Entendiendo la Responsabilidad Social Género

Por qué las mujeres ganan menos que los hombres

Por qué las mujeres ganan menos que los hombres

Brecha salarial: ¿Por qué las mujeres ganan menos? ¡Te decimos!

De acuerdo con Joseph Conrad, ser mujer es una tarea muy difícil, ya que consiste principalmente en tratar con hombres. Quizá no se refería precisamente a la siguiente problemática, pero su frase sin duda puede aplicarse al hecho de que las mujeres todavía ganan mucho menos que los hombres, a pesar de décadas de igualdad de pago estipulada en las leyes. ¿Por qué se siguen dando casos de inequidad financiera?

¿Qué es la brecha salarial?

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), la brecha salarial de género se define como la diferencia entre la media de ingresos de hombres y mujeres, con relación a la media de ingresos de los hombres.

Esta brecha existe cuando hombres y mujeres reciben distintos pagos por realizar trabajo de un valor igual o comparable. La brecha salarial de género es, a la vez, causa y consecuencia de la inequidad de género.

¿Cuáles son las razones para la brecha salarial?

  • Género, edad, nivel y tipo de educación, experiencia laboral, antigüedad en el empleo, número de hijos, estado civil, origen étnico, región, raza, estado migratorio, religión.

Las mujeres negras y hispanicas experimentan las mayores brechas salarias

  • Tipo de contrato, horario laboral (tiempo completo o medio tiempo) y condiciones, ocupación, estatus del trabajo.

La lista es demasiado larga.

Esta es la historia de Meghan, una mujer en Reino Unido con dos hijos. Ella siempre quiso ser mamá, pero también quería una carrera y trabajó duro por ello, obteniendo un título en Economía y Contabilidad, y trabajando en una empresa de contabilidad en Londres. Cuando su hija nació, tuvo que elegir entre su carrera y la maternidad. Después de que su jefe le rechazó un horario de trabajo flexible, renunció. Seis años después empezó a trabajar como niñera, ganando una fracción de su salario anterior. Meghan dijo que un papel profesional en contabilidad habría sido mejor para su familia, pero encontrar uno con horas que funcionen para una madre soltera parece imposible.

Historias como esta resumen el «castigo de la maternidad» a las carreras de las mujeres. Es la principal razón por la que la brecha salarial entre hombres y mujeres en los países ricos ya no se está estrechando. Los empleadores ven las largas horas como un signo de compromiso.

Estudios que responden la pregunta por qué las mujeres ganan menos

En los países de ingresos altos y medios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el salario promedio de una mujer que trabaja a jornada completa es del 85% en comparación con la de un hombre.

¿Por qué ellas tienen un sueldo menor? Esto no tiene nada que ver con que los empleadores le paguen a una mujer menos de lo que habrían pagado a un hombre en el mismo puesto. Economist hizo un análisis detallado para responder la pregunta por qué las mujeres ganan menos.

Brecha salarial entre hombres y mujeres

Datos de 25 países recogidos por Korn Ferry muestran que las mujeres ganan el 98%, tanto como los hombres que hacen el mismo trabajo para el mismo empleador. La verdadera razón es doble. Las mujeres superan a los hombres en puestos con salarios más bajos y pocas posibilidades de ascenso. Los hombres y mujeres están segregados entre ocupaciones e industrias; aquellos en los que predominan las mujeres pagan menos.

Por que las mujeres ganan menos que los hombres segun Korn Ferry

Solo una quinta parte de los altos ejecutivos de los países del G7 son mujeres. En toda la Unión Europea (UE), los supervisores tienen más probabilidades de ser varones, incluso cuando la mayoría de ellos son hombres. Casi el 70% de las trabajadoras de la UE ocupan puestos de trabajo en los que al menos el 60% de los colaboradores son del género femenino. Las cuatro principales profesiones realizadas por las mujeres estadounidenses son maestras, enfermeras, secretarias y ayudantes de salud, con al menos el 80% de ocupación.

Los empleos dominados por mujeres tienen un estatus y un salario más bajos. Las maestras de primaria de la OCDE ganan el 81% del promedio de los trabajos de posgrado. Las enfermeras ganan menos que los oficiales de policía; las de limpieza menos que los cuidadores. Los menores sueldos de las mujeres significan que después de divorciarse o quedarse viudas, a menudo terminan desempleadas y pobres.

