Ambiental Gobierno Noticias RSE

Sustentabilidad obligatoria para las personas: ¿Única solución para crisis climática?

Sustentabilidad obligatoria para las personas: ¿Única solución para crisis climática?
Escrito por ExpokNews

Pensábamos que estábamos avanzando, pero llegó la pandemia y nos hizo reflexionar: ¿Debería ser la sustentabilidad obligatoria?

Se considera a la sustentabilidad como la habilidad de lograr una prosperidad económica sostenida en el tiempo, protegiendo al mismo tiempo los sistemas naturales del planeta y proveyendo una alta calidad de vida para las personas. Sin embargo, en la actualidad su importancia ha llegado tan lejos, convirtiéndola quizá hasta en un imperativo. Hablemos de sustentabilidad obligatoria.

Para abordar el tema, es importante tomar en cuenta algunas estadísticas de la población estadounidense:

  • El 70% de las personas dicen sentirse entre moderadamente y muy responsables de cambiar sus decisiones diarias para afectar positivamente al medio ambiente.
  • El 77% dice que la persona promedio debería tomar medidas concretas para reducir su impacto ambiental (aunque esta cifra es inferior al 90% de 2016).
  • El 80% está de acuerdo en que existe el deber moral de dejar la tierra en tan buen estado o mejor que la encontramos.

Sustentabilidad obligatoria para las personas

De acuerdo con GreenBiz, el problema es que no es lo que está ocurriendo en realidad. No vemos que tres cuartas partes de la población estadounidense tomen medidas para reducir su huella medioambiental (más allá del reciclaje o el wishcycling).

Sustentabilidad obligatoria

Incluso en sus propios estudios, sólo el 26% de la población puede nombrar una marca que haya comprado o dejado de comprar intencionadamente debido a la percepción del historial medioambiental o social del fabricante. Y aunque el 26% es una gran cifra —y va en una trayectoria ascendente cuando se observan los datos de los últimos 13 años—, sigue sin ser el 70-80%.

Por ello, las estadísticas mencionadas son un problema, porque parecen ser una simpleza. O ejemplos de personas que dan la respuesta que creen que deben dar. O que proyectan en sus respuestas una idea noble de las personas que desearían ser. Y teniendo en cuenta el reciente y nefasto informe del IPCC, es fundamental que la gente pase a la acción.

Brechas de intención y comportamiento

Se ha escrito mucho sobre la brecha entre la intención y el comportamiento, y los integrantes de la comunidad de la sostenibilidad tienen tendencia a racionalizarla con afirmaciones como:

Es difícil que la gente vea una relación directa de causa y efecto entre sus acciones y el cambio climático, por lo que es difícil motivarles para que actúen”, o “Los millennials y la generación Z son muy ecologistas, y como sentirán los impactos del cambio climático a lo largo de su vida, cerrarán la brecha con más acciones.

Pero entonces llegó la pandemia. Y la politización de las vacunas.

Sustentabilidad obligatoria para las personas: ¿Única solución para crisis climática?

Sí hay una relación causa-efecto entre estar vacunado y no morir, y entre estar vacunado y que nuestra sociedad vuelva a la “normalidad”. Está bastante claro. Sin embargo, mientras se escribe esto, sólo el 50% de la gente en Estados Unidos está totalmente vacunada.

¿Y todo eso de los jóvenes que nos salvarán del cambio climático? Son los menos propensos a estar completamente vacunados. Mientras que la friolera del 92% de las personas de entre 65 y 74 años están vacunadas, sólo el 54% de los jóvenes de 18 a 24 años y el 58% de los de 25 a 39 años lo están. Demasiado para que los jóvenes tomen medidas.

Seguramente no existe una solución milagrosa para conseguir que la gente se vacune, pero lo cierto es que podemos aprender algunas cosas de esa lucha que tenemos que librar para motivar a la gente a tomar medidas sobre el clima.

Motivación para la toma de acciones

Para empezar, hay muchos paralelismos entre el lenguaje utilizado para tratar de fomentar la vacunación y el lenguaje utilizado para fomentar la acción sobre el clima.

Piensa en un lenguaje como “por el bien mayor… por nuestros hijos…. para proteger nuestro futuro…”. Quizá algunos de esos mensajes puedan funcionar, pero todo depende del mensajero. Los últimos datos de Pulse muestran que los mensajeros en los que más se confía son la familia, los amigos y, después, los militares (recuerde que hablamos de la sociedad estadounidense).

Los políticos y la publicidad de las empresas ocupan los últimos puestos de la lista. Así que es necesario identificar a las personas más influyentes y conseguir que promuevan acciones positivas para el clima a través de los canales sociales y digitales. Eso llegará a los amigos y familiares, que a su vez influirán en el resto.

Sustentabilidad obligatoria

Se agradece lo que las organizaciones están haciendo para imponer las vacunas o hacer que el dolor y la molestia de no tener una vacuna sean lo suficientemente grandes como para mover a la gente a actuar. Esto es nuevo, así que se verá cómo funciona.

En el ámbito de la sostenibilidad, hace tiempo que se ha visto que la ausencia de la “mala opción” mueve a la gente a la “buena opción”. Así que, a medida que las empresas cumplan sus compromisos en torno a la neutralidad del carbono y la circularidad, la gente se acercará porque no tiene otra opción.

Quizá la mayor conclusión sea esta: Si lo que en última instancia conduce a una tasa de vacunación del 70-80% es una combinación de Gobierno y empresas que obligan a vacunar, entonces se debería seguir ese modelo para impulsar la acción sobre el cambio climático.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario