Organizaciones internacionales RSE

La vacuna de COVID-19 será buena para la humanidad… ¿De quién debería ser la patente?

Vacuna. La vacuna de COVID-19 será buena para la humanidad... ¿De quién debería ser la patente?

La industria farmacéutica ha obtenido beneficios exorbitantes durante mucho tiempo gracias a las investigaciones realizadas por el sector público.

¡Hurra por Pfizer! La noticia de una vacuna que potencialmente ofrece un 90% de protección contra el COVID-19 ofrece una balsa salvavidas para la humanidad cansada del encierro, de acuerdo con Owen Wilson, columnista de The Guardian.

Es un hecho que se debe abrazar la esperanza de una vacuna exitosa que nos libere de la miseria económica prolongada, pero debemos ser parcos con el golpe de la industria farmacéutica.

Si deseas un estudio de caso particularmente atroz de “socialismo para los ricos”, o de empresas privadas que dependen de la investigación y la innovación del sector público para obtener ganancias colosales, no busques más allá de las grandes farmacéuticas.

Pfizer y su socio biotecnológico alemán, BioNTech, pueden ganar la asombrosa cantidad de £ 9.8 mil millones el próximo año con una vacuna contra la COVID-19.

Las sugerencias de que las empresas farmacéuticas no deberían beneficiarse de la crisis más grave del mundo desde la Segunda Guerra Mundial fueron descartadas en julio como “radicales” por el director ejecutivo de Pfizer; y, quizás, muchos pasarán por alto tales ganancias en medio de la ola de gratitud. Pero la afirmación de Pfizer de que “nunca he recibido dinero del gobierno de los Estados Unidos ni de nadie” no resiste el escrutinio: las grandes farmacéuticas dependen de la munificencia del sector público.

jeringa con dinero. La vacuna de COVID-19 será buena para la humanidad... ¿De quién debería ser la patente?

La vacuna experimental de Pfizer / BioNTech en sí misma utiliza una tecnología de proteína de pico desarrollada por el gobierno de los EE. UU.:

Sin el estado, esta vacuna probablemente no se hubiera desarrollado tan rápidamente.

Si bien casi 10,000 vidas humanas se pierden en todo el mundo cada día a causa de la pandemia, el CEO de Pfizer sacando provecho de las noticias sobre vacunas vendiendo $ 5.6 millones en acciones debería causar más que incomodidad.

Nick Dearden de Global Justice Now, que pide patentes para la vacuna Pfizer, afirma:

Esencialmente, las compañías farmacéuticas son monopolios globales, a los que se les otorga el derecho de cobrar lo que el mercado esté dispuesto a tolerar por los nuevos medicamentos que producen.

Nick Dearden Nick Dearden de Global Justice Now.

La realidad de este sector

Las patentes les otorgan derechos exclusivos para fabricar y vender sus medicamentos durante 20 años, impidiendo el suministro de versiones genéricas más baratas.

Este es un sector que no está impulsado por la curación de enfermedades, sino más bien por las ganancias de los accionistas

Por ejemplo, una investigación reciente encontró que los ingresos por el aumento de los precios de la insulina se han derramado sobre los accionistas en lugar de la investigación y el desarrollo. Cuando surgen empresas emergentes que desarrollan nuevos fármacos innovadores, las grandes farmacéuticas los compran e incluso cierran el desarrollo de tratamientos tan novedosos para sofocar la competencia.

Tomemos dos ejemplos particularmente horribles de esta industria farmacéutica quebrada.

Mientras millones de africanos estaban muriendo en la pandemia del VIH / SIDA, las grandes farmacéuticas intentaron bloquear a los gobiernos con problemas de liquidez que importaban versiones más baratas de medicamentos que salvan vidas.

Por otra parte, el aumento de infecciones resistentes a los antibióticos es una emergencia quizás incluso comparable a la crisis climática. Sin embargo, las compañías farmacéuticas no han invertido en el desarrollo de nuevos medicamentos; sorprendentemente, no se ha desarrollado una nueva clase de antibiótico durante casi cuatro décadas, porque simplemente no es rentable. Este colosal fracaso llevó al ex “zar de las superbacterias” del gobierno, Jim O’Neill, a sugerir que las compañías farmacéuticas nacionalizadas podrían ser la única respuesta.

Controversia actual

Diarmaid McDonald de Just Treatment, que hace campaña contra los acuerdos secretos entre el gobierno y las grandes farmacéuticas sobre cualquier vacuna, comenta:

Necesitamos responder a COVID-19 con cooperación, solidaridad y equidad… Pero el modelo de las grandes farmacéuticas es la antítesis de esto: se trata de modelos comerciales cerrados, que se centran en esfuerzos competitivos realizados de forma aislada, no para proporcionar los mejores resultados para todos, sino las mayores ganancias posibles para la empresa.

En respuesta a la pandemia de principios de la década de 2000 causada por el Sars, también un coronavirus, los gobiernos se comprometieron a aumentar la inversión en investigación, ayudando a desarrollar candidatos a vacunas prometedoras, que podrían haberse utilizado contra COVID-19. Pero las empresas farmacéuticas abandonaron la investigación. ¿Por qué?

Porque era poco probable que fuera rentable de inmediato. Se pone peor: las principales compañías farmacéuticas bloquearon una propuesta de la UE en 2017 para acelerar las vacunas contra patógenos como el coronavirus.

El mes pasado, los gobiernos de India y Sudáfrica pidieron a la Organización Mundial del Comercio que otorgue a los países el poder de no otorgar ni hacer cumplir las patentes vinculadas a los medicamentos y vacunas COVID-19 hasta que se logre la inmunidad global.

Esta semana, contaron con el respaldo de destacados expertos en derechos humanos de la ONU que pidieron a los gobiernos que garanticen el acceso universal a una vacuna. Pero tales propuestas están siendo bloqueadas.

Al mismo tiempo un pequeño número de países ricos han llegado a acuerdos por más de mil millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, dejando menos de una cuarta parte de lo que se planea producir para el resto del mundo.

En lugar de ser un triunfo de las relaciones públicas para las grandes farmacéuticas, el coronavirus debería servir como un recordatorio de las desastrosas consecuencias de dejar una industria que salva vidas en manos de un monopolio lucrativo.

Gran Bretaña lo tiene mejor que la mayoría de los países: el Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención (Niza) tiene una influencia considerable sobre las compañías farmacéuticas al poder juzgar si sus medicamentos tienen una buena relación calidad-precio para el NHS. Pero, aunque Estados Unidos paga en promedio casi cuatro veces más por drogas que otros países, todo el mundo está siendo estafado.

Con una vacuna exitosa, la inmunidad colectiva podría ser posible sin resultar en millones más muertos. Después de todo, se trata de una catástrofe mundial: hasta 150 millones más de personas se verán sumidas en la pobreza extrema el próximo año como consecuencia de la pandemia.

Además, cientos de miles han muerto, desde Nueva Delhi hasta Río de Janeiro, mientras economías enteras han sido devastadas. Pero a una industria farmacéutica que durante mucho tiempo ha obtenido beneficios exorbitantes aprovechando la investigación del sector público, se le ha concedido su hilandero de dinero más lucrativo hasta ahora.

Así que sí… puedes regocijarte de que una vacuna esté llegando, pero no felicites a una industria farmacéutica tan disfuncional.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]