Ambiental RSE RSI

11 formas en que las PyMEs pueden ser más ecológicas

11 formas en que las PyMEs pueden ser más ecológicas

Lo primero que deben hacer las empresas en su camino hacia la sostenibilidad es comprender su actual huella de carbono.

Si estás dirigiendo un pequeño negocio, entonces podrías pensar que tu impacto ambiental es intrascendente, empero, las personas que compran tus productos no lo ven de esa manera.

Enfrentados a una crisis ambiental agravada, los consumidores empiezan a elegir lo verde con sus carteras. Las empresas de todas las formas y tamaños necesitan analizar continuamente el sentimiento de los consumidores porque a medida que la gente aprende más sobre el cambio climático y sus efectos, están cambiando sus hábitos de compra.

En una encuesta realizada por el servicio de envíos de EE.UU. Sendle, el 57% de los encuestados dijo que el cambio climático les había causado de alguna manera o completamente la reevaluación de sus hábitos de compra, y casi el 71% afirmó que se habían fijado metas para comprar productos más sostenibles en 2020.

Y la sostenibilidad es un tema importante para los consumidores de todos los grupos de edad, con al menos el 75% diciendo que es de moderada a extremadamente importante para ellos.

11 formas en que las PyMEs pueden ser más ecológicas
Fuente: Sendle.

Los consumidores son más propensos a comprar con marcas sostenibles, y alterarán la forma de comprar para reducir el impacto ambiental.

Así que claramente, lo que es bueno para el planeta también es bueno para los clientes de las pequeñas empresas.

Lo primero que deben hacer las empresas en su camino hacia la sostenibilidad es comprender su actual huella de carbono. Tener esta información ayudará a identificar las áreas donde los cambios tendrán el mayor impacto.

11 formas de hacer tu negocio más sostenible

Cada empresa tiene sus propias particularidades, por lo que los pasos que una empresa da no serán necesariamente los mismos que los que den otras. Aquí hay varias maneras para que las pequeñas empresas reduzcan su impacto ambiental.

1. Ofrecer trabajo a distancia

A medida que se hace más trabajo en línea, hay menos necesidad de que la gente esté en una oficina física. El trabajo a distancia ha despegado en los últimos años, permitiendo a los empleados tener flexibilidad en la vida laboral y reduciendo sustancialmente el tiempo que dedican a los desplazamientos.

Esto es genial para el medio ambiente. Menos coches en la calle, parados en el tráfico, equivale a menos dióxido de carbono (CO2) que se emite al aire.

Este pequeño cambio puede ayudar a reducir el tráfico y la huella de carbono general de una empresa. Además, con menos gente en la oficina, las empresas pueden ahorrar dinero que normalmente se gasta en almacenamiento, iluminación y calefacción en el lugar de trabajo.

2. Proporcionar beneficios a los usuarios del transporte público

Cuando los empleados necesitan estar en la oficina, aún se puede influir en la forma en que sus desplazamientos contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero.

El transporte público (autobuses, trenes, furgonetas) es la forma más ecológica de ir al trabajo, y las empresas pueden animar a los empleados a aprovechar estas opciones de transporte.

Las pequeñas empresas pueden ofrecer a sus empleados beneficios de transporte público que ayuden al medio ambiente, ya sea directamente o a través de su software de recursos humanos (RRHH).

Para proporcionar estos beneficios directamente, muchos organismos de tránsito de la ciudad ofrecen pases subvencionados para las empresas.

3. Usar productos sostenibles

Los artículos que las empresas compran para asegurar el buen funcionamiento de sus lugares de trabajo —ya sea papel de impresora, productos de limpieza o envases para llevar— pueden ser perjudiciales para el medio ambiente debido a los procesos que se llevan a cabo para fabricarlos.

Para todos esos artículos de papel de uso común, como rollos de papel higiénico y montones de papel de impresora, los administradores de las oficinas pueden buscar un etiquetado que diga que está hecho de desechos postconsumo o preconsumo.

Los productos reciclados como estos mantienen una economía circular y reducen los desechos en general.

Para los productos de limpieza, hay toda una industria artesanal de limpiadores ecológicos que no incluyen productos químicos tóxicos, optando en su lugar por ingredientes naturales que funcionan igual de bien. El uso de estos productos mantiene los ingredientