Ambiental Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

3 pasos para crear un producto circular

crear un producto circular
Escrito por Arianne Lira

La grave situación de los residuos exige tomar medidas urgentes, y crear un producto circular puede ser una de las soluciones.

¿Qué pensarías si te dijéramos que la preocupación por los residuos es reciente y que antes no existía una conciencia respecto al tema? Suena a algo irreal… ¿cierto? Pero así es, por ello te compartimos algunos pasos para crear un producto circular.

La problemática de los residuos surge desde el momento en que se produce un gran crecimiento en los núcleos urbanos ligado a la extracción y transformación de elementos naturales como la metalurgia, la alfarería y grandes producciones de productos químicos. ¿La consecuencia? Las sociedades comenzaron a tener dificultades para eliminar los residuos, lo que formó los primeros vertederos.

crear un producto circular

Los vertederos originaron problemas como roedores y pulgas, y aunque se tomaron medidas para disminuir el conflicto, no fue hasta la segunda mitad del siglo XX que los residuos urbanos se consideraron un problema medioambiental de carácter ecológico, y fue hasta el 2012 que nació un concepto que revolucionaría todo: la economía circular.

La economía circular

La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende.

Una economía circular proporciona oportunidades para crear bienestar, crecimiento y empleo, a la vez que reduce las presiones ambientales. El concepto puede, en principio, aplicarse a todo tipo de recursos naturales, incluidos materiales bióticos y abióticos, agua y tierra.

Fundación Ellen MacArthur.

Otro de los propósitos de este modelo es que el valor de un producto se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, buscando que se cumpla un ciclo completo en el cual al final regrese al proveedor, quien dará el trato más adecuado a los residuos.

crear un producto circular y qué es la econonía circular

El concepto simple que mantiene el material fuera del flujo de desechos es fácil de entender y fácil de favorecer, pero lo simple no es fácil. Adoptar las prácticas de la economía circular es un desafío complejo que abarca toda la cadena de valor de un producto y requiere la colaboración de los sectores público y privado. Entonces…

¿Cómo pasamos de la visión a la acción para crear un producto circular?

De acuerdo con Keurig Dr Pepper (KDP) y Greenbiz para crear un producto verdaderamente circular y admitir sistemas verdaderamente circulares, se deben seguir tres pasos principales:

  1. Comenzar con un diseño inteligente.
  2. Invertir en infraestructura adecuada.
  3. Cómprarlo para una reutilización significativa.

A continuación te detallamos cada uno de estos puntos.

1. Un diseño inteligente

Los procesos circulares deben estar arraigados desde el principio con el diseño. El camino para crear un producto circular comienza con la selección del material, un paso aparentemente simple que debe tener en cuenta muchos requisitos.

El material, ante todo, debe ser adecuado para su propósito y permitir el contacto de grado alimenticio. Esto es una especie de obviedad cuando se piensa en los envases en los que vienen las bebidas, por ejemplo, pero eso se convierte en un punto de fricción crucial al diseñar un producto circular.

No es solo una cuestión de si el material es reciclable, sino que ¿puede el producto pasar por un complejo sistema de reciclaje y reutilizarse como contenido reciclado posconsumo (PCR)?

Los detalles son importantes para responder a esta pregunta. Por ejemplo, los colores utilizados y la forma en que se diseñan las tapas y las etiquetas de una botella afectan en gran medida lo bien el empaque puede encajar en un sistema circular.

economía circular y diseños

Muestra de ello es lo que hizo KDP, quien cambió sus botellas de cerveza de raíz A&W y refrescos de crema de plástico de color ámbar a transparente, ya que los plásticos transparentes garantizan más valor para los recicladores al ser los más versátiles para su reutilización.

Además, tomaron medidas ampliando el espacio que asignan a las instrucciones de reciclaje en las etiquetas de sus botellas y otros empaques para que el acto de reciclar sea más visible para sus consumidores.

2. Infraestructura

La siguiente etapa crítica para crear un producto circular y garantizar un circuito cerrado para el empaque es el soporte de infraestructura. Hay alrededor de 20,000 municipios en los EE. UU., sin pautas estandarizadas sobre infraestructura o políticas de aceptación para el reciclaje.

Este sistema dispar significa que se necesitan mejoras en cientos de instalaciones de recuperación de materiales que sirven a estos programas para aceptar, clasificar y reciclar de manera consistente la gama de productos y paquetes reciclables que se usan comúnmente en el hogar, en el trabajo y en movimiento.

crear un producto circular e infraestructura

Aquellos actores que producen grandes volúmenes de materiales reciclables deben convertirse en líderes para garantizar que puedan ser parte de un sistema de circuito cerrado.

También se deben realizar mejoras para garantizar que incluso los materiales comúnmente aceptados, como botellas de PET y latas de aluminio, puedan completar un viaje circular en todo momento.

3. Reutilización significativa

Las tasas actuales de reciclaje de envases de bebidas son solo menos del 30% en los EE. UU. Los consumidores deben ser educados e inspirados para reciclar botellas y latas con cada uso, a fin de aumentar el volumen de materiales que realmente se reciclan. Al mismo tiempo, se necesitan inversiones para mejorar la clasificación, el procesamiento y la recolección en áreas con brechas de infraestructura.

Los compromisos de las empresas para reducir el uso de nuevos materiales en los envases y, en su lugar, aprovechar los materiales reciclados son esenciales para impulsar la demanda del mercado final de materiales reciclados posconsumo.

Al determinar cómo dar el paso final para “cerrar el ciclo”, se puede hacer, por ejemplo, una transición a botellas de plástico 100% recicladas, lo que eliminaría la necesidad de producir decenas de millones de libras de plástico virgen anualmente y aumentaría la demanda y el uso de PET reciclado postconsumo.

crear un producto circular y reutilización

Para esta última actualización, se puede incorporar un diseño aún más inteligente y de sostenibilidad como reemplazar las tapas de metal de la marca por tapas de plástico.

Ejemplos de economía circular

Para que puedas ver la economía circular en acción en diferentes productos, a continuación te presentamos algunas marcas que la han aplicado para generar menor impacto en el medio ambiente.

Carcasas para celular: Pela

Durante una investigación, Jeremy Lang, fundador de Pela, se dio cuenta de que una persona promedio mantiene su teléfono durante dos años aproximadamente, pero las fundas de plástico convencionales utilizadas para proteger sus teléfonos durarían miles de años

Esto porque la mayoría de las fundas están elaboradas con recursos no renovables que no se pueden reciclar y por ende terminarán en vertederos.

Así que decidió desarrollar un material biodegradable y compostable llamado Flaxstic, que utilizó para crear la primera funda Pela en 2011 para el iPhone 4, y con ello comenzar una nueva etapa a través de su empresa Pela. Desde entonces, Lang y Pela han desarrollado una variedad de fundas ecológicas para teléfonos iPhone, Samsung y Google Pixel. 

Auriculares: Gerrard Street

Se estima que cada año se tiran quince millones de kilos de auriculares, bien porque se estropean, bien porque los usuarios los cambian por otros nuevos con más prestaciones.

Con el propósito de incluirse en la economía circular, Gerrard Street diseñó unos auriculares que ofrecen sonido de alta calidad, son modulares y se desmontan fácilmente, lo que facilita la actualización y reparación de las piezas.

Aunado a ello y como un gran diferenciador con su competencia, la reparación es gratuita, lo que se transforma en un incentivo para la marca que busca proporcionar un producto más duradero. Por otra parte, el 85% de los componentes se reutilizan.

Tienda de economía circular: Levi’s

Otro ejemplo de economía circular llevado no solo a producto es Levi’s® quien lanzó un concepto de tienda única y el primero de su tipo dentro de la cartera minorista de la marca: Levi’s® Haus. Este sirve como un nuevo modelo para la experiencia del consumidor en la tienda; un centro de marca físico definido por un concepto de economía circular.

Esto se logra a través de artículos defectuosos y devueltos que nunca podrían venderse, así como donaciones de empleados y consumidores.

La marca ofrece un 10% de descuento por cualquier donación realizada a través de la experiencia de donación digital en la tienda a los consumidores que donen su Levi’®.

En general las marcas continúan esforzándose por crear un producto circular, ya que entienden que es lo correcto para el medio ambiente, su negocio y sus consumidores. La lección es que al abordar grandes problemas como la eliminación de los residuos, se deben tomar medidas a lo largo de todas las etapas del “ciclo” para cerrarlo realmente.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario