiones rebasaban las estipuladas, la pandemia ha generado que el problema se agrave, principalmente porque los colaboradores informan:

  • Reportarse al terminar al jornada laboral pero continuar trabajando.
  • Reuniones sin importar los días festivos como Semana Santa. 
  • Trabajo con equipo propio y posibles reparaciones por cuenta del colaborador. 
  • Llamadas a primera hora de la mañana, a última de la tarde y fuera del horario laboral.
El trabajo mata:

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, considera que:

Ningún trabajo merece el riesgo de sufrir un derrame cerebral o una enfermedad cardíaca. Los gobiernos, los empleadores y los trabajadores deben trabajar juntos para acordar los límites para proteger la salud de los trabajadores.

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

Pero… ¿qué sucede cuando la necesidad económica supera la preocupación por la salud aún sabiendo que el trabajo mata?

Desigualdad aún en el riesgo

En nuestro país, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) informó que a partir del 1 de enero de 2021, el salario mínimo aumentará de 123.22 a 141.7 (15%) pesos diarios por 8 horas de trabajo (que por ley no deberían ser más de 48 semanales).

Mientras que en países de primer mundo como EE.UU. el salario mínimo es de $7.65 dólares la hora, (151.26 pesos). Esto significa que el ingreso en nuestro país por un una jornada de 8 horas, equivale a poco menos que una sola hora trabajada en el país vecino.

Este hecho no solo genera un abismo entre la equivalencia tiempo trabajado vs paga, sino que se traduce como el mismo riesgo tomado por un ingreso significativamente menor. Y sin mencionar la estadística de las horas que en verdad labora el 25.2% de mexicanos que afirma trabajar más de 48.

El trabajo mata:

Aunado a ello, según un artículo de expansión, la mitad de las personas que dicen laborar horas extras, no reciben remuneración por esa actividad, lo que puede generar un sentimiento de explotación en los empleados.

Regulación urgente: OMS

Para solucionar la situación, la OMS ha declarado que los gobiernos pueden:

  • Introducir, implementar y hacer cumplir leyes, reglamentos y políticas que prohíban las horas extraordinarias obligatorias y garanticen límites máximos en el tiempo de trabajo.
  • Los convenios bipartitos o colectivos entre empleadores y asociaciones de trabajadores pueden hacer que el tiempo de trabajo sea más flexible y, al mismo tiempo, acordar un número máximo de horas de trabajo.
  • Los empleados podrían compartir las horas de trabajo para asegurarse de que el número de horas trabajadas no supere las 55 o más por semana.
El trabajo mata:

Trabajar 55 horas o más por semana es un grave peligro para la salud. Es hora de que todos, gobiernos, empleadores y empleados nos demos cuenta de que las largas jornadas laborales pueden provocar una muerte prematura.

Dra. Maria Neira, Directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la Organización Mundial de la Salud.

¿Una utopía aún lejana al menos para nuestro país? Posiblemente sí. Lo que resulta irónico, ya que hay estudios que afirman, al igual que Frank Pega, que limitar las horas sería beneficioso para los empleadores y aparte aumenta la productividad de los trabajadores.

Trabajar menos te hace más eficiente

Para confirmarlo dicho, Perpetual Guardian, una firma en Nueva Zelanda, decidió realizar un experimento dándoles a sus colaboradores un día libre más a la semana para descansar, mientras que todas las condiciones de pago y actividades laborales se mantuvieron sin cambios.

Como resultado de ocho semanas de prueba, la compañía encontró que los más de sus 200 colaboradores, se mostraron más productivos, felices y comprometidos. Un cambio que aumentó la productividad y desempeño de la empresa hasta un 20%

El presidente ejecutivo de la empresa, Andrew Barne, señaló que haber tomado esta decisión fue lo correcto. Sobre todo, cuando todo comenzó a reflejarse a en los reportes de la productividad.

Como muestra de ello, Corea del Sur y Japón, que son de los países que también tienen largas jornadas laborales, están buscando la forma de integrar este tipo de iniciativas porque se han percatado que obligar a sus trabajadores a laborar más de ochos horas no deja nada bueno más que el aumento en gastos de oficina y servicios.

Aunado a ello, las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revelan los países en los que la hora media de trabajo contribuye más al PIB. Y como muestra la siguiente infografía, no importa cuánto trabaje el trabajador promedio en México, no será tan productivo (en términos de PIB) como la persona promedio que trabaja en Irlanda.

El trabajo de una hora promedio en el país norteamericano contribuyó con $ 22.2 a la economía, mientras que en Irlanda esta contribución es en promedio $ 109.5.

¿Es tiempo de replantearnos todo el sistema de trabajo que tenemos y sobre todo de tomar en serio que el trabajo mata?

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

1 comentario

  • Es preocupante la cantidad de personas que se ven afectadas por trabajar muchas horas los gobierno deben poner a tención a esta situación y buscar estrategias para que los trabjadores sean más productivos

Dejar un comentario