Ambiental Gobierno Noticias RSE

¿Qué hay detrás del incendio del mar en Campeche, desde el punto de vista de la sostenibilidad?

¿Qué hay detrás del incendio del mar en Campeche desde el punto de vista de la sostenibilidad?
Escrito por Corinna Acosta

Incendio del mar en Campeche: ¿Debería la afiliación al Estado permitir a una empresa eludir la responsabilidad y el escrutinio de los stakeholders?

Hace unos cuantos días, el océano estaba en llamas, se produjo un incendio del mar en Campeche. Una fuga de gas en una plataforma de perforación petrolífera operada por la compañía petrolera estatal mexicana Pemex se incendió en el Golfo de México y tardó más de cinco horas en extinguirse.

De acuerdo con Eco-Business, a pesar del evidente impacto medioambiental de esta calamidad, su cobertura mediática fue más bien escasa y las noticias se difundieron principalmente a través de las comunidades de Internet y las redes sociales.

¿Recuerdan el revuelo que se armó en torno a la Deepwater Horizon de BP? ¿Qué hay de diferente esta vez? Seguramente, si BP, Exxon o Shell estuvieran implicadas, habríamos visto titulares diferentes:

Los accionistas exigirían una investigación independiente, las puntuaciones de ASG se deteriorarían y los directivos se enfrentarían a una serie de incómodas entrevistas en televisión. Pero la cuestión es que Pemex es una empresa estatal, lo que significa que la comunicación es bastante diferente. Por ejemplo, el regulador de seguridad petrolera de México, “ASEA”, insistió en que el incendio “no generó ningún derrame”…

Casi parece que Pemex —como muchas otras empresas estatales— ha obtenido una tarjeta de salida de la cárcel. Pero, ¿debería la afiliación con el Estado permitir a una empresa escapar a la responsabilidad y al escrutinio de los stakeholders?

Sabemos a qué atenernos, sobre todo si tenemos en cuenta el importante impacto de las empresas públicas en los esfuerzos globales de sostenibilidad.

¿Qué hay detrás del incendio del mar en Campeche? ¿Qué nos dicen los datos?

Existe la idea de que la motivación política y la supuesta corrupción de los dirigentes de las empresas públicas suelen dar lugar a una mala gestión, pero los datos disponibles en la actualidad cuentan sorprendentemente una historia muy diferente.

Según los datos de Arabesque S-Ray —proveedor de datos global que se centra en soluciones de datos y asesoramiento mediante la combinación de macrodatos y medio ambiente, social y gobernanza (ESG)— las empresas con una importante participación estatal obtienen una alta puntuación en las calificaciones agregadas de ASG y CG.

Por ejemplo, la empresa energética rusa Gazprom obtiene una puntuación de 81/00* en las categorías de ASG ponderadas por su importancia. Incluso desde un punto de vista sectorial, la empresa se encuentra entre el 10% más alto.

Aunque los datos nunca están exentos de sesgo (piénsese en la inclinación hacia las empresas de gran capitalización en la disponibilidad de datos) y puede que lo anterior le resulte difícil de creer, los investigadores de Arabesque S-Ray no son los únicos que añaden a las empresas públicas al grupo de líderes mundiales en sostenibilidad.

Los resultados recientes de un estudio de UN PRI, en el que se agregaron las calificaciones y puntuaciones de varios proveedores de datos ASG, muestran una conclusión similar:

Históricamente, las empresas estatales siguen obteniendo mejores resultados en cuestiones medioambientales, lo que sugiere que la propiedad estatal promueve el compromiso medioambiental, en lugar de que los gobiernos elijan y mantengan empresas ecológicas y se deshagan de empresas contaminantes por conveniencia política.

Estudio de UN PRI

Sólo cuando uno se aventura por debajo de la superficie de las puntuaciones agregadas de sostenibilidad, se muestran las grietas de la pulida imagen de sostenibilidad de las empresas públicas. Utilizando la puntuación de temperatura de Arabesque S-Ray para profundizar en el tema de los datos de emisiones, dos de las pocas empresas públicas que cotizan en bolsa, Gazprom y Saudi Aramco, están todo menos alineadas con los objetivos de 2°C establecidos por el Acuerdo de París.

¿Qué podemos hacer?

En cuanto a las empresas que cotizan en bolsa, lo anterior plantea la cuestión del uso de las puntuaciones de sostenibilidad agregadas. ¿Qué beneficio aportan si los grandes contaminadores, como Gazprom, se pintan con los mejores colores de la sostenibilidad? ¿Son las puntuaciones agregadas de sostenibilidad, con sus metodologías de cálculo subyacentes y muy complejas, contraproducentes a la hora de añadir transparencia al comportamiento de las empresas?

La tendencia emergente de puntuaciones de sostenibilidad muy específicas y temáticas, combinada con las respectivas estrategias de inversión, nos abre la puerta a poder mirar más allá de la superficie de lo que nos dice una puntuación ASG.

En el ámbito privado, las cosas son un poco diferentes. Por ejemplo, Pemex, mencionado en el titular anterior, tiene un total de 105,000 millones de dólares de deuda emitida, lo que convierte a la empresa en un emisor relativamente importante de deuda de mercados emergentes. En consecuencia, la empresa se encuentra en una posición en la que las preocupaciones y la presión de los inversores no son muy diferentes a las de las empresas que cotizan en bolsa.

Afortunadamente, existe un compromiso de colaboración a nivel privado llevado a cabo por iniciativas como ClimateAction100+ (que está colaborando activamente con Pemex) para fomentar la responsabilidad a nivel estatal.

Arabesque es un grupo global de empresas de tecnología financiera que ofrece servicios de inversión, asesoramiento y datos sostenibles a través de capacidades avanzadas de ASG e IA.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario