Noticias

Próxima meta de Starbucks cero desechables ¿podría ser?

Próxima meta de Starbucks cero desechables ¿podría ser?

Un proyecto en Seattle ofrecerá a los clientes tazas reutilizables, mientras Corea del Sur, eliminará por completo los vasos de un solo uso.

¿Sabías que si te tomas una taza de café en algunas tiendas Starbucks de Seattle, ahora tienes la opción de pedirlo en un vaso reutilizable para llevar? El vaso tiene un aspecto similar al de los vasos de plástico de la empresa para bebidas frías, pero está diseñado para ser lo bastante resistente como para reutilizarlo repetidamente:

Cuando un cliente devuelve un vaso, se limpia, se esteriliza y está listo para el siguiente cliente en 48 horas.

Por supuesto, las tazas reutilizables —típicamente en forma de tazas de cerámica— no son innovadoras para una cafetería. (Starbucks también ofrece tazas “para aquí”, aunque los baristas rara vez parecen sugerirlas, y los clientes rara vez las solicitan; las tazas reutilizables también se prohibieron temporalmente a causa de la pandemia).

Pero en un mundo en el que la mayoría de los clientes esperan salir por la puerta con su café e incluso las personas que tienen tazas de viaje reutilizables pueden olvidarse de llevarlas, el sistema es otra opción. Y es algo que la empresa tiene previsto extender. En Corea del Sur, las 1,500 tiendas eliminarán los vasos de un solo uso en los próximos cuatro años para tener en Starbucks cero desechables.

Starbucks cero desechables

Starbucks cero desechables

Fast Company comenta que en el proyecto piloto de Seattle, los clientes que eligen el vaso reutilizable pagan un depósito de 1 dólar. Tienen la opción de devolver el vaso a un quiosco de autoservicio que escanea un código y les devuelve el depósito, junto con puntos de recompensa.

Una empresa llamada Go Box recoge los vasos para su limpieza. Si alguien se lleva el vaso a casa, puede programar una recolección por parte de Ridwell, una empresa que recoge artículos difíciles de reciclar en un contenedor situado junto a la puerta de casa.

El proyecto piloto, que comenzó el 30 de marzo, durará hasta finales de mayo. No está claro a dónde llevará; después de probar un piloto de tazas reutilizables en el aeropuerto londinense de Gatwick en 2018, la compañía decidió no hacer la práctica permanente. Pero las tiendas de Starbucks en Corea del Sur comenzarán a desplegar un programa similar este verano; para 2025, todas las tiendas del país dejarán de ofrecer vasos desechables.

Mientras que Starbucks se propone reducir a la mitad la cantidad de basura que envía a los vertederos para 2030, la medida en Corea del Sur también está impulsada por la política nacional. En 2018, el país prohibió los vasos de plástico para los clientes de los restaurantes, y en 2020, los legisladores presentaron un proyecto de ley que obligará a los restaurantes de comida rápida y a las cafeterías a cobrar a los clientes un depósito por los vasos desechables.

Próxima meta de Starbucks cero desechables ¿podría ser?

En Estados Unidos, la propuesta de ley Break Free From Plastic Pollution (Libérese de la Contaminación por Plástico) exige que se prohíban los artículos de un solo uso que no sean reciclables o compostables, y dado que los vasos de café de papel de Starbucks aún no son reciclables o compostables en la mayoría de los locales, es probable que se incluyan en la prohibición. Los activistas están presionando para que la empresa también actúe voluntariamente con mayor rapidez en Estados Unidos y en el resto del mundo.

La decisión de Starbucks de poner fin a su dependencia de los materiales de usar y tirar y de poner en marcha un programa de reutilización en Corea del Sur es el tipo de enfoque que hemos estado esperando ver.

Pero la empresa no debe detenerse aquí, sobre todo porque la mayor parte de la huella de plástico de Starbucks no se limita a Corea. No hay ninguna razón por la que Starbucks no pueda ampliar esta misma tecnología de quioscos reutilizables a sus tiendas en Estados Unidos y en todo el mundo para garantizar un impacto mucho mayor lo antes posible.

La crisis de la contaminación exige este tipo de soluciones audaces y ya no tenemos tiempo para esperar a ampliarlas en las tiendas de todo el mundo dentro de otros 10 años.

John Hocevar, director de la campaña de los océanos de Greenpeace EE.UU.

¿Logrará ser Starbucks cero desechables?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario