El empleo de 13 millones de personas en la industria automotriz está en riesgo, ¡te contamos!

Erradicar el cambio climático es una de las prioridades tanto para empresas como para gobiernos, por esa razón están tomando medidas para disminuir los agentes emisores de contaminación.

En esta línea la Unión Europea reducirá las emisiones de carbono e impulsará a las  automotrices para producir más autos eléctricos. Se trata de una acción que suena positiva, sin embargo, según el jefe de la automotriz francesa PSA al periódico Le Figaro, ese plan amenazará a 13 millones de empleos en la industria automotriz europea, además beneficiarán a Asia.

De acuerdo con datos de Forbes, el Parlamento Europeo y los países de la Unión Europea cerraron un acuerdo en diciembre para reducir las emisiones de los autos en 37.5% para 2030, comparado con 2021, y en 31% de las camionetas.

“Esto pone en riesgo los empleos de 13 millones de personas en la industria y podría desestabilizar algunas de nuestras sociedades europeas”, dijo el presidente ejecutivo de PSA, Carlos Tavares.

Según algunos medios internacionales, Tavares «carga contra las decisiones de la Comisión Europea y del Parlamento Europeo, que obligarán a reducir en un 40 % las emisiones contaminantes para 2030, y advierte de las consecuencias».

Reducir emisiones amenaza empleos en Europa

Tavares, dirige también la Asociación de Manufactureros de Automóviles de Europa. Él elogió los planes para alentar a la industria europea de las baterías de autos eléctricos y reducir la dependencia de las automotrices de la Unión Europea en los rivales asiáticos, construyendo dos nuevas fábricas de baterías.

«La corrección de la trayectoria de la industria ha tenido un éxito perfecto», ironiza, antes de añadir: «¿Queremos ir más lejos todavía? ¡Muy bien! Las empresas se adaptarán. Pero eso pone en riesgo a los 13 millones de personas que trabajan en nuestra industria y desestabilizará muy seguramente nuestras empresas europeas».

Además dijo que los grandes jugadores como Bosch habían estudiado el proyecto y consideraban que no sería rentable.

También mencionó que PSA  lo había mirado pero que los costos iniciales de capital eran enormes y localizar la industria de baterías podría ser difícil dentro de las actuales restricciones regulatorias de la región.

“Si las automotrices europeas no venden suficientes vehículos eléctricos para 2020, 2025 y 2030, quedarán en la ruina por las multas. Esto nos fuerza a reservar volúmenes significativos de baterías con proveedores asiáticos, que nos esperan con una sonrisa grande”.

Para Tavares, cuando llegó a PSA en 2013, el mercado chino era visto como la última esperanza de la compañía pero de hecho ahora la automotriz hace el 80% de sus ventas en Europa.

Para él, el pronunciamiento de la Eurocámara que formalizó el objetivo de recorte de emisiones «es un voto contra la industria europea» y «una revancha» que conduce a «un callejón sin salida y será muy doloroso».

«Los ciudadanos desconfían de los políticos, los políticos desconfían de las empresas, las empresas desconfían de los políticos. Esta desconfianza de todos es el fundamento de la decadencia de Europa. Y mientras tanto, las otras regiones avanzan

El ejecutivo declara también que China es un mercado muy difícil para PSA, por ello la compañía tiene problemas para entender el mercado, las expectativas de los clientes y la forma de pensar de sus socios estatales.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.