Las mujeres tienen mayor probabilidad de quedar desempleadas que los hombres

Hombres en profesiones de mujeres

Un estudio de 12 países europeos concluyó que entre 1995 y 2010 la proporción de mujeres trabajadoras en la mayoría de las ocupaciones cambió poco. Un patrón similar existe en Australia.

Todas las personas son libres de estudiar lo que quieren y la discriminación en el trabajo ha estado prohibida durante décadas, pero eso no ha ayudado a cambiar las cosas. Las mujeres siguen ganando menos que los hombres.

Una investigación en Canadá ha comparado las reacciones a los anuncios de los mismos empleos que usaron palabras estereotípicamente masculinas (líder, competitivo, etcétera) o femeninas (apoyo, interpersonal y comprensión). Las mujeres encontraron que los trabajos «masculinos» eran menos atractivos, pero no porque se sintieran incapaces de hacerlo, sino porque las palabras usadas eran señal de un lugar de trabajo dominado por hombres, donde ellas no pertenecían.

Yo diría que no existe un trabajo que una mujer no pueda hacer, sin embargo, muchos no estarían de acuerdo. Cuando se trata de campañas que animan a las niñas a entrar en el mundo de ciencia e ingeniería, encontramos muchas.

Campaña #ILookLikeAnEngineer para animar a las mujeres de trabajos que se cree que son solamente para los hombres

No obstante, las campañas para que los niños estudien para maestros o enfermeros son pocas. Los hombres que se convierten en enfermeros a menudo no se quedan en ese puesto mucho tiempo y son molestados por sus amigos porque se supone que hacen el trabajo de una mujer.

Campaña para animar a hombres que trabajen como enfermeros

Campaña para animar a hombres que trabajen como enfermeros

Marius Malmo del Hospital de la Universidad de Stavanger en Noruega, explica que, después de no haber ingresado en la Academia de Policía, un oficial le sugirió la enfermería. Él decidió intentarlo durante un año antes de intentarlo de nuevo en la Academia, pero se enamoró de la enfermería y se quedó porque le gustaron los cuidados intensivos y los quirófanos, ya que ahí «está la acción».

Otra campaña para animar a los hombres que entren en la profesion de enfermeria

¿En qué momento ocurre la brecha salarial?

Los datos de Gran Bretaña muestran que la edad en la que el salario de las mujeres comienza a caer por detrás de los hombres es la etapa en la que suelen tener su primer hijo. Claudia Goldin de la Universidad de Harvard ha encontrado un patrón similar para las mujeres con estudios universitarios.

Estadisticas sobre la brecha salarial en Gran Bretaña

Una encuesta reciente hecha por The Economist y YouGov en América, Australia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y países escandinavos midió cómo los niños afectan las horas de trabajo. De las mujeres con niños en el hogar, el 44-75% había reducido su escala laboral después de convertirse en madres, trabajando menos horas o cambiándose a un trabajo menos exigente, como uno que requiera menos viajes u horas extras. Solo el 13-37% de los padres dijeron que lo habían hecho, de los cuales más de la mitad dijo que su pareja también había bajado la escala.

Cuando las mujeres dan prioridad al cuidado de los niños pequeños, se quedan atrás. Un reciente estudio estadounidense puso «el castigo de maternidad» –es decir, el promedio por el cual los salarios futuros de las mujeres caen– en un 4% por niño, y un 10% para las mujeres blancas más calificadas y con más ingresos. Los salarios de una madre británica caen un 2% por cada año que está fuera de la fuerza de trabajo, y en un 4% si tiene buenas cualificaciones de la escuela.

Jennifer Young, una madre estadounidense con un título en Ingeniería Mecánica, había estado fuera de la fuerza laboral durante 13 años cuando Cummins, una empresa de ingeniería, le ofreció una pasantía de reingreso el año pasado.

Algunas nuevas madres dejan sus trabajos porque prefieren ser las principales cuidadoras de sus hijos. En muchos países la opinión común es que tener una madre trabajadora es perjudicial para los pequeños en edad preescolar. Casi un tercio de las mujeres que trabajan en Gran Bretaña dicen que están sobrecalificadas para su trabajo, en comparación con menos de un cuarto de los hombres. En los Estados Unidos, solo el 15% de las mujeres con títulos de posgrado en ciencias e ingeniería, que son escasos, fueron empleadas en su especialización en 2011, comparado con el 31% de los hombres.

Ayudar a las madres significa ayudar a los padres

Que los hombres suelen ser mejor pagados que las mujeres que se encuentran en una etapa similar en su vida laboral, ayuda a explicar por qué es generalmente la madre la que sacrifica su carrera por el bien de los niños.

Algunos países permiten que los hombres tomen tiempo para cuidar a sus hijos después de nacer, pero muy pocos padres aprovechan ese beneficio.

Tim Rutherford-Johnson, un británico que cuidaba tiempo completo a sus hijos cuando eran pequeños, dijo que en el patio de recreo solía anunciar que era un padre que se quedaba en casa y eso lo hacía sentir como si hubiera un gran signo de interrogación sobre su cabeza.

Un padre holandés dijo que incluso Google está en su contra porque al buscar «consejo sobre combinar la paternidad con el trabajo», el buscador preguntó si lo que en realidad quería buscar era «maternidad y trabajo».

¿Por qué las mujeres ganan menos que los hombres en México?

A México le falta un largo camino por recorrer para llegar a la igualdad de género. El 47% de las mujeres está dentro de la fuerza laboral, pero existe una enorme brecha salarial que no se ha podido superar, aseguró la directora de la OCDE, Gabriela Ramos, al destacar que la equidad de género no es un asunto de feminismo, sino de inclusión y desarrollo económico.

Según la OCDE, en promedio, la brecha salarial de género es del 17% en México, lo que equivale a que una mujer tenga que trabajar casi 15 meses para ganar lo que un hombre percibe por laborar un año.

Brecha salarial en Mexico por que las mujeres ganan menos que los hombres

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), esta diferencia es mucho más pronunciada en el caso de mujeres que son madres, para quienes asciende hasta un 33.2%.

La desigualdad de salarios que reciben hombres y mujeres por el mismo trabajo colocó a México en el lugar 128 (de 144 países). La clasificación es del Foro Económico Mundial, organismo que observó mayor equidad en naciones de África y Centroamérica este 2017. Entre 2015 y 2016, México pasó del puesto 71 al 66 de acuerdo al promedio obtenido en cuatro rubros: educación, salud, economía y política. Las mujeres participan más, sí, pero aún no al nivel de los hombres en la vida laboral del país, de acuerdo con Starmedia.

Womerang hizo la campaña #EqualPayDayMéxico con el objetivo de generar conciencia acerca de la brecha salarial de género y sus causas.

La OIT ha señalado que con las tendencias actuales se necesitarán más de 70 años para que la desigualdad salarial por motivo de género se vea de otra manera.

¿Qué se puede hacer para ayudar a cambiar la brecha salarial?

En la familia

  • Educar a los hijos sin limitantes de estereotipos de género.
  • Impulsar a las niñas a alcanzar sus metas y superar retos, así como aplicar las reglas de casa a niños y niñas por igual, sin distinción de género.
  • Brindar a niños y niñas un espacio seguro para que puedan expresar sus emociones en todo momento.
  • Motivar a la niñas a hacer lo que verdaderamente les gusta, animarlas a aprender de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas desde temprana edad, que sean ellas las que elijan lo que quieren ser en la vida.
  • Enseñar que no existe tal cosa como una carrera de hombres o de mujeres.

En el trabajo

  • Empezar a hablar abiertamente acerca de las responsabilidades del cuidado hacia la familia.
  • Denunciar el sexismo.
  • Alertar a los directivos sobre el riesgo de no contar con la perspectiva de las mujeres en la mesa de discusión, tanto por lo que puede afectar a la empresa en sus resultados financieros como por lo que significa para los bienes y servicios que ofrece a un mercado de hombres y mujeres, y evitar así que carezcan precisamente de la aportación y del talento femeninos.

Numerosos estudios lo han confirmado: en promedio, en muchas partes del mundo, los hombres siguen cobrando más que las mujeres.

¿Es solo discriminación o mucho más que eso? ¿Cuántas mujeres, entre las que conoces, son jefas? ¿Y cuántos hombres? ¿Crees que las campañas ayudan a cambiar las cosas? Te leemos en los comentarios.

 

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact