Gobierno

Falla GDF a ciclistas urbanos

Una Red Ciclista, sobre 644 kilómetros de vialidades de 14 delegaciones, que conecte a la población con terminales y estaciones del Metro, Tren Ligero y Metrobús, es la propuesta de la asociación civil Bicitekas y del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) para el DF.

Esta iniciativa, que requirió la elaboración de un diagnóstico y de encuestas a ciclistas urbanos para definir trazos específicos, fue entregada al titular del gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, en 2007, y cuatro años después sólo se ha concretado el 0.5% de la ruta general.

Areli Carreón, presidenta de Bicitekas, asegura que el mandatario local se comprometió a poner en marcha la mitad del trazo, esto es alrededor de 300 kilómetros, y encargó el trabajo a la Secretaría de Medio Ambiente, “pero únicamente se han concretado tres kilómetros, equivalentes al 1% de lo prometido”, afirmó.

El proyecto de Bicitekas considera las rutas ciclistas de ambas laterales de Reforma como una sola vialidad. En este sentido, los kilómetros lineales entre Lieja y Balderas son alrededor de tres, que es el espacio que cubre la ciclovía Modelo.

La organización reconoce que el gobierno sí atendió parte de la propuesta, al considerar la ciclovía en Paseo de la Reforma, pero ha concentrado sus esfuerzos en el centro de la ciudad, donde existe mucho desarrollo urbano e inversión y ha desatendido la demanda en otras delegaciones.

En zonas donde la gente se traslada más en bicicleta no hay inversión, ni obra en esta materia, tal es el caso de Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta e Iztapalapa, añade.

Además, la mayor parte de los recursos que se han destinado a este tema, asegura, se han ido a la promoción del uso de la bicicleta, como el Ciclotón o los paseos dominicales, cuando el gobierno tiene atribuciones y recursos para hacer más.

Características de la red

Con una Red Ciclista, según la propuesta elaborada por Bicitekas y el ITDP, se daría seguridad a los usuarios y aumentaría el uso de este vehículo como transporte.

El documento, del cual se posee copia, contempla “vías troncales”, consistentes en corredores largos de entre 15 y 24 kilómetros, con un confinamiento medio, que puedan ser usados en tramos y no necesariamente estén conectados con un sitio en particular. También incluye “vías ramales” para complementar las troncales, con una escala delegacional, y a través de ellas se conectarían orígenes y destinos importantes con el resto de la red.

Las “vías alimentadoras” conectarían orígenes destinos con la red ciclista, en distancias menores a 5 kilómetros y sobre avenidas donde automóviles y bicicletas puedan compartir el espacio.

Para los trazos se plantea no rodear sino incluir atajos para conseguir un flujo adecuado, tener los diseños viales necesarios para proteger a los usuarios, hacer los espacios atractivos, con pavimentos adecuados, ancho suficiente y sin exceso de semáforos. Esto es, señala el estudio de la organización, una red coherente que integre orígenes, destinos y una adecuada señalización.

La otras ciclovías

Actualmente existen en la ciudad de México tres ciclovías: una es la que corre sobre el derecho de vía del ferrocarril México– Cuernavaca y va desde la Avenida Ejército Nacional, en Polanco, hasta el Poblado Fierro del Toro, en el estado de Morelos; la segunda, la que va sobre Paseo de la Reforma; y una más que va sobre Eduardo Molina, en la delegación Gustavo A. Madero, según el estudio.

Pero estos sitios requieren mantenimiento y rehabilitación de algunos tramos. La propuesta de Bicitekas y el ITDP considera 91 vías ciclistas: 9 ciclovías troncales, 15 ciclovías ramales y 67 ciclovías alimentadoras.

En total son 643.5 kilómetros de vías ciclistas, de los cuales 39 ya existen pero requieren mantenimiento continuo, 38 kilómetros adicionales necesitan rehabilitación por su mal diseño.

Dado que la propuesta prevé una adecuada movilidad peatonal con espacios amplios, seguros, continuos y sin obstáculos, así como generar las condiciones para la conducción y uso de la bicicleta como vehículo de transporte, y no sólo de esparcimiento, se estimaba en 2007 una inversión total de 975 millones de pesos en 5 años, es decir 195 millones anuales.

Estos recursos, según el desglose del estudio, correspondían al 1.6% del presupuesto anual del gobierno en materia de transporte y vialidad.

Cambios en el entorno

La propuesta incluye el uso de bicicletas en carriles confinados existentes para el Metrobús, así como la moderación del tránsito en áreas residenciales o de alta densidad urbana que se identifiquen como Zona 30, esto es que la velocidad de circulación de automóviles esté limitada a 30 km/h.

La manera en que se aminoraría el tránsito sería mediante la incorporación de glorietas en cruces, orejas en intersecciones, reductores de velocidad en cruces peatonales, ampliación de banquetas afuera de las escuelas, cierre de calles a la circulación vehicular e imposibilidad de cruzar colonias en carro.

Y algunas de las colonias donde podrían ser instauradas Zonas 30 son: el Centro Histórico, los centros de Coyoacán, Azcapotzalco, Iztapalapa, Iztacalco, Xochimilco, Tláhuac y Tlalpan, igual que las colonias Condesa, Romita, San Ángel, Mixcoac y Ciudad Universitaria.

También se plantea la colocación de biciestacionamientos en terminales del Metro, como El Rosario, Fortuna, Politécnico, Taxqueña, Constitución de 1917 y Santa Martha Acatitla. De esta forma los pasajeros ahorrarían una buena parte de su salario que destinan a transporte.

Fuente: Eluniersal.com.mx
Por: Mónica Archundia.
Publicada: 11 de septiembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario