Ambiental Gobierno Noticias Organizaciones internacionales RSE

Impacto COVID-19 en la sustentabilidad y el cambio climático

Tenemos la oportunidad de redefinir el futuro de nuestro planeta fijando objetivos de sostenibilidad más agresivos.

El 2020 ha sido un año sin precedentes. Se compuso por acontecimientos climáticos catastróficos, agitación política, malestar social y claro, una pandemia que ha traído enfermedad y muerte consigo.

Por dichas razones, 2021 ha supuesto un reto para líderes gubernamentales, empresas e individuos, y ha impulsado a los líderes mundiales a revisar las operaciones y creencias tradicionales, así como el hecho de que la sostenibilidad se está convirtiendo en una prioridad creciente en la agenda ejecutiva.

La Semana del Clima

Aunque las conversaciones en torno a la sostenibilidad han tenido lugar a lo largo del año, según Sustainable Brands, la Semana del Clima de septiembre tuvo un impacto especialmente grande en los esfuerzos actuales.

La Semana del Clima tuvo lugar bajo el prisma de este tenso entorno mundial, con líderes políticos y empresariales reunidos para debatir el impacto global que la acción climática tendrá en la sociedad, y cómo impulsar el progreso en el próximo año.

Para que las organizaciones empresariales y gubernamentales cumplan los ambiciosos objetivos que se fijaron a lo largo de 2020, debemos examinar COVID-19 en la sustentabilidad y el cambio climático, así como debatir cómo debe evolucionar la acción climática a gran escala en 2021 y más allá.

El impacto inicial de COVID-19 en la sustentabilidad y en la acción climática

El inicio de COVID-19 provocó un cambio inmediato en las prioridades mundiales. Los países tuvieron que reorientar rápidamente sus esfuerzos para garantizar la salud y la seguridad de sus ciudadanos, lo que repercutió en las economías de todo el mundo.

Impacto COVID-19 en la sustentabilidad y el cambio climático

Con las estimaciones que indican que el virus podría recortar el crecimiento económico mundial hasta un 6% este año, sería razonable suponer que las empresas relegarían la acción climática y las estrategias de sostenibilidad global a un segundo plano.

Sin embargo, hemos visto lo contrario: Importantes empresas de todos los sectores como Barclays, Biogen, General Mills, Google, Intel y Tetra Pak, anunciaron audaces compromisos de sostenibilidad en pleno COVID-19.

¿Qué ha provocado la afluencia de compromisos?

El COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de contar con planes estratégicos de preparación ante las catástrofes, lo que a su vez ha aumentado la urgencia de prepararse para el cambio climático, mismo que ha permitido minimizar el impacto del COVID-19 en cuanto el cambio climático.

La Ciudad de México es un buen ejemplo de este impulso hacia la transformación de la sostenibilidad.

Después de que COVID-19 interrumpiera las operaciones de transporte público en la ciudad, el uso de la bicicleta se disparó. Viendo la oportunidad de aliviar los riesgos del transporte público y de reducir las emisiones de carbono, el Gobierno colaboró con los stakeholders del transporte para planificar 130 kilómetros de infraestructura temporal para bicicletas.

En cuanto a los esfuerzos de respuesta a la pandemia en general, las empresas y los gobiernos utilizaron con éxito la ciencia y la tecnología para modelar y probar la propagación del virus. Estos conocimientos se utilizaron para cambiar rápidamente las operaciones y formar coaliciones para aplicar las medidas necesarias.

A medida que las organizaciones analizan los esfuerzos que realizaron al comienzo de la pandemia, deben evaluar cómo sus estrategias pueden ser utilizadas en todas sus operaciones, especialmente analizando cómo estas palancas pueden ser empleadas para planificar y ejecutar mejor los esfuerzos de resiliencia climática.

Este esfuerzo concentrado conducirá a estrategias de sostenibilidad y de clima más agresivas basadas en la información.

Aunque los acontecimientos de 2020 fueron, como mínimo, inesperados, no han hecho más que acelerar la necesidad de actuar deliberadamente contra el cambio climático. De cara al futuro, los líderes empresariales y gubernamentales deben aplicar varias tendencias a escala mundial para crear un futuro más sostenible.

Avanzando en la transformación de la sostenibilidad

Las continuas conversaciones mantenidas a lo largo del año dejaron muy claro un punto:

Los programas de sostenibilidad preparan a las organizaciones para el éxito. Un informe de ENGIE Impact, que encuestó a más de 200 ejecutivos de todo el mundo, descubrió que el 75% de los ejecutivos cree que la ejecución exitosa de una estrategia de sostenibilidad proporcionará una ventaja competitiva.

Sin embargo, sólo el 30% de este grupo cree que está ejecutando con éxito sus estrategias actuales. Entonces, ¿cómo puede traducirse esta preocupación en resultados prácticos en el futuro?

La sostenibilidad debe estar en el centro de todas las organizaciones y ser impulsada, comunicada y defendida desde el nivel ejecutivo.

Las empresas que han tenido éxito desde el principio son las que han invertido en herramientas para medir las emisiones y comprender los riesgos, se han comprometido con los stakeholders, han promulgado el cambio en toda la organización y están dispuestas a correr riesgos para innovar.

Los empleados y los stakeholders también exigen a las empresas que se responsabilicen de esta estrategia integrada.

Una encuesta realizada a principios de este año por Glassdoor reveló que el 75% de los empleados de entre 18 y 34 años esperan que su empresa adopte una postura en cuestiones importantes, como la sostenibilidad y el cambio climático.

En segundo lugar, aunque hemos visto un aumento de los compromisos de neutralidad de carbono, para tener realmente éxito en la lucha contra el cambio climático y reducir las emisiones globales el equivalente a 1.5°C, debemos pasar de centrarnos en la neutralidad de carbono a enfocarnos en convertirnos en regenerativos de carbono.

Un proceso que restaura, renueva o revitaliza las propias fuentes de energía o materiales de una organización; e integra las necesidades del negocio con la integridad de la naturaleza. Esta estrategia demuestra cómo:

La sostenibilidad se está integrando estratégicamente no sólo en las operaciones de una empresa, sino que se extiende a sus productos y servicios de una manera que beneficia a las comunidades.

Algunos de los primeros en adoptarla, como Walmart, que anunció su objetivo de convertirse en una empresa regenerativa durante la Semana del Clima, han hecho grandes progresos en este sentido.

Por último, las empresas deben replantear su mentalidad cuando se trata de colaborar. El mundo empresarial es comprensiblemente competitivo por naturaleza; sin embargo, para lograr una verdadera transformación de la sostenibilidad, las organizaciones deben romper sus esquemas y trabajar juntas como un grupo que resuelve problemas. Esta necesidad de colaboración también se extiende a las asociaciones público-privadas.

Por ejemplo, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas anunció recientemente la creación de un grupo de trabajo de directores financieros que, durante los próximos 24 meses, se reunirá para compartir ideas, desarrollar nuevos marcos de inversión de capital y proporcionar recomendaciones a los directores financieros y a las organizaciones financieras para desbloquear el capital privado y crear un mercado para las inversiones en ODS.

Esfuerzos conjuntos como el Pacto Mundial de las Naciones Unidas ayudarán a revolucionar los actuales compromisos de sostenibilidad, e impulsarán el cambio de una manera que antes se consideraba irreal.

Del compromiso inicial a los 365 días de esfuerzo y acción

COVID-19 nos ha demostrado que los gobiernos y las empresas pueden responder rápidamente a una crisis, y que la colaboración de la industria es un objetivo alcanzable.

De cara a 2021 y más allá, tenemos una gran oportunidad de redefinir el futuro de nuestro planeta estableciendo objetivos de sostenibilidad más ambiciosos y acortando el plazo en el que cumplimos esos compromisos.

Ahora que estamos cerrando el primer año de la Década Climática, es el momento de actuar, utilizando las lecciones aprendidas de los esfuerzos de respuesta a la pandemia, integrando la sostenibilidad en la cultura corporativa, intensificando los compromisos y colaborando para que el cambio sea real.

Nuestro futuro puede ser sostenible, si pasamos del discurso a la acción.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]