Ambiental RSE RSI

Esta vajilla desechable se degrada en 60 días

Esta vajilla desechable se degrada en 60 días

Esta innovadora vajilla no solo es amigable con el planeta, sino que su producción es casi tan barata como la del plástico.

Las vajillas de un solo uso como tazas, platos y contenedores para llevar son una enorme fuente de residuos. Incluso si se consideran compostables, pueden acabar en un vertedero, donde no se descompondrán sin las condiciones específicas que se encuentran en las instalaciones de compostaje.

Y los contenedores de alimentos ecológicos suelen ser más caros que el plástico, por lo que el costo inicial puede ser una barrera para su adopción tanto para los consumidores como para los restaurantes. Ahora, los científicos dicen que han encontrado una solución:

Una vajilla que se puede descomponer naturalmente en 60 días y es más asequible que el plástico compostable, porque está hecho de residuos de caña de azúcar y bambú.

Kristin Toussaint comenta en FastCompany que cuando Hongli Zhu, profesora adjunta de la Universidad Northeastern y coautora de un artículo que expone el nuevo material en la revista Matter, llegó por primera vez a los Estados Unidos en 2007, ella dijo que le sorprendió la cantidad de envases de un solo uso que había en las tiendas, en los restaurantes y en los botes de basura de sus seminarios.

Si se observa a toda la población, no puedo imaginar cuántos residuos plásticos de este tipo de envases de un solo uso generan en la Tierra.

La gente intenta utilizar materiales creados por los humanos, pero creo que deberíamos mirar a la naturaleza. La naturaleza tiene mucho que ofrecer.

Hongli Zhu, profesora adjunta de la Universidad Northeastern.

Su equipo de Northeastern decidió comenzar con el bagazo de la caña de azúcar, o el subproducto de la pulpa de la extracción de la caña de azúcar. En 2021, se espera que solo Brasil produzca 39.5 millones de toneladas de azúcar de su cosecha de caña de azúcar, y por cada 10 toneladas de caña de azúcar triturada durante la extracción, se producen alrededor de tres toneladas de pulpa. Esto lo hace barato y ecológico, ya que ya es un desperdicio, dice Zhu.

El problema es que la fibra de azúcar es corta, por lo que desde el punto de vista mecánico, los residuos de la caña de azúcar no son tan fuertes.

Hicimos un híbrido, mezclando las fibras más cortas con la fibra larga de bambú… …para mejorar la resistencia mecánica.

Equipo de trabajo.

La pulpa de las dos fibras se moldea en platos, tazones y contenedores. La fabricación de tazones, tazas y recipientes sólo con bambú sería más costosa, añadió, y seguiría requiriendo todo el uso de agua y las emisiones asociadas con el cultivo y la cosecha de más bambú.

Esta es también la razón por la que Zhu se mantuvo alejada de la pulpa de madera, un material común para el embalaje compostable. “Eso es biodegradable por supuesto, pero el costo es mucho más alto que el de utilizar los desechos de la industria azucarera, y desde el punto de vista ambiental, si utilizamos madera, necesitamos plantar árboles para hacerlo“, dice. Su equipo también evitó las fibras hechas de papel reciclado, ya que pueden contener tintas o productos químicos residuales.

Y, a diferencia del plástico que necesita ser reciclado (y a menudo no lo es; en la ciudad de Nueva York, el 5% de los platos de plástico entra en el sistema de reciclaje) o el PLA, que requiere el compostaje industrial y temperaturas superiores a los 140 grados Fahrenheit, los artículos de bambú y caña de azúcar pueden ser enterrados directamente en el suelo.

Cuando el equipo del noreste enterró esta vajilla en el suelo, comenzó a deformarse después de 30 días y perdió completamente su forma y desapareció gradualmente a los 60 días. “El componente químico al final es la celulosa, es el mismo compuesto químico de la hierba, de un árbol en su patio“, dice Zhu.

El resultado, dicen los investigadores, es un embalaje limpio, sostenible y fuerte con un proceso de fabricación que emite un 97% menos de emisiones de CO2 que la producción de plástico de poliestireno, y un 67% menos que los productos de papel y el PLA, un plástico biodegradable común. El costo también es más barato que el plástico biodegradable, a 2,333 dólares la tonelada comparado con 4,750 dólares la tonelada para la producción de PLA, y cercano al del poliestireno, que llega a 2,177 dólares la tonelada.

Cuando pensamos en alternativas plásticas, debemos pensar en el costo. Al final lo queremos para que un cliente pueda comprarlo… el coste tiene que ser competitivo con el plástico. Creo que la naturaleza ya tiene la respuesta.

Hongli Zhu, profesora adjunta de la Universidad Northeastern.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]