Ambiental

Los gobiernos deben superar sus diferencias para obtener un Nuevo Plan de Rescate a la Biodiversidad, advierte WWF

Ministros de diversas partes del mundo se reúnen en Nagoya, Japón, a tres días para finalizar las reuniones del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés). WWF exhorta vehementemente a los gobiernos a superar sus diferencias sobre los mecanismos para compartir los beneficios de los recursos genéticos, pidiéndoles finalizar las pláticas con un plan robusto y capaz de detener la pérdida de biodiversidad de aquí al 2020.

La reunión en Nagoya corre el riesgo de fracasar debido a la falta de consenso entre los países desarrollados y en vías de desarrollo, en lo que concierne al Protocolo sobre el Acceso y la Participación de los Beneficios de los recursos genéticos (ABS, por sus siglas en ingles). Varias naciones insisten en que no habrá un nuevo plan para rescatar a la biodiversidad al menos que se liberen recursos financieros adicionales para implementar este Protocolo.

“Los Gobiernos cuentan con una única oportunidad para obtener un plan de acción aplicable en la próxima década, un plan protector de la naturaleza. La biodiversidad desaparece a un ritmo alarmante, por ende no se pueden permitir fallar en esta tarea”, comentó James Leape, Director General de WWF Internacional.

“Vemos unos cuantos ministros intentando negociar las diferencias en cuanto al ABS. Por ende, llamamos a todos los otros países a unirse al esfuerzo, poner de lado sus diferencias y definir un acuerdo”, agregó.

Para obtener un plan de objetivos ambiciosos y realmente detener la pérdida de biodiversidad para el 2020 es necesario acordar en estas reuniones una nueva inversión de dinero que pueda perseguir mayores alcances.

“Nosotros, como WWF esperamos que Japón, sede de las reuniones, amplíe esfuerzos movilizando recursos financieros de otros gobiernos. Sin financiamiento adicional, cualquier plan para rescatar la biodiversidad se estancará en la teoría y no se verá jamás en la práctica”, finalizó Leape.

Un par de puntos positivos negociados en las reuniones para elaborar un nuevo plan de rescate a la biodiversidad han sido la posibilidad de que los gobiernos incluyan en su presupuesto nacional, sus activos y pérdidas de capital natural y la posibilidad de establecer objetivos claros para detener la sobrepesca.

WWF busca un objetivo del 20% de áreas protegidas terrestres, marinas y costeras. Mientras tanto en las negociaciones de Nagoya, las áreas protegidas terrestres se discuten entre un 15% y un 25% y los objetivos de protección para las áreas costeras y marinas siguen siendo debatidos con porcentajes sumamente bajos de entre el 6% y el 15%.

Fuente: Comunicado de Prensa

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario