Fundaciones Empresariales

Lecciones que dan algunas fundaciones culturales

¿Qué puedes aprender de las fundaciones culturales? Te decimos a continuación…

“La cultura es lo que,
en la muerte,
continúa siendo la vida”.

André Malraux

Por: Emilio Guerra Díaz

Persiste en algunos sectores sociales la idea de que una fundación cultural es una especie de nirvana de privilegio al que acceden unos cuantos, un lugar para los intelectuales solamente o una élite a la que, desconociendo la obra que se preserva, le sirve para aparecer en las revistas de la socialité cuando se llevan a cabo sus eventos. Le dan un trato de club social cuya membresía puede ver a otros por arriba del hombro y sus socios deben seguir los lineamientos que decreta una autoridad vertical que funge como único vocero oficial que puede sentenciar qué trabajos artísticos tienen validez.

El pasado 16 de mayo se cumplió el primer centenario del nacimiento del escritor Juan Rulfo. Como era de esperarse se llevaron a cabo varios homenajes al jalisciense pese a que, al parecer, a algunas personas pudiera molestarles que se hiciera referencia a su nombre u obra. Recuerde el lector que Don Víctor Jiménez, Director de la Fundación Rulfo se opuso a que fuera usada la imagen de Juan Rulfo en la Feria del Libro y la Rosa. Otros en cambio, criticaron la falta de un homenaje al autor de Pedro Páramo por las autoridades de Bellas Artes.

Aristegui noticias (fuente de la cual hay que acercarse con suma prudencia), señaló que fue el propio (y polémico director) Víctor Jiménez quién envió meses atrás una misiva al Instituto pidiendo que no se erogaran recursos públicos para una celebración, pese al fenómeno literario que significa Rulfo para las letras hispánicas. En la carta se señala que al parecer quiso evitar que arribistas que “se acercan a su nombre en estas ocasiones”, es decir, a un aniversario luctuoso, se aprovechen de la circunstancia para su lucimiento personal. Sólo unos cuantos tendrían el privilegio (y autorización) para honrarlo.

Dos jóvenes que subieron al Metro en Ciudad Universitaria conversaban: “…me da cierto temor leer la semblanza que escribiera Francisco Guzmán Burgos en los ochenta sobre Juan Rulfo, no vaya a ser que no me he enterado de que Víctor Jiménez no haya autorizado que lo hagamos por ser depositario él del patrimonio y no la fundación que se creó para preservar, difundir y aquilatar su obra”. Esos estudiantes si se percataron del contrasentido del director que quiere una fundación clasista donde no cabe “un grupito de escritores cuarta o quinta categoría”.

En otro orden de ideas, la Fundación Elena Poniatowska en breve tendrá su sede en la colonia Escandón donde la ganadora del Premio Cervantes quiere que sea un espacio donde albergue su biblioteca, un centro cultural abierto para todo público. Escogió a propósito un lugar popular para disfrute sin discriminación. Hoy se sabe que la creación de esta fundación obedeció a rechazar la propuesta de universidades norteamericanas como Standford y Princeton quienes se le acercaron proponiéndole preservar y custodiar su archivo personal y estimo que eso privaría del conocimiento de su acervo por muchos compatriotas. La escritora prefirió dejarlo aquí.

Como observa el lector, dos fundaciones culturales con sentidos distintos, una dirigida para una élite que apuesta al olvido; otra para la gente común. Una ostenta el patrimonio intelectual del literato cuyo acceso es un derecho, parafraseando a su director, para “escritores de primera o segunda categoría” solamente. En otra, la mujer de letras quiere que la cultura sea vivencial para todos. Dos lecciones. La primera estimula que la filantropía siga percibiéndose esnobista, la otra muestra que “nos pertenecemos” y puede existir perpetuidad.

Desde el Consejo Directivo

El Presidente del Directorio manifestó que es preocupante la situación de la muy posible extinción de la vaquita marina y que es importante reconocer el esfuerzo sin descanso que por décadas ha venido realizando el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés). El actor Leonardo DiCaprio pidió al presidente Peña Nieto intervenir a fin de tener medidas más severas. Quién sabe si todavía hay tiempo, pero estos problemas tienen que manejarse de manera integral y no solo con medidas restrictivas. Desde el punto de vista social la metodología de intervención adecuada era la propuesta de la metodología de las redes de impacto colectivo.

El Tesorero llamó la atención respecto a que la nota publicada en La Jornada Aguascalientes (21 de mayo) donde se señala que en el más reciente informe de actividades de la Fundación IMSS, se reportó un aumento de donaciones recibidas que se incrementó en 47% pasando de 86 millones de pesos a 126 millones. No cabe duda del relevante papel que está haciendo su Directora, Patricia Guerra Menéndez, tanto para beneficiar al Instituto como a sus Derechohabientes pero no queda clara en la información cuáles son sus fuentes de donantes.

La Secretaria de la organización reflexionó respecto a la percepción de la organización humanitaria Amnistía Internacional que registra niveles inéditos de violencia contra activistas y defensores de derechos humanos. Amnistía Internacional presentó una nueva campaña “Valiente”, que tiene como objetivo contribuir a disminuir los ataques contra las personas que defienden esos derechos por lo que está dirigida a otros gobiernos a fin de garantizar que asuman sus responsabilidades de brindarles seguridad.

El Director de la organización señaló que se tenía ya un buen rato de no tener noticias de la Fundación Soriana, quien ha vuelto a la luz. Recién entregó un donativo por un monto de 1 millón 197 mil pesos para apoyar un proyecto de educación musical que lleva a cabo la organización Dibujando un Mañana. Una muy buena alianza.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Emilio Guerra

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact