RSE

Indagan en CFE más corrupción

1corruptionLa Secretaría de la Función Pública ha puesto la lupa sobre los contratos de obra otorgados por la Comisión Federal de Electricidad en la Central Geotermoeléctrica de Cerro Prieto, Baja California, por presuntos actos de corrupción.

De acuerdo con fuentes de la dependencia, en el primer trimestre de este 2011 la Contraloría Federal arrancará una revisión a las diversas contrataciones en esta planta generadora que es la segunda más grande del mundo en su tipo.

La decisión fue tomada debido a que de 2007 al 2010 llegaron varias denuncias sobre corrupción de altos funcionarios, contrataciones millonarias sin licitación, uso de materiales de baja calidad, sobreprecios, retrasos en el cumplimiento de las obras y no aplicación de sanciones a contratistas.

Uno de los antecedentes es un caso de 2007 donde la CFE pagó 39 millones de dólares a Maquinaria Igsa por la reparación de una turbina de 30 megawatts, en un convenio para rehabilitar y modernizar la Unidad 5 de la mencionada Central, suma que según una queja es superior al valor de un motor nuevo.

“La investigación de 2007 concluyó sin sanciones, pero denuncias presentadas este año (2010) hicieron que la SFP decidiera auditar diversos contratos en la planta.

“Son denuncias por trabajos que hizo Igsa y la investigación dirá a dónde apunta (y quiénes son) los responsables, si a los funcionarios o a la empresa, eso no se sabe aun”, dijo una fuente de la Función Pública.

El primer caso de 2007, que concluyó sin fincar responsabilidad a funcionarios, derivó de la licitación pública internacional LPI-18164093-021-03- CFE para la rehabilitación y modernización de la Unidad 5 de Cerro Prieto.

El contrato fue asignado a Power & Industrial Products (PIP), pero le fue rescindido por incumplimiento.

El 30 de marzo de 2006 la CFE contrató a Maquinaria Igsa, por haber sido la segunda mejor propuesta en la licitación, con un monto de 27 millones 475 mil 837 dólares y con el compromiso de concluir la obra el 8 de enero de 2008.

Según documentos oficiales, el 23 de octubre de 2007 la SFP recibió una denuncia que señala que cuando los funcionarios de la CFE realizaron el análisis de rentabilidad para rehabilitar la turbina usada, de manera extraña no incluyeron todos sus componentes.

De acuerdo con la denuncia, que dio lugar a la apertura del expediente DE-000028-2007-BC, lo anterior supuestamente se tradujo en dos nuevos contratos de “trabajos adicionales” para la compañía Igsa, sin licitación pública de por medio.

Por asignación directa, el primer convenio se otorgó el 26 de marzo de 2007 por 4 millones 997 mil 750 dólares y el segundo fue suscrito en septiembre de 2007 por 20 millones 958 mil 500 pesos.

Los contratos ocurrieron cuando el Superintendente de la Central Geotermoeléctrica era Ricardo Cervantes Pérez, y el gerente Regional de Producción Noroeste, era Luis Gonzalo Murrieta, hoy Coordinador Nacional del Área Termoeléctrica de la Subdirección de Generación.

Ambos tenían como superior jerárquico a Néstor Moreno Díaz, entonces director de Operaciones de la Comisión Federal de Electricidad y hoy investigado por presuntamente recibir sobornos millonarios con un yate y un Ferrari incluidos, a cambio de contratos de la paraestatal.

La SFP revisó en total dos denuncias por este caso, y una de ellas cuestionaba la asignación de tres contratos a la misma empresa para ejecutar una sola obra que resultó más cara que la compra de la propia turbina y sin concurso de licitación de por medio.

A diferencia de PIP, el convenio no fue rescindido pese a que la obra tuvo un retraso de más de un año.

En la queja, se menciona que la CFE realizó contratos modificatorios que anularon las multas al contratista y permitieron que la paraestatal perdiera ante Bureau Veritas un peritaje con Igsa que le significó pagar 6 millones de dólares adicionales a los contratos.

Agrega que la paraestatal negoció con Igsa cambios de proveedores, hecho que algunas fuentes estiman que dio lugar al uso de materiales con calidad menor a la especificada.

El Órgano Interno de Control de la CFE, que depende de la SFP, pidió en aquel momento “señalar por qué el contratista rehabilitó válvulas de control de admisión de vapor, de control y paro, así como chumaceras, entregadas por CFE para realizar la ingeniería inversa, en lugar de adquirir equipos nuevos”.

De acuerdo con información de la SFP, tras revisar el caso, se concluyó que no hubo faltas administrativas de gravedad en las modificaciones de los contratos ni el peritaje al que se sometieron las partes.

Instalación neurálgica

Las instalaciones de Cerro Prieto, en Mexicali, Baja California, es considerado el segundo campo geotérmico más grande del mundo.

· Antes de echar a andar su fase IV, contaba con 12 kilómetros cuadrados de extensión y 620 Mw de capacidad instalada en sus tres centrales, conocidas como Cerro Prieto I, con 180 Mw, Cerro Prieto II y III, con 220 Mw cada una.

· Al poner en operación la central geotérmica Cerro Prieto IV, con capacidad de 100 Megawatts, se incrementó la capacidad instalada de ese complejo de 620 a 720 Mw.

· En febrero de 2010, la Comisión Federal de Electricidad, asignó poco más de 76 millones de pesos a ese complejo para reforzar su seguridad y evitar posibles ataques de grupos subversivos o sabotajes.

Fuente: Reforma, Nacional, p. 4
Reportero: Abel Barajas.
Publicada: 3 de diciembre.

1indagan

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]