Debes leer... RSE

¿Facebook y Twitter están coartando la libertad de expresión?

Algunos usuarios están levantando la voz al sentir que las plataformas están censurando la opinión pública, mientras otros aplauden las medidas tomadas recientemente.

Las redes sociales como Twitter o Facebook son un enorme canal de comunicación que no solo permite conectarnos con nuestros seres queridos o con personas de otras partes del mundo, también son una plataforma en donde podemos compartir nuestra postura sobre diversos temas.

Sin embargo, su uso se ha extendido mucho más. Hoy en día existen internautas que se han valido de estás herramientas para fines negativos que, de acuerdo con expertos, violan el derecho de libertad de expresión porque dañan a otras a personas.

Tal es el caso de Donald Trump, cuya cuenta en Twitter y Facebook fue cancelada recientemente por incitar a la violencia y a los hechos que ocurrieron en el Capitolio. Algunos usuarios de redes sociales no están de acuerdo con esto, ya que según ellos esta acción rechaza la libertad de expresión y es un ejemplo claro de censura.

¿Facebook y Twitter están coartando la libertad de expresión?

La libertad de expresión comprende el derecho de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de manera oral, escrito, o por medio de las nuevas tecnologías de la información, el cual no puede estar sujeto a censura previa sino a responsabilidades ulteriores expresamente fijadas por la ley.

Sin embargo, líderes de plataformas como Facebook o Twitter, decidieron librar al presidente Donald Trump de este derecho por todo el impacto que ha generado a través de estos medios.

Jack Dorsey, CEO de Twitter, comentó que se tomó la decisión correcta de cancelar a Trump porque demostró que un individuo o corporación tiene poder sobre una parte de la conversación pública global y esto puede ser peligroso.

La declaración y toma de decisión fomentaron una avalancha de comentarios en diversos medios que cuestionan en dónde queda la libertad de expresión, mientras que figuras como el tesorero Josh Frydenburg, han mencionado que esta situación resulta un tanto incomoda.

Para el primer ministro en funciones, Michael McCormack, esto es “censura” y para parlamentarios como Craig Kelly y George Christensen , esto es ejemplo de cómo continúan ignorando la evidencia y promoviendo la desinformación sobre la naturaleza de la violenta mafia pro Trump que atacó el Capitolio.

Reglas coherentes

Algunos informes señalan que un número importante de parlamentarios están pidiendo que las plataformas apliquen reglas por igual, coherentes y transparentes que realmente tengan el poder de combatir el discurso de odio y otros contenidos negativos.

Otros han combinado este esfuerzo con las restricciones en el uso de las redes sociales de Trump, como si ambos temas reflejaran el mismo problema.

Para responder a todas estas críticas, Jack Dorsey comentó que el daño fuera de línea como resultado del discurso en línea es completamente real, y lo que impulsa su política y cumplimiento, sobre todo.

No hay derecho si incita a la violencia

Hasta el momento no hay evidencia o argumento sobre la libertad de expresión que sugiera que la incitación a la anarquía y la violencia sea un discurso protegido.

De hecho, John Stuart Mill, defensor de la libertad de expresión del siglo XIX, compartió que la única razón por la que se puede interferir con la libertad de uno es la “autoprotección“,  que también incluye la protección de daños o violencia.

Y por otro lado, la incitación a la violencia es un delito dentro de los ordenes democráticos liberales. Este acto daña a quienes son atacados e intimidados y afecta a las las propias instituciones de la democracia, que se basan en elecciones en lugar de guerras civiles y una transferencia pacífica del poder.

Para Jack Dorsey, tener que prohibir una cuenta tiene ramificaciones reales y significativas. Si bien hay excepciones claras y obvias, comparte que una prohibición es un fracaso nuestro en última instancia para promover una conversación saludable y Trump no queda exento del reglamento.

No hay inmunidad por ser, ¿presidente?

En diferentes argumentos que hablan sobre la libertad de expresión se señala que el discurso político requiere un mayor de nivel de protección que otras formas de discurso y el hecho que Donald Trump sea presidente no evita actuar contra su postura.

No hay duda de que a Trump se le ha dado un margen de maniobra considerable en sus comentarios públicos antes y durante el transcurso de su presidencia. Sin embargo, ahora ha cruzado la línea para avivar la inminente anarquía y violencia.

Beth Daley, gerente general de The Conversation.

Para ella este discurso no puede protegerse simplemente porque es “político”. Si este fuera el caso, sugeriría que la libertad de expresión de las élites políticas puede y no debe tener límites en absoluto.

En cambio, en todas las democracias liberales, incluso en los Estados Unidos, la libertad de expresión tiene límites que incluyen la incitación a la violencia y el crimen.

¿Hay una sobre censura en redes sociales?

Durante los últimos años se ha visto un intenso debate sobre el comportamiento y reacción de las redes sociales hacia los contenidos y comentarios violentos y dañinos.

Las plataformas han comenzado a responder a las demandas y a la presión pública para abordar los daños del discurso que facilitan, desde la lucha contra el extremismo violento hasta las cuentas falsas, la desinformación, la pornografía de venganza y el discurso de odio.

De acuerdo con Jack Dorsey, en el caso de Twitter, se ha impulsado, en los últimos dos años, nuevas políticas y herramientas con la intención de lograr que la interacción entre sus usuarios sea más sana. 

Y como esta red social, otras han desarrollado estándares comunitarios para la moderación de contenido que están disponibles públicamente y desarrollan informes periódicos sobre sus procesos de moderación de contenido.

Facebook incluso creó una junta de supervisión independiente para arbitrar disputas sobre su toma de decisiones sobre moderación de contenido.

Aunque no siempre les va muy bien en esto, para mucha gente ya es un avance, empero, uno de los problemas centrales es su deseo de crear algoritmos y políticas que sean aplicables universalmente en sus operaciones globales. 

Algo que resulta bastante complicado cuando se trata de libertad de expresión porque se debe determinar si en esa región y comunidad, ese contenido y comentario puede o no dañar al internauta, así que se requiere una estrategia por zona no global.

¿Y ahora? ¿Qué sigue?

Diputadas como Anne Webster y Sharon Claydon juegan un papel sumamente importante para abordar el discurso de odio en línea. Esto porque son parte de un impulso más amplio a nivel internacional para encontrar formas de garantizar que los beneficios de Internet se puedan disfrutar de manera más equitativa y que el discurso de una persona no silencie ni dañe a otros.

Diferentes argumentos sobre el daño son de larga data y ampliamente aceptados a nivel global como una base legitima para abordar el problema.

Sin embargo, para varias figuras de opinión y medios de comunicación, la sugerencia de que Trump ha sido censurado es simplemente incorrecta porque desvía al público haciéndole creer que todas las afirmaciones de “libertad de expresión” tienen el mismo mérito. 

Para otros se trata simplemente de unir fuerzas para asegurar que el discurso dañino este regulado y centrado en una amplia participación responsable en el discurso público que forma parte de las vidas diarias y forma parte de la democracia.

Finalmente se coloca sobre la mesa el hecho de si fue responsable o no que las redes sociales suspendieran a Donald Trump. ¿Tú que opinas?

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]