Ambiental Gobierno Noticias RSE

Plan de combustibles fósiles para países: ¡Lo que define a una nación responsable!

Plan de combustibles fósiles para países: ¡Lo que define a una nación responsable!
Escrito por ExpokNews

Australia afirma que los sumideros naturales del país compensan sus emisiones. ¿De qué va el plan de combustibles fósiles para países?

Los nuevos objetivos de emisiones de Arabia Saudí y Australia, dos de los mayores productores de combustibles fósiles del mundo, llegarán justo a tiempo para las conversaciones mundiales sobre el clima en Glasgow.

Ambos países se comprometerán a reducir las emisiones nacionales a cero para mediados de siglo, aunque se espera que ambos continúen exportando combustibles fósiles durante las próximas décadas.

Plan de combustibles fósiles para países

De acuerdo con The Conversation, para los dirigentes de los países y gobiernos productores de combustibles fósiles, las cumbres de la ONU sobre el clima son un regalo para las relaciones públicas. Consiguen hablar de sus compromisos con un futuro verde y limpio sin que se les pida cuentas por su desproporcionado papel en el fomento del problema.

Es difícil para los expertos, y mucho más para el ciudadano medio, distinguir la realidad de la ficción. Dado que sólo se contabilizan las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero a efectos de las negociaciones climáticas de la ONU, la quema de combustibles fósiles exportados cuenta para las emisiones del país importador.

Por consiguiente, el papel que desempeñan los principales exportadores de combustibles fósiles, como Arabia Saudí (petróleo y gas natural) y Australia (carbón y gas natural), en el fomento del calentamiento global no se refleja con exactitud en las conversaciones.

A diferencia de algunos ámbitos de cooperación internacional, como la limitación de la propagación de las armas nucleares, las cumbres sobre el cambio climático pretenden controlar algo que escapa a un cálculo fácil. Las armas nucleares y sus instalaciones de producción son tangibles, voluminosas y relativamente poco numerosas. Los gases de efecto invernadero están por todas partes, son invisibles y están causados por muchos procesos diferentes, desde la digestión de las vacas hasta la producción de acero.

Estos gases también están en constante flujo. Las emisiones se producen a partir de fuentes ubicuas, pero también hay sistemas naturales —especialmente los bosques y el suelo— que absorben el dióxido de carbono (CO₂) de la atmósfera. Estas eliminaciones naturales de carbono se conocen como sumideros. Por eso los científicos y los gobiernos hablan de emisiones netas de gases de efecto invernadero: emisiones menos absorciones.

Es relativamente fácil controlar los niveles agregados de CO₂ en la atmósfera mundial. Por eso, los científicos tienen una idea clara de lo mal que va el mundo para afrontar la crisis climática. Pero toda esta complejidad en cuanto a fuentes y sumideros facilita que los gobiernos y las empresas oculten su verdadera contribución al cambio climático.

Por ejemplo, los países con muchas tierras deshabitadas, como Australia, se han vuelto especialmente hábiles a la hora de jugar con los sistemas de contabilidad de las emisiones netas de CO₂. A Australia se le atribuyen grandes cantidades de carbono almacenado en los bosques, lo que hace que parezca que las emisiones totales han disminuido, aunque las emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles hayan aumentado durante décadas.

Una forma segura de saber si un funcionario del gobierno le está engañando cuando alaba las credenciales climáticas de su gobierno es mirar hacia arriba y ver si están produciendo el carbón, el petróleo o el gas que en última instancia causa alrededor de tres cuartas partes de las emisiones mundiales, y si es así, lo que están haciendo al respecto.

Los combustibles fósiles extraídos son mucho más fáciles de controlar y verificar que las emisiones de gases de efecto invernadero. Provienen de un número relativamente pequeño de fuentes y ya son medidos por múltiples partes para una serie de propósitos. Los clientes necesitan pruebas de que los envíos que reciben reflejan sus contratos con los proveedores. Los gobiernos recopilan información sobre la producción para evaluar el cumplimiento de una empresa con los requisitos de licencia, las responsabilidades fiscales y las obligaciones aduaneras.

Las infraestructuras y proyectos de combustibles fósiles son aún más fáciles de supervisar. Las plataformas petrolíferas, los gasoductos y las minas de carbón son grandes, por lo que son fáciles de ver tanto sobre el terreno como por satélite. Estas características hacen que sea más sencillo pedir cuentas a los países productores de combustibles fósiles por su contribución al calentamiento global, en comparación con la medida más resbaladiza de las emisiones netas.

La brecha en la producción de combustibles fósiles

En un nuevo informe, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y otras instituciones de investigación descubrieron que los gobiernos planean producir más del doble de la cantidad de combustibles fósiles en 2030 de lo que sería coherente con la limitación del calentamiento a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, el objetivo del Acuerdo de París.

Los planes y proyecciones de producción de combustibles fósiles de los países en su conjunto superan incluso, en cerca de un 10%, los niveles de producción mundial de combustibles fósiles que implican sus propios compromisos climáticos.

Plan de combustibles fósiles para países: ¡Lo que define a una nación responsable!

Sorprendentemente, los gobiernos están echando leña al fuego. Los países del G20 han destinado más de 300,000 millones de dólares (218,000 millones de libras esterlinas) en nuevos fondos para apoyar la producción de combustibles fósiles, como subsidios y exenciones fiscales, desde el comienzo de la pandemia, aproximadamente un 10% más de lo que han invertido en energía limpia.

El informe se hace eco de los recientes llamamientos a una mayor transparencia en torno a la producción de combustibles fósiles y al apoyo —financiero y de otro tipo— que los gobiernos prestan dentro y fuera del país. Las investigaciones realizadas por varias organizaciones han permitido comprender mejor este aspecto, pero la información es incompleta, incoherente y dispersa.

Los gobiernos podrían ayudar divulgando los planes, la financiación y las proyecciones para la producción de combustibles fósiles, y cómo pretenden gestionar una transición justa para abandonar el carbón, el petróleo y el gas.

Las empresas de combustibles fósiles deberían revelar sus planes de gasto e infraestructuras, así como todas las emisiones de gases de efecto invernadero de las que es responsable su producto, y los riesgos financieros que el cambio climático supone para su negocio.

Numerosas organizaciones ecologistas están trabajando para construir una imagen global de las fuentes y flujos de los combustibles fósiles. De modo que, aunque los gobiernos no logren esclarecer las actividades de las empresas de combustibles fósiles y el papel que desempeñan en ellas, es posible nombrarlas y avergonzarlas.

Hablar sólo de las emisiones netas de gases de efecto invernadero de un país da a las empresas productoras de combustibles fósiles y a los gobiernos un pase libre para salirse con la suya en las negociaciones sobre el clima. Si queremos obligar a los responsables de las relaciones públicas a ganarse realmente su dinero, deberíamos centrar la conversación en la producción de combustibles fósiles.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario