¿Has pensado en reciclar tu ropa? Una forma de hacerlo es con el programa de reciclaje de H&M, pero ¿qué tan bueno es?

Al reciclar la ropa, uno ayuda a reducir la cantidad de recursos naturales necesarios para producir nuevas prendas. De eso se trata el programa de reciclaje de H&M, pero ¿es bueno o…?

El minorista de moda se promociona como un comprador líder de algodón sostenible y poliéster reciclado, y promueve el uso de energía renovable en vallas publicitarias. Sus líneas “Conscious” y “Conscious Exclusive” destacan los materiales reciclados y sostenibles que utilizan.

Vestido de la coleccion COnscious de H&M

¿El programa de reciclaje de H&M sirve?

H&M cree que la moda es demasiado valiosa para terminar en los vertederos. Es por eso que en 2013 lanzó su programa de reciclaje a nivel global. Uno puede dejar sus prendas no deseadas, sin importar la marca y el estado en el que se encuentre, en todas las tiendas de H&M que hay en el mundo.

H&M se compromete a cambiar la manera en que fabrica, usa y desecha la ropa. Demasiada moda termina en los vertederos, pero hasta el 95% de esa ropa podría haber sido reutilizada o reciclada.

El programa de reciclaje de H&M es parte de la estrategia de sustentabilidad de la marca

Pero ninguna marca de moda es 100% responsable.

El programa de reciclaje de H&M ofrece a los clientes un descuento si dejan ropa no deseada en cualquiera de las 4,500 sucursales de la empresa en todo el mundo. Sin embargo, ¿qué sucede con ropa cuando la dejas en H&M?

H&M colabora con una empresa de reciclaje global llamada I:CO, que recoge la ropa donada en las tiendas y la lleva a las plantas de clasificación de todo el mundo. En la planta alemana, por ejemplo, la ropa se mueve alrededor de la fábrica en bolsas suspendidas del techo y clasificadas en aproximadamente 400 categorías diferentes.

Datos del reporte de sustentabilidad de H&M

Alrededor del 60% de la ropa del programa de reciclaje de H&M se reutiliza como prendas de segunda mano y vintage, según Catarina Midby, gerente de Sostenibilidad de la marca en Reino Unido e Irlanda. Lo que no se puede volver a emplear para ropa, se reusa para cosas como paños de limpieza, aislamiento para casas y automóviles, y otros productos.

Pero solo del 5% al 10% de la ropa recolectada se recicla y se transforma en fibras que a la larga creen ropa nueva. El resto se “recicla” en productos de menor valor como el aislamiento. De las marcas de H&M, solo el 7% de los materiales utilizados en la ropa nueva se han reciclado, según el Informe de Sostenibilidad de la compañía de 2016.

Eso se debe en parte a que los textiles se trituran mecánicamente cuando se reciclan, lo que acorta y debilita las fibras. Los fabricantes de textiles generalmente mezclan fibras recicladas con gran cantidad de material virgen para hacer que la tela sea lo suficientemente fuerte como para usarla en la ropa.

Estadisticas del informe de responsabilidad social de H&M y algunas sobre el programa de reciclaje de H&M

Anna Gedda, responsable de Sostenibilidad del grupo H&M, explica de dónde viene la nueva estrategia y cómo se convertirá en realidad en el reporte de responsabilidad social (RSE). Viendo 20 o 30 años en el futuro, necesita una estrategia que ayude a garantizar que el planeta tenga suficientes recursos para funcionar y que le permita usar y producir esos materiales de manera sustentable.

La marca quiere liderar el cambio hacia una industria de la moda circular y renovable y, a la vez, ser una empresa justa e igualitaria. Ese es un gran compromiso y el programa de reciclaje de H&M es solo una parte.

¿Es bueno el programa de reciclaje de H&M?

Desde el lanzamiento del programa de reciclaje de H&M, la compañía dijo que ha recolectado 56,000 toneladas de textiles a nivel mundial, el equivalente a aproximadamente 260 millones de camisetas.

H&M no publica sus cifras de producción, pero una estimación del experto en la industria de la moda de la Universidad de Delaware, Sheng Lu, sugiere que la empresa podría haber vendido hasta 1,300 millones de prendas el año pasado.

Programa de reciclaje de H&M

Según Orsola de Castro, cofundadora de Fashion Revolution, una organización sin fines de lucro que impulsa la transparencia y la sostenibilidad en la industria de la moda, lo que sea que haya recolectado H&M no es nada. De Castro cree que el problema es que están trabajando en la tecnología para reciclar, pero no han logrado recaudar de manera efectiva. No obstante, le otorga crédito a la marca por hacer de la sostenibilidad ambiental una prioridad, por darse cuenta de la magnitud del problema e invertir en eso.

Pero al invitar a los clientes a ayudar a “cerrar el círculo”, H&M insinúa una industria de la moda libre de desechos que no es posible con las tecnologías actuales. Aun así, Catarina Midby de H&M, argumenta que no existe un choque inherente entre los inquilinos de la sostenibilidad y la moda rápida.

Según Midby, para ser realmente sustentable, hay que reducir el consumo, pero la empresa no quiere comprometer la moda para el bien de la sostenibilidad. De Castro no está de acuerdo.

Ejemplo de la campaña Bring It on del programa de reciclaje de H&M

H&M está invirtiendo en nuevas tecnologías

La H&M Foundation donará aproximadamente 7 millones dólares durante cuatro años al Instituto de Investigación de Textiles y Vestimenta de Hong Kong para desarrollar métodos avanzados de reciclaje textil.

Según el CEO del Instituto, Edwin Keh, lo que están explorando son formas alternativas de analizar las cosas y encontrar los métodos para separar por sí mismos los diversos componentes de la indumentaria. El equipo de Keh ha desarrollado una manera de separar las fibras de algodón y poliéster en las telas mezcladas, una separación que no se puede hacer con los métodos tradicionales de trituración mecánica.

El método hidrotermal usa agua, calor, presión y algunos productos químicos para separar los dos materiales mientras se dañan menos las fibras originales. El desafío para el equipo de Keh es mejorar la tecnología para que pueda ser utilizada a escala industrial. Él es optimista y espera comenzar a fabricar a granel el material reciclado para fines del 2018, si es posible.

¿Qué pueden hacer los consumidores respecto al programa de reciclaje de H&M?

El reciclaje de textiles no significa que los consumidores compren ropa y borren el impacto ambiental de su creación así de fácil.

Kate Black, autora del blog y libro de moda sostenible “Magnifeco”, cree que la primera pregunta debería ser: “¿Tengo que comprar esto y es necesario que sea nuevo?”. Luego hay que hacerse preguntas acerca de si puedes obtener lo que estás buscando en una tienda de segunda mano u organizar un intercambio de ropa. Según Black, esta práctica es, tal vez, la nueva manera de comprar.

Blog de sustentabilidad Magnifeco

Su consejo es tratar bien a las prendas, lavarlas en agua fría y dejar que se sequen naturalmente para ahorrar energía y hacer que duren más. Cuando ya no uses la ropa, no la tienes que tirar. Incluso si la mayoría de la ropa no se puede reciclar en prendas nuevas, se puede convertir en harapos o triturar para aislarla.

Estudios sobre el consumo de ropa

Según McKinsey, la producción mundial de ropa se ha duplicado entre el 2000 y 2014. En cinco grandes países en desarrollo (Brasil, China, India, México y Rusia), las ventas de prendas de vestir crecieron ocho veces más rápido que en Canadá, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos. Según McKinsey & Company, el precio promedio de los bienes de consumo ha aumentado aproximadamente un 55% en los últimos 20 años en los Estados Unidos, pero el precio de la ropa en realidad ha disminuido ligeramente y el consumo ha aumentado.

Cambios en precios de productos segun un informe de McKinsey & Company

Los métodos de reciclaje como la trituración o la digestión química funcionan mal. No hay mercados lo suficientemente grandes como para absorber el volumen de material proveniente de este reciclaje. Como resultado, casi tres quintos de toda la ropa producida termina en incineradores o vertederos después de un año de haber sido fabricados. Alemania supera a la mayoría de los países, recolectando casi tres cuartas partes de toda la ropa usada, reutilizando la mitad y reciclando una cuarta parte. En otros lugares, las tasas de recolección son mucho más bajas: 15% en los Estados Unidos, 12% en Japón y 10% en China.

Los métodos de producción que son más sostenibles pueden costar un poco más, pero también estimulan la innovación y protegen a las empresas de los shocks en la cadena de suministro y los riesgos de reputación, lo que resulta en una mayor capacidad de recuperación y rentabilidad.

¿Qué te parece el programa de reciclaje de H&M? Te leemos en los comentarios.

 

Acerca del autor

Daniela Lazovska