Algunas empresas fomentan entre sus colaboradores y familias, prácticas y jornadas de reforestación voluntaria. ¡Te presentamos este ejemplo!

Desde hace miles de años los árboles forman parte de nuestro entorno, estos fabulosos regalos de la naturaleza son indispensables para que nuestros pulmones reciban el oxígeno suficiente.

Una de las mejores experiencias que puede disfrutar un ser humano es plantar un árbol, ya que ayudar a conservarlos y cuidarlos beneficia directamente en nuestras vidas en el ámbito ecológico, social y económico.

Para que fuera posible la preservación del medio ambiente en México, en 1959 el gobierno instauró en todo el mes de julio la Fiesta del Bosque. Esto significa que todos los años, durante este mes, se llevan a cabo acciones que enaltecen a nuestros ecosistemas: las actividades consisten en restaurar y ampliar zonas boscosas.

Otra de las tareas que se realizan con motivo de esta celebración, es el Día del Árbol, el cual se festeja el segundo jueves del mes de julio de cada año. En el marco de esta conmemoración, diversas organizaciones y empresas se reúnen para realizar actividades favorables.

¿Qué sucede cuando siembras un árbol?

Cuando siembras un árbol, además de vivir una experiencia única y estar en contacto con la naturaleza, contribuyes con el medio ambiente de una manera considerable, porque aunque parezca pequeña, estás haciendo una gran labor.

Por otro lado, la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) afirma que los árboles proporcionan numerosos servicios ambientales, así como bienes y servicios. A continuación te decimos algunos de ellos:

  • Captación de agua.
  • Producción de oxígeno.
  • Conservación de la biodiversidad y el hábitat de los animales.
  • Disminución del calentamiento del planeta.
  • Protección del suelo y reducción de la erosión.

Por ejemplo, los árboles grandes y frondosos ayudan en zonas urbanas como la Ciudad de México a lo siguiente:

  • Proteger del ruido.
  • Regular la temperatura.
  • Fungir como barreras contra el viento.
  • Dar sombra y privacidad.
  • Mejorar el paisaje.
  • Retener contaminantes.

¿Cómo se activan las empresas en este festejo?

Durante esta celebración, algunas empresas fomentan entre sus colaboradores y familias, prácticas y jornadas de reforestación voluntaria, esto con el fin de reafirmar la cultura de la preservación del medio ambiente.

En días pasados, con el motivo de celebrar el Día del Árbol, cerca de 30 voluntarios de la empresa Aldesa se dieron cita en el Ejido Magdalena Petlacalco, situado en la alcaldía de Tlalpan. Ahí se llevó a cabo la primera jornada de reforestación y rehabilitación de esta zona en la Ciudad de México. Cabe resaltar que Aldesa es un grupo de construcción dedicado al desarrollo de infraestructuras de obra civil y edificación, que además opera en el sector industrial y actividades inversoras: energías renovables, inmobiliaria y concesiones. 

El lugar en donde se llevó a cabo la reforestación cuenta con 600 hectáreas en total, el área que se vio beneficiada fue aproximadamente de 8 hectáreas. Éstas estuvieron a cargo de los voluntarios de Aldesa y otras empresas que convocó la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

Donación en especie

Además de la reforestación, una vez que los voluntarios terminaron sus actividades, el equipo de Aldesa hizo una pequeña donación a CONAFOR del material que fue utilizado como palas de distintos tamaños. El objetivo es que ellos las utilicen cada vez que se lleven a cabo jornadas de reforestación o rehabilitación en las zonas que atiende esta comisión.

Fue la primera vez que algunos voluntarios de Aldesa realizaron esta satisfactoria labor, cada uno, al lado de sus familias lograron reforestar cerca de 10 árboles, lo que resultó una experiencia inolvidable, más aún cuando se les enseñó todo lo que sucede cuando siembras un árbol.

Los voluntarios de otras empresas y de Aldesa, plantaron alrededor de cuatro mil árboles de la especie Pinus montezumae en la zona, aprovechando la época de lluvia, que incrementa las posibilidades de supervivencia de la flora.

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por la web y otras herramientas que están en la red, amante de la radio y la tecnología.