Es tiempo de recordar las aportaciones de aquellos filántropos, cuyas obras e iniciativas hoy son valoradas.

Por: Emilio Guerra Díaz

Mayo nos ha dado la oportunidad de recordar trayectorias de vida de personas que han sido a lo largo y ancho del país filántropos y mecenas cuyas obras e iniciativas hoy son valoradas y continúan beneficiando a otros. Algunas remembranzas lamentablemente son tristes por su fallecimiento, como es el caso de la Sra. Teresa Moreno de Losada, quien fue una gran activista a favor de la infancia y su deceso se registró hace unos días. Entre otras acciones doña Tere fundó Operation Smile México, organización que se dedica a atender a infantes con labio y paladar hendido.

En las esquelas publicadas la semana pasada se cita que Doña Tere apoyó a más de 3 mil 500 niñas y niños a quienes les cambió la vida para siempre al resarcir su problema fisiológico congénito. Esta humanitaria labor le mereció a Operation Smile México obtener el año pasado el Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria correspondiente a la categoría grupo voluntario.

De entre los que ya no están con nosotros, no se puede dejar de recordar al Ingeniero Guillermo Aguirre Álvarez, quien fue una importante figura para que el equipo de futbol de la Universidad Nacional Autónoma de México, conocidos como los Pumas, se constituyera e iniciara su participación en la segunda división. Los Pumas continúan en primera división desde su ascenso en 1962.

Otra bella y gran mujer, Alejandra Alemán K. quien no cesa de generar beneficios a la niñez de Guerrero, en particular de Acapulco. A través de su organización, Niños en Alegría, acaba de reabrir dos escuelas primarias más de las que se hizo responsable en su rehabilitación. Se trata de los planteles Francisco I. Madero y Emperador Cuauhtémoc, ambas en la colonia Carabalí. Cada plantel beneficiará en total alrededor de 1,000 infantes (250 por plantel pero en dos turnos).

En Yucatán, el filántropo Adolfo Patrón Luján se animó y publico sus memorias a sus 90 años. El testimonio personal servirá sin duda no solo a sus familiares, pues la obra fue pensada como un regalo para sus nietos, sino que para miles de yucatecos que hacen de esa tierra un referente de generosidad. Entre las obras que ha realizado este filántropo yucateco se encuentra el apoyo brindado para fundar y sostener a la Orquesta Sinfónica de Yucatán. También ha apoyado el sistema de orquestas y coros juveniles que trajo de Venezuela a México el Mtro. Fernando Lozano en la década de los noventa. Como dato anecdótico Don Adolfo junto con su hermano, son los inventores del famoso pegamento Resistol.

También en este mes se recordó a don Antonio Haghenbeck, quien fundara el Museo Casa de la Bola, que está ubicado en Parque Lira 136, delegación Miguel Hidalgo. El caso Haghenbeck es interesante porque de la afición de ser un coleccionista particular, el acervo cultural crece tanto (llegó a más de 15 mil objetos) que se vuelve un patrimonio y decide legarlo a la comunidad para su disfrute. Don Antonio se apoyó en la creación de dos fundaciones para custodiar dicho patrimonio y heredó dos propiedades más que hoy son sede del Museo de la Hacienda de Santa Mónica, en Estado de México y el Museo de la Hacienda de San Cristóbal Polaxtla en Puebla.

Ah, pero como es más conveniente reconocer en vida a quien contribuye con sus recursos y talentos a la comunidad, la iniciativa US-Mexico Border Philanthropy Partnership celebró un acto donde destacó la labor de la arquitecta Ana de la Rosa, por el servicio “dedicado a cultivar la filantropía y la sociedad civil en Chihuahua”. Ana ha participado en diversas iniciativas como la Fundación del Empresariado Chihuahuense donde fue consejera, fundó el Centro de Fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil, la asociación civil Confío, Construyendo organizaciones civiles transparentes y más recientemente participó en el grupo que fundo MéXXIco contra la Corrupción.

México es sin duda tierra de mujeres y hombres generosos. En estos tiempos que demanda solidaridad se requiere conocer más trayectorias de mecenas y filántropos porque sus hechos inspiran a otros a emprender acciones a favor del bien común.

Desde el Consejo Directivo

El presidente del Directorio expresó que la Fundación Gentera está exportando su modelo de inversión social en los países donde tiene presencia como es el caso de Perú. No cabe duda que la cooperación internacional no solo se da de gobierno a gobierno, sino que hoy las empresas y organizaciones de la sociedad civil contribuyen desde su quehacer al buen entendimiento entre naciones.

El Tesorero de la asociación comentó que la Fundación American Express declaró que en estos próximos meses llevará a cabo un programa para formar líderes en temas de inversión y acción social. Las competencias y habilidades necesarias para encabezar programas de inversión social están más desarrolladas en las organizaciones de la sociedad civil que en las empresas, pero cuando se combinan ambos talentos los resultados son muy provechosos.

La Secretaria del Consejo Directivo dijo que en noviembre próximo se llevará a cabo en nuestro país el Congreso Mundial de Cáncer. En México existen varias organizaciones que llevan más de 30 años luchando contra todo tipo de cáncer y muchas de ellas han recibido reconocimientos nacionales e internacionales. Expresó que con la creación del Instituto Nacional contra el Cáncer, INCAN, la alianza entre gobierno y sociedad civil demuestra lo valioso de confluir con talentos y recursos para nobles fines.

El Director de la organización felicitó a la Fundación Carlos Slim por el otorgamiento de los Premios en Salud de 2017. Este año, entre los reconocidos está la iniciativa de la Red Centroamericana de Salud que atiende a personas con VIH-Sida. A la fecha han atendido a más de 130 mil personas. Por otra parte, compartió con sus colegas que el Premio a la Trayectoria en Investigación se otorgó al mexicano, doctor José Sifuentes Osornio, quien se ha dedicado al estudio de la tuberculosis y su interacción con otras pandemias como son la diabetes y el VIH-Sida.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Emilio Guerra