Ambiental Noticias Organizaciones internacionales RSE RSI

Hay que triplicar la inversión en la naturaleza para 2030

Hay que cuadruplicar la inversión en la naturaleza para 2030
Escrito por Corinna Acosta

ONU afirma que las entidades públicas y privadas deben triplicar su inversión en la naturaleza y evitar la ruptura de los servicios de los ecosistemas naturales.

Las soluciones basadas en la naturaleza (NbS) son un nuevo concepto que abarca a todas las acciones que se apoyan en los ecosistemas y los servicios que estos proveen, para responder a diversos desafíos de la sociedad como el cambio climático, la seguridad alimentaria o el riesgo de desastres.

Lamentablemente, estas se encuentran infrafinanciadas y el sector público sufraga la mayor parte de la inversión, que sigue siendo insuficiente, esto según un informe inaugural sobre el estado de la financiación de la naturaleza elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Inversión en la naturaleza para 2030

Los datos del informe de la ONU afirman que el gasto anual mundial para evitar la ruptura de los “servicios” de los ecosistemas naturales, como el agua potable, los alimentos y la protección contra las inundaciones, debe triplicarse en esta década hasta alcanzar unos 350,000 millones de dólares en 2030 y aumentar hasta 536,000 millones de dólares en 2050.

inversión en la naturaleza

De acuerdo con Eco-Business, el informe publicado el 27 de mayo, analizaba cómo hacer frente a las crisis del clima, la biodiversidad y la degradación de la tierra en el planeta, y estimaba que se necesitaban unos 8 billones de dólares en inversiones para mediados de siglo para salvaguardar los sistemas naturales.

La inversión anual en la naturaleza, excluyendo el dinero prometido pero aún no entregado, ascenderá a 133,000 millones de dólares en 2020, y los fondos públicos representarán el 86%.

El informe insta a las instituciones financieras, los gobiernos y las empresas a aumentar sustancialmente sus inversiones.

Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, declaró en la presentación del informe que las cantidades requeridas pueden parecer grandes, pero “son cacahuetes cuando hablamos francamente de asegurar el planeta y nuestro propio futuro”.

Si no se aumentan las inversiones en la naturaleza, se pondrán en peligro los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, y se perderán más especies animales y vegetales.

Aportaciones de organismos públicos y privados

Los organismos gubernamentales nacionales pagan en gran medida la factura actual de la protección de la biodiversidad, la restauración de bosques y turberas, la agricultura regenerativa y la conservación del agua.

El sector privado aporta otros 18,000 millones de dólares anuales, la mayoría a través de inversiones en cadenas de suministro sostenibles y compensaciones medioambientales. Alrededor de 2,000 millones de dólares anuales corresponden a la Ayuda Pública al Desarrollo (AOD), que representa en gran medida la financiación del clima.

La mayor parte de la financiación del sector público se invierte en la protección, rehabilitación y restauración de la biodiversidad y el paisaje. Según los resultados, Asia es la región con mayores necesidades de inversión. Sin embargo, se trata en gran medida de estimaciones, ya que no se hace un seguimiento de las inversiones en NbS ni se informa de ellas de forma coherente o explícita: “la ausencia de una definición de NbS aplicada universalmente oculta algunas actividades”, dice el informe.

inversión en la naturaleza

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza define las soluciones basadas en la naturaleza como “acciones para proteger, gestionar de forma sostenible y restaurar los ecosistemas naturales o modificados, que abordan los retos de la sociedad de forma eficaz y adaptativa, proporcionando simultáneamente beneficios para el bienestar humano y la biodiversidad”.

En los programas de recuperación de la pandemia se echa en falta una mayor atención a la financiación de la NbS. Los informes señalan que la naturaleza sólo representa el 2.5% del gasto previsto para la recuperación económica de Covid-19 en todo el mundo.

Con la excepción de algunos países y ciudades que han incluido inversiones en bosques y NbS en sus paquetes de recuperación, los gobiernos están dejando pasar hasta ahora esta oportunidad única para la inversión verde.

Informe

El sector público debe facilitar la inversión privada

El sector público podría ayudar a crear oportunidades para la inversión privada, pero también debería aumentar su propia inversión en NbS. La ONU identificó la falta de liquidez en los proyectos de NbS existentes, la falta de una regulación coherente y de mecanismos de financiación adecuados como barreras clave para la inversión en NbS y que limitan la inversión del sector privado.

Una definición más clara de lo que se considera NbS fomentaría la inversión y la elaboración de políticas. De igual forma apoyaría una mejor recopilación de datos sobre la inversión, el impacto, los costes y las necesidades.

Informe

Los incentivos de mercado y los instrumentos fiscales, como los impuestos y las subvenciones, podrían ayudar a aumentar la inversión privada en NbS, argumentó la ONU en sus conclusiones, junto con la reforma de las políticas que actualmente tienen un impacto negativo en la naturaleza, el clima y la degradación de la tierra.

Las subvenciones a los pesticidas y combustibles fósiles perjudiciales, que ascienden a miles de millones de dólares al año, deberían reorientarse hacia actividades más respetuosas con la naturaleza, recomendaba el informe.

inversión en la naturaleza

Las empresas también deberían invertir más en hacer más sostenibles sus cadenas de suministro de valor, mientras que las nuevas fuentes de ingresos creadas por los mercados de carbono forestal y los proyectos basados en la naturaleza podrían ayudar a las empresas a cumplir sus objetivos de emisiones netas cero, según el informe.

Tanto los gobiernos como las compañías reconocen cada vez más los riesgos que supone la pérdida de biodiversidad y de ecosistemas naturales para sus activos y actividades. Los bancos también deben tener en cuenta los impactos negativos de sus préstamos en la naturaleza y el clima.

El informe del PNUMA insta a las instituciones financieras a desarrollar y adoptar herramientas para medir y gestionar la exposición al riesgo derivado de la naturaleza.

El informe llega tras la formación de la Coalición de Alta Ambición (HAC) para la Naturaleza y las Personas, que incluye miembros como el Reino Unido, la Comisión Europea, Francia, Japón y países de seis continentes.

La coalición se ha comprometido a proteger casi un tercio de la tierra y los océanos de aquí a 2030 para detener la destrucción del mundo natural y frenar la extinción de especies. El impulso se produce antes de una cumbre clave sobre biodiversidad de la ONU en Kunming (China), prevista para octubre.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario