Debes leer... Gobierno Noticias RSE

La filantropía… un invento empresarial: AMLO

Escrito por Arianne Lira

El mandatario afirmó que no es función de las empresas invertir en obras sociales sino cumplir con sus contribuciones al estado. ¿Nos olvidamos de la RSE?

Hace más de 50 años, un ensayo seminal llamado La responsabilidad social de las empresas es aumentar sus ganancias causó gran polémica dentro del mundo empresarial, su autor fue Milton Friedman. En él, el estadístico y economista afirmaba que las empresas solo buscaban la obtención de beneficios propios y no tenían ningún tipo de responsabilidades.

En pleno 2021, una declaración similar retumba en los oídos de todos los mexicanos. Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, ha dicho que no es función de las empresas invertir en obras sociales sino cumplir con la inversión, creación de empleos y el pago de contribuciones al Estado.

Y dejó en claro que la “filantropía” y acciones socialmente responsables por parte de las empresas, únicamente buscan la deducción de impuestos. ¿Es una especie de Déjà vu el que estamos viviendo?

El objetivo de las empresas: RSE

La iniciativa privada nació hace años como una forma de generar ingresos que se basa el sistema capitalista, así como el libre mercado frente al sector público. Sin embargo, sumado a la generación de dinero, existe la responsabilidad social de las mismas.

De hecho, hoy en día los líderes empresariales se encuentran respondiendo al aumento de la desigualdad y los riesgos ambientales, y buscan enfatizar el compromiso con los intereses de todos los grupos de interés.

filantropía amlo

Esto va más allá de la filantropía, va de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), y si tomamos esto en cuenta, la realidad es que la mayoría de los inversionistas son dueños de la economía en general, por lo que el hecho de que las empresas “no se ocupen de tener acciones socialmente responsables” sí puede tener grandes repercusiones:

Ser o no socialmente responsable no aumenta la riqueza, pero sí tiene el efecto de poner en peligro, por ejemplo, al medio ambiente.

En este caso en específico, la lógica es simple: hay que considerar el costo que va a tener la falla de algunos sectores que no operan de manera responsable y la distorsión de proceso regulatorio en cuestiones como las emisiones de carbono, lo que genera un impacto directo en el cambio climático.

Para los expertos, ser socialmente responsable es cuestión de encontrar una forma de equilibrio que permita una visión a largo plazo, salvaguardando los intereses de sus stakeholders.

La RSE es un ámbito que nos involucra a todos y no solamente una forma de generar más ganancias para las empresas.

Siguiendo esta lógica, puede que las palabras de López Obrador se hayan quedado cortas, y no estén repercutiendo en todas esas acciones de RSE que él sintetiza en “filantropía”.

empresas y gobierno

Cabe destacar que la filantropía se define como el impulso generoso que una persona tiene en favor de otros y que surge a partir del amor al género humano, así como la sensación de bienestar que se deriva de la satisfacción de ayudar a quien lo necesita, pero la RSE va mucho más allá de ello.

La RSE constituye un modelo de negocio enfocado en conocer los impactos que la empresa ejerce a nivel ambiental y social a fin de potenciar los positivos y reducir los negativos, no de forma desinteresada, sino con el objetivo de generar un crecimiento integral que involucre tanto a individuos como a organizaciones.

“Solo es deducción de impuestos”: AMLO

AMLO comentó, refiriendo al tema, que no es función de las empresas invertir en obras sociales, sin tomar en cuenta que no es el único rubro al que impactan las compañías.

Además, sostuvo que el Gobierno no está de acuerdo con la deducción de impuestos que argumentan las empresas con la promesa de que se invertirían en obras de impacto social para la población.

Sobre la devolución de impuestos, nosotros no estamos de acuerdo con eso. ¿Cómo se le va a devolver impuesto a una gran empresa bajo el supuesto de que ellos van a invertir en beneficio de la gente, en obras sociales, en filantropía, en fomento de la cultura? No, esa no es la función de las empresas.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.
deducción de impuestos amlo

Y añadió:

Eso lo inventaron y ¿saben para qué lo inventaron? Para no pagar impuestos o para presumir o saludar con sombrero ajeno.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

El tema surge debido a que considera la responsabilidad del Gobierno es hacerse cargo de las necesidades sociales y recreativas de la población con el uso de las contribuciones de empresas y sociedad en general.

Empero, cabe destacar que esta inquietud no es nueva, de hecho surge desde la postura del mandatario con las Organizaciones de Sociedad Civil (OSC).

El presidente vs las OSC

Hace poco más de dos años, la firma de Andrés Manuel López Obrador se plasmó en Circular Uno, un documento que afirmaba su Gobierno había decidido “No transferir recursos del Presupuesto a ninguna organización social, sindical, civil o del movimiento ciudadano”.

¿El propósito? Terminar con tal intermediación que ha originado, de acuerdo con el presidente: “discrecionalidad, opacidad y corrupción”.

El nuevo método para hacer llegar recursos, comunicó AMLO, sería por entrega directa a los beneficiarios y cumplir con las disposiciones legales para que obras, adquisiciones y servicios se contraten mediante licitaciones y absoluta transparencia.

OSC lopez obrador

No obstante, cabe mencionar que la estrategia que tomó el Ejecutivo federal no rindió frutos. Tan solo en 2019, los recursos destinados a las OSC disminuyeron, ya que solo se conservaron los apoyos que el Gobierno entrega a entidades de la propia administración pública como son la Comisión Nacional del Deporte, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, el Conacyt y el DIF.

El número de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) activas en el país se redujo en los últimos dos años en 38.3%, al pasar de 22 mil 508 en 2018 a 13 mil 876 en 2020, según datos del Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Y es la misma línea que busca seguir por medio del cuestionamiento que le está haciendo a la “filantropía de las empresas”, al solicitar que los grandes contribuyentes aporten más, y sea el Gobierno quien se haga cargo de ello.

¿Y el capitalismo consciente y otros enfoques?

Es posible que el presidente tampoco esté tomando en cuenta, además de lo mencionado anteriormente sobre lo que involucra la RSE, que existen otras líneas como el capitalismo consciente, por ejemplo.

Este es un enfoque empresarial que busca la creación de valor y bienestar. Es un nuevo paradigma propuesto por John Mackey y Raj Sisodia que invita a las empresas a pensarse más allá de la rentabilidad económica, para actuar desde nuevos niveles de consciencia, liberando el que ellos denominan “el espíritu heroico de los negocios”.

RSE lopez obrador

Este pensamiento está consciente de su propósito superior, de su impacto en el planeta y de las relaciones que tiene con todos los implicados.

De acuerdo con el portal Comfama, esta filosofía de negocios trae una estructura, un modelo mental de operación que nos permite mantenernos en línea con la esencia más profunda de los negocios, representar siempre el bien social para el cual fueron creados.

Y probablemente AMLO también desconozca sobre las inversiones de impacto, que se definen como aquellas que “intencionalmente se dirigen a resolver problemas sociales o ambientales optimizando el riesgo y el rendimiento financiero, así como el impacto, a través de la medición de resultados de objetivos sociales, ambientales y financieros específicos”.

¿Será posible que el mandatario requiera informarse más sobre el tema en específico o simplemente esta sea otra de sus estrategias que buscan centralizar el poder únicamente en el Gobierno? El cual ha demostrado ser incapaz de cubrir con los requerimientos y necesidades de aquellos sectores que muchas veces se han visto beneficiados gracias a esa “filantropía inventada”.

“Afecto.” by Javier Hidalgo is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Comentarios

  • La filantropía es distinta a la RSE o RSC, por una parte la filantropía es una donación, un aporte, un apoyo, un beneficio a un determinado grupo, acción, tarea, Ong, u otros en forma especifica, no así la RSE o RSC, que debería ir focalizada a los grupos de interés que se pueden ver afectado por una determinada organización, empresa o industria, y que debe generar ciertos estándares para la compensación de esos grupos de interés, de tal forma que estas acciones sean asociada y vinculadas a uno o mas ODS.
    Por lo tanto las empresas deben ir por ese foco más que ir por la filantropia.

  • ¡… estimados, no, no quiero contrariaros, en absoluto, pero me temo que habéis elegido un Pte. Comunista, por lo que no podéis esperaros de él ninguna gran cosa, sino, y posiblemente, el acrecentamiento de tal nefastísima ideología como el otro día hizo con Cuba; si la ruina y la represión aparecen, ha, entonces, sabrán ustedes que la parte final de lo anunciado, ha dado comienzo; saludos para ustedes, compañeros, desde España…!!!

  • ¡… sigue… , la asimilación completa con la ideología china se ha efectuado, por lo que el poder no puede permitir que las empresas puedan “tocar y modelar” el tejido social; las empresas son consideradas un mero instrumento de generar riqueza, estrictamente, pero el “poder sobre la gente”, ah, ese, debe ser intocable y estar a cargo del Régimen Comunista, la dictadura total, cual cuchillo en busca de las libertades individuales o colectivas…!!! Esa lucha, aún la tiene pendiente la Humanidad frente a China + Rusia + Irán + Corea del Norte + Turquía + …!!! Saludos de nuevo.

  • Que tal

    No me extraña este tipo de comentarios de un corrupto presidente AMLO, además de analfabeto y populachero es nefasto en sus declaraciones que desde luego marcan su adversión ideológica a todo tipo de actividades no monopolizadas por el Estado.

  • Los que saludan y hacen caravana con sobrero ajeno, respecto a donativos y ayuda social, son precisamente ellos, los del gobierno. Reparten dinero público que no es de ellos, a diferencia de las empresas que ayudan con su dinero aparte de pagar impuestos. Muy mal y empeorando con este gobierno de 4Ta que todo lo quiere monopolizar.

  • No es sorpresa que el presidente ponga en evidencia y por delante (como en tantas ocasiones) su ignorancia, desdén e intereses verdaderos ante las acciones de casi todos los ámbitos de la vida pública en nuestro país. En este caso, su desconocimiento y desprecio por las acciones que realizan las empresas lo llevan a hacer el ridículo ante los medios de comunicaciòn y ante la sociedad en general, aunque está más que comprobado que nada la importa su imagen y reputación como persona y como jefe del Poder Ejecutivo de nuestro país.
    Ignora que el cumplimiento de la responsabilidad social genera beneficios para la sociedad, las organizaciones y también para las mismas empresas. Cuando una empresa cumple con sus distintas responsabilidades, no sòlo aumenta su reputación, sino que además contribuye a la confianza pública de los individuos que conforman la sociedad, mientras que al presidente sòlo le interesa que cumplan invirtiendo, generen empleos (convenientemente olvida que le corresponde al gobierno participar en ese rubro) y el pago de contribuciones al Estado.
    En mi opinión, por supuesto que eso es lo ùnico que le interesa, no es temerario asegurar que desde que iniciaron estas administraciones los gobiernos federal, local y los estatales han evidenciado su voracidad en la recaudación de impuestos. Poco le importan los niveles de inseguridad, salud, educación, crecimiento y desarrollo, sòlo por mencionar algunos.
    ¿Y para qué?
    Dice el ilustre mandatario que la filantropía es un invento para que el sector empresarial no pague impuestos, o para presumir con sombrero ajeno. ¡Cuánta ignorancia en tan pocas letras!
    Para nadie en este país, excepto para sus seguidores, es un secreto la forma de operar y administrar los recursos de este gobierno. Me parece importante subrayar que no es posible expresarse bien de su gestión, al menos los primeros tres años si se hace un balance crítico y real. El presidente López Obrador es quien dispone de los recursos a diestra y siniestra y los canaliza de manera clientelar y corporativista. Busca en todo momento aumentar su clientela electoral. Le interesa que todos paguemos impuestos, y sì, es nuestra obligación y la de las empresas. Pero hay un abismo, porque lo que él busca en todo momento es recaudar para despilfarrar en sus proyectos fantasiosos y regalar el recurso disfrazado en becas y programas fantasmas, todo dirigido a favorecer al partido político que representa, poco le importa si las empresas quiebran.
    Se le olvida que los empresarios sì pueden promover sus acciones con bombo y platillo. Si quieren, sì pueden difundir sus obras sociales porque lo hacen con sus propios recursos, a diferencia de él que lo hace con los recursos públicos.
    Todos sabemos, por ejemplo, el destino de los recursos cuando decidió “no transferir recursos del presupuesto a ninguna organización social, sindical, civil o del movimiento ciudadano”. No es difícil imaginar en donde están los recursos de toda institución, dependencia o ente que él decidió desaparecer bajo el argumento de terminar con la “discrecionalidad, opacidad y corrupción”.
    Ojalà que en algùn momento, después de concluir su mandato, el gobierno que le suceda lo llame a cuentas, estoy seguro de manera objetiva y sin apasionamientos, que va a ser el peor gobierno que ha tenido nuestro país.

  • En mi opinión, esta nota ejemplifica la confusión referente a la RSE, por un lado persiste la postura del capitalismo salvaje de sumarse a una tendencia de mercado con el fin de generar más ganancias, pero por el otro existe esa mala interpretación sobre la RSE como filantropía, ya que bien aterrizado, este concepto va más allá de generar empleos y pagar impuestos; en una buena implementación, desde su modelo de negocio deben las empresas se convierten en agentes de cambio de forma que su operación sea sostenible en el tiempo y debe haber coherencia entre lo que toma y regresa al mundo y a la humanidad en general.

Dejar un comentario