- Advertisement -
Prácticas responsablesVerano Cañeritos, una experiencia responsable para las y los jóvenes en los...

Verano Cañeritos, una experiencia responsable para las y los jóvenes en los ingenios

En un país como el nuestro, en donde las y los jóvenes representan casi la tercera parte de la población, crear programas que los impulsen a tener un mejor futuro es fundamental para enfrentar problemáticas como la deserción educativa o la falta de empleo. Si bien estos dos aspectos son de relevancia, también lo es generar conciencia en ellas y ellos sobre el presente y futuro.

Ofrecer a la juventud una orientación vocacional representa un esfuerzo que puede alentarla hacia un crecimiento personal, que impacte positivamente en su comunidad y colectividad. En la mayoría de los casos, esta labor recae en el sistema educativo, sin embargo, la sociedad y el sector privado también pueden aportar.

En este sentido, algunos adolescentes de los estados de Campeche y Veracruz están teniendo la oportunidad de ser parte de un programa que se vive durante el verano, y que busca generar un impacto positivo en su perspectiva, forma de planear su futuro y más. ¡Te contamos los detalles!

Verano de aprendizaje, un ejemplo de RSE

Desde 2012, como parte de las acciones sociales de su estrategia de sustentabilidad, Grupo Azucarero del Trópico —compañía dedicada a la producción de azúcar y alcohol de caña— ha implementado Verano Cañeritos, un programa dirigido a las hijas e hijos de los colaboradores de sus dos Ingenios: La Joya y La Gloria, con el propósito de orientarlos hacia el futuro, y lo hace de las siguientes maneras:

1. Empatizar con el trabajo de sus padres y madres 

Verano Cañeritos se distingue por ser un programa de acercamiento con los hijos e hijas de los colaboradores de los ingenios, sindicalizados o no sindicalizados. Este surge de la necesidad de hacer algo distinto y de conocer a los chicos, de acuerdo con Elizabeth García, Gerente de Recursos Humanos y Responsabilidad Social en GAT:

“Nos interesa saber sobre sus inquietudes, qué esperan o qué están buscando con respecto a su vida personal, profesional y familiar”.

Elizabeth García, Gerente de Recursos Humanos y Responsabilidad Social en GAT.
verano caneritos vocacion

Empatizar es tener la capacidad de comprender las emociones y los pensamientos del otro, es decir, rebasar nuestra propia perspectiva. Gracias a ello es posible comprender lo que están pasando otras personas. En este caso, puede resultar complejo que las y los hijos conozcan a detalle lo que hacen sus padres y madres a diario.

Lo que busca Verano Cañeritos es que los jóvenes tengan un acercamiento a la labor de sus padres y madres, y se valore el esfuerzo que hacen a diario. Esto es posible al volverlos partícipes de las actividades laborales dentro de los Ingenios, lo que genera, además de empatía, un acercamiento a la realidad laboral.

Ante tal actividad, Karla Martín, participante del Verano Cañeritos en el Ingenio La Joya comparte: “Creo que hasta los colaboradores del Ingenio se alegraban de ver a sus hijos paseando entre áreas, ayudando a los trabajadores”. Razón por la que esta actividad ha sido ampliamente aceptada.

2. Orientación vocacional 

Otro punto central dentro del programa de GAT, es el de encaminar a las y los jóvenes a que puedan definir su futuro profesional y personal, para ello, durante el Verano Cañeritos se les brindan talleres y actividades relacionadas con la orientación vocacional y el empleo, en donde se involucran especialistas de instituciones educativas.

La orientación vocacional, de acuerdo con la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, es un conjunto de prácticas cuyo objetivo es proveer de elementos necesarios para posibilitar la mejor elección de cada individuo. Esta debe llevarse a cabo de manera anticipada para que las y los alumnos tomen mejores decisiones. Durante la orientación de esta índole se despiertan intereses y se ajustan a la competencia laboral y las necesidades del mercado de trabajo.

verano caneritos programa

De acuerdo con un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos:

  • Los estudiantes necesitan explorar cuáles son los trabajos y profesiones existentes en el mercado laboral para poder visualizar y planificar su futuro.
  • Es especialmente importante que tengan la oportunidad de interactuar directamente con empleadores y lugares de trabajo.
  • Los alumnos y alumnas obtienen una visión auténtica del mundo laboral si lo exploran, pues aclaran y confirman sus ambiciones profesionales y cómo se pueden lograr.

En ello radica el valor y la importancia de este objetivo propuesto en Verano Cañeritos y desde la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de GAT.

“Este verano me dejó diferentes aprendizajes, a través de los talleres que teníamos, como son desarrollar el programa de trabajo, la seguridad, la empatía con los compañeros, los valores, el cuidado del medio ambiente y la salud”.

Joseph Romero, participante del Verano Cañeritos y actual trabajador en el Ingenio La Gloria.

3. Cuidado medioambiental y voluntariado

Dado que GAT tiene una estrecha relación con la naturaleza y el campo, dentro del programa ha implementado actividades y capacitaciones, en las que los jóvenes pueden conocer la importancia de cuidar el entorno natural y ayudar a otros —pues al final del curso realizan un voluntariado en alguna institución de asistencia— e incluso adquirir habilidades artísticas. 

Unicef comparte que son los jóvenes quienes han comenzado a dar relevancia a la acción climática, y por medio de la educación, tecnología, ciencia o ley, buscan aprovechar sus habilidades para trabajar en materia. Tan clara es esa inclinación que, según el ‘Informe Juventud en España 2020’, elaborado por el INJUVE a jóvenes de entre 14 y 29 años, el 76% de los encuestados presenta mayor sensibilidad hacia políticas y actitudes medioambientalistas.

verano caneritos gat

Esto se busca fomentar aún más dentro de Verano Cañeritos, en donde se ha tenido una excelente respuesta por parte de los participantes:

“Es un programa bastante completo, debido a que hicimos actividades relacionadas con el medio ambiente y sociales, u otras como pintura, nos daban pláticas”.

José Luis Jacome, participante del Verano Cañeritos en el Ingenio La Gloria.

Con este programa, GAT da muestra de que una empresa capaz de generar valor compartido y demostrar el aprecio que siente por su personal y por las generaciones futuras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR