Entendiendo la Responsabilidad Social

El futuro del transporte: sustentabilidad y automatización

El futuro del transporte sustentabilidad y automatización
Escrito por Daniela Lazovska

¿El futuro del transporte es sustentable? Averiguemos.

Si se tuviera que describir el futuro del transporte en solo dos palabras, serían sustentabilidad y automatización.

El futuro del transporte: sustentabilidad

Últimamente los medios de transporte para la repartición de comida a domicilio se han ampliado. Un ejemplo de ello es el uso de la bicicleta eléctrica.

Entre sus ventajas se encuentra ser más rápida y limpia: no causa contaminantes que afecten al medio ambiente. Su funcionalidad es tal, que Domino’s Pizza está interesada en realizar sus entregas por este medio.

Se espera que para finales de año, en varias Ciudades en Estados Unidos, sus entregas se realicen en bicicletas eléctricas.

Domino’s Pizza, es la compañía de pizzas más grande del mundo, y está preocupada por la sustentabilidad. Considera que una bicicleta es una solución ante la congestión del tráfico y los desafíos de estacionamiento que representaban las motocicletas.

El futuro del transporte: sustentabilidad caso Dominos

Para lograr este objetivo, la empresa estadounidense de restaurantes de comida rápida, se unió con al asociación Rad Power Bikes —la marca de bicicletas más grande de América del Norte—, para llevar a cabo esta iniciativa.

“Domino’s Pizza probó las bicicletas eléctricas en varias tiendas corporativas de Houston, Miami y Nueva York a principios de este año, y notaron mejoras en la entrega y el servicio en general”, dijo Tom Curtis, vicepresidente ejecutivo de operaciones corporativas de Domino’s Pizza.

“También experimentaron beneficios laborales, ya que las tiendas pudieron contratar a un grupo más amplio de candidatos, (incluidos aquellos que podrían no tener un coche o licencia de conducir). Además, las tiendas que ya entregaban con bicicletas tradicionales, percibieron una mayor satisfacción por parte de los miembros del equipo”.

Las bicicletas eléctricas, tienen pequeños motores integrados para ayudar con el pedaleo, pueden moverse de 25 a 40 millas dependiendo del usuario, antes de necesitar una recarga.

Las bicicletas eléctricas personalizadas de Domino’s Pizza, incluyen áreas de carga en la parte delantera y trasera, ahí se pueden contener pizzas, bolsas, bebidas, y demás productos necesarios. Una bicicleta eléctrica puede contener hasta 12 pizzas grandes.

Están equipadas con luces en la parte delantera y trasera, se componen por materiales reflectantes para la seguridad del conductor, y tienen una velocidad máxima asistida de 20 mph.

Algunos propietarios de franquicias ya usaban bicicletas eléctricas, y descubrieron que son esenciales en las zonas urbanas montañosas.

“La entrega de una bicicleta tradicional resolvió muchos de nuestros problemas de tráfico y estacionamiento, pero las colinas de Seattle fueron difíciles incluso para nuestros mejores ciclistas”, dijo Greg Keller, franquiciado de Domino’s en Seattle.

“Las bicicletas eléctricas fueron un cambio de juego para nosotros, y hemos entregando con ellas durante tres años. Ahorramos dinero, brindamos un mejor servicio, aumentamos la contratación y mantenemos una fuerza laboral feliz”.

Los propietarios de franquicias de Domino’s pizza tendrán la opción de comprar una bicicleta eléctrica personalizada por 1,400 dólares.

Según Brian Rinckenberger, director de ventas comerciales de Rad Power Bikes, es probable que sea una opción atractiva para las franquicias de Domino’s, ya que las bicicletas eléctricas podrían ayudar a acelerar los tiempos de entrega y crear oportunidades para que más personas hagan entregas a la vez.

Esta no es la primera asociación corporativa que Rad Power Bikes ha firmado: proporciona triciclos eléctricos a Spud, un servicio de entrega de alimentos en Vancouver que quería reemplazar los viajes en automóvil, y al zoológico Woodland Park en Seattle, que los utiliza como una forma más sostenible para transportar equipos.

“Esa es exactamente la razón por la cual comenzamos a construir bicicletas eléctricas, para ayudar a las personas y las empresas a salir de los coches”, dijo Rinckenberger.

El futuro de transporte: automatización

La compañía de transporte de pasajeros Via está licenciando su tecnología al Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York, en un intento de modernizar todo el sistema de autobuses escolares de la ciudad.

“A través de la asociación Via, los autobuses escolares podrán adaptar las rutas rápidamente para responder a las necesidades de los niños; y la plataforma tecnológica proporcionará seguimiento GPS y actualizaciones en tiempo real a padres y estudiantes mientras navegan por el tránsito escolar”, dijo el cofundador y CEO de Via, Daniel Ramot.

Via se basa en un modelo de pooling.

Cuando un pasajero solicita un viaje a través de la aplicación Via, el algoritmo lo compara con otros pasajeros en el área que viajan a la misma ubicación general (o al menos en la misma dirección). Luego, diseña la ruta más eficiente para que un solo vehículo los recoja y los lleve.

En cierto sentido, esto es lo que pretenden hacer los autobuses escolares. Pero determinar las mejores rutas para los autobuses es un problema complicado y en constante cambio.

Para que un sistema de autobús escolar funcione, debe haber una comprensión de cuántas paradas debe hacer, dónde se encuentran esas paradas y cuántos niños pueden abordar en una sola parada.

Todas las rutas deben estar optimizadas para evitar redundancias, al tiempo que se garantiza que todos los niños que necesiten un viaje puedan obtenerlo. Pero, es difícil para los distritos mantenerse al día con las demandas cambiantes.

El año pasado, la red de autobuses del sistema de escuelas públicas, que atiende a 150 mil estudiantes, recibió al menos 130 mil llamadas respecto al tema solo en septiembre.

Las preocupaciones se centraron en la puntualidad y capacidad del autobús, y en algunos casos como en que los autobuses ni siquiera aparecían.

El Departamento de Educación (DOE) de Nueva York, administra alrededor de 9 mil rutas de autobuses.

Para determinar esas rutas, Ramot dijo que DOE, actualmente se basa en una base de datos de direcciones de estudiantes y escuelas, alimentada de un programa de software con una década de antigüedad, que un equipo utiliza para determinar rutas manualmente.

Este sistema hace imposible que el distrito escolar se adapte rápidamente a los cambios, como cuando un estudiante se muda.

Tampoco hay forma de que los estudiantes y los padres puedan rastrear la ubicación de los autobuses en tiempo real. Por eso, los legisladores locales aprobaron un conjunto de leyes que ordenaba que el sistema de autobuses se modernizara para ser más receptivo.

Ahí es donde entra en juego la asociación con Via.

La compañía de viajes compartidos, además de operar su propia flota, también alquila su plataforma tecnológica a los socios.

El distrito escolar de la ciudad de Nueva York obtendrá acceso al algoritmo de Via, que optimizará las rutas de autobuses de la ciudad.

El algoritmo ayudará a los conductores de autobuses a responder a condiciones como trabajo en la calle, el tráfico y el clima, lo que puede causar demoras. Y debido a que la información fluirá a través de la plataforma tecnológica de Via, los padres y los estudiantes podrán rastrear la ubicación de su autobús en tiempo real, hacer preguntas y recibir actualizaciones a través de una aplicación.

Según Ramot, el algoritmo de Via se integrará directamente con la base de datos de direcciones de estudiantes del DOE.

“Mucho puede cambiar día a día, y si estás tratando de hacerlo manualmente, es un gran desafío”, dijo.

Al mismo tiempo, Via tendrá que asegurarse de proteger las direcciones y los datos de ubicación del estudiante, o las preocupaciones de privacidad pueden ser mayores que los posibles beneficios de programación.

Suena prometedor el futuro del transporte, ¿no?

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario