3er Sector RSE RSI

Los errores de los billonarios filántropos

¿Hay un lado oscuro del filantrocapitalismo?

Walk-Free-Foundation-Fahrenheit-620x300

Ser billonario sin ser también filántropo es cosa del pasado. Gran parte de los hombres y mujeres más ricos del mundo cuentan con una causa, una fundación o un compromiso de donar su fortuna. Nadie puede decir que esto es algo malo, pero es importante ver más allá y comprender cuál es el impacto que tienen sus esfuerzos y si existe una forma de hacer mejor filantropía.

Un artículo publicado en la revista Corporate Knights, especializada en responsabilidad social, analiza el fenómeno del filantrocapitalismo y su efecto en el tercer sector.

Un filantrocapitalista es una persona con mucho dinero que no solo dona a una causa, sino que invierte en ella, buscando maximizar las ganancias. Suena bien en teoría, pero hay quienes advierten que las soluciones propuestas con frecuencia olvidan abordar las causas detrás de los problemas sociales. Uno de estos detractores es hijo de Warren Buffet. Peter Buffett, dice Corporate Knights, acuñó el término “filantropía colonialista”, y piensa, resume la publicación, que “sus colegas ultra ricos usan la filantropía para calmar su conciencia social pero rara vez afrontan las estructuras fundamentales de inequidad política y económica.”

Un ejemplo de esto es la reciente campaña del magnate australiano Andrew Forrest contra el tráfico de personas. De acuerdo con lo publicado por Corporate Knights, el empresario minero pidió a sus proveedores que firmaran declaraciones juradas donde afirmaran no usar trabajo de esclavos y también creó la Walk Free Foundation con el objetivo de acabar con este problema en una generación.

En 2014, el filántropo unió a líderes religiosos como el papa Francisco, el Arzobispo de Canterbury y al gran imán de al-Azhar para firmar un compromiso de acabar con la esclavitud para el 2020. En ese momento, Forrest le dijo a la prensa que su fundación está organizada como una empresa, movida por las metas y motivada por las métricas. Al parecer, esta visión no encaja con todos, ya que el pasado agosto el Vaticano dejó de apoyar la campaña. El obispo Sánchez le dijo al diario italiano La Stampa: “No queremos ser utilizados. Un empresario tiene derecho a hacer dinero pero no a través de utilizar al papa.”

Otra de las iniciativas de Forrest fue lanzar el Índice Global de Esclavitud, el cual fue duramente criticado en 2014 por la experta Anne Gallagher por la pobreza de su metodología.

A pesar de estas fallas, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) está trabajando en conjunto con Walk Free y Gallagher le dijo a Corporate Knights que esto no le sorprende: “La OIT no está en posición de morder la mano que le da de comer”, dijo la experta, refiriéndose a la falta de dinero que suelen tener esta y otras agencias de la ONU.

Como otros filantrocapitalistas, Forrest ha logrado llevar conciencia sobre un problema social a una gran cantidad de personas, lo cual siempre se agradece. Sin embargo, tal vez es momento de que el tercer sector encuentre una mejor forma de trabajar con el dinero de este tipo de magnates, usando no solo su experiencia en los negocios sino también el gran conocimiento que durante décadas han acumulado las OSC más pequeñas.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]