Noticias RSE

Semana laboral de 4 días: España planea pagar para probarla

Semana laboral de 4 días: España planea pagar a empresas por probarla

¿Considerarías probar una semana laboral de 4 días en tus modelos de trabajo o sería una locura? Te contamos cómo funciona.

La semana laboral de 4 días lleva años cobrando impulso: una empresa tras otra, incluso una ciudad entera de Suecia ha experimentado con la reducción de la jornada laboral por el mismo salario y ha descubierto que los empleados son más productivos y están más contentos.

Inc.com comenta que ahora parece que todo un país está dispuesto a poner a prueba la idea, ya que España está por anunciar el primer plan nacional para probar esta política.

Los detalles están todavía en fase de elaboración: semana laboral de 4 días

“Aunque los detalles exactos del proyecto piloto se concretarán con el Gobierno, la propuesta actual es un proyecto de 50 millones de euros que permitiría a las empresas probar la jornada reducida con un riesgo mínimo. Los costes de la incursión de una empresa en la semana laboral de cuatro días, por ejemplo, podrían cubrirse al 100% el primer año, al 50% el segundo y al 33% el tercero”, informa The Guardian.

Semana laboral de 4 días

“Calculamos que podrían participar unas 200 empresas, con un total de entre 3,000 y 6,000 trabajadores”, comenta Héctor Tejero, del partido de izquierda Más País, impulsor del proyecto piloto. “Las únicas líneas rojas son que queremos que haya una verdadera reducción de la jornada laboral y que no haya pérdida de salario ni de puestos de trabajo”. El Gobierno espera poner en marcha el plan en otoño.

¿Es esto brillante? Hablamos sobre la semana laboral de 4 días

Los datos de pruebas anteriores sugieren que existe un argumento comercial sólido para las semanas laborales de cuatro días. Por ejemplo, cuando Microsoft puso a prueba una semana laboral reducida entre 2,300 trabajadores en Japón, observó un aumento del 39.9% en la productividad y un ahorro de costes relacionado con el menor uso de espacio de oficina. La friolera del 92% de los empleados dijo que les gustaba el nuevo horario.

La pandemia no ha hecho más que reforzar los argumentos a favor de la reducción de las semanas de trabajo. Nuestro abrupto cambio al trabajo a distancia demostró que la habitual carrera de 40 horas semanales en la oficina no era tan difícil de cambiar después de todo.

Además, trabajar desde casa permitió a muchos trabajadores disfrutar de un estilo de vida más flexible.

Semana laboral de 4 días España: planea pagar para probarlas

Y luego están las ventajas de una semana laboral más corta:

Los beneficios climáticos de la reducción de los desplazamientos, un lugar de trabajo más acogedor para los que tienen responsabilidades de cuidado y, como señaló la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, cuando se pronunció a favor de una semana laboral de cuatro días, un impulso para el maltrecho sector de la hostelería cuando los trabajadores tienen más tiempo para el ocio.

… ¿o una locura?

Sin embargo, los críticos han señalado los posibles problemas que podría acarrear el cambio a una semana laboral de cuatro días. Algunos expertos, por ejemplo, temen que aunque los trabajadores puedan ser igual de eficaces con menos horas a corto plazo, las semanas laborales más cortas podrían restar tiempo para la formación, el aprendizaje y el tipo de pensamiento global que conduce a la innovación a largo plazo.

Semana laboral de 4 días

Otros proponen ajustes a la idea. El profesor de Wharton Adam Grant ha argumentado que acortar la jornada laboral para que termine a las 3:00pm sería mejor que recortar un día por completo.

Luego está, por supuesto, la objeción de la vieja escuela de que cuando se trata de trabajo y productividad, más es realmente más. “Salir de la crisis requiere más trabajo, no menos”, afirma Ricardo Mur, de la CEOE, según The Guardian.

Lo cual suena como a muchos líderes. Esto, combinado con la incapacidad general del gobierno federal para ponerse de acuerdo en casi todo, hace que sea difícil imaginar un plan de este tipo en diversos países corto plazo. Pero, empresa por empresa, el cambio progresivo podría llegar a más lugares; algunos datos extraídos de las listas de empleo sugieren que ya lo está haciendo.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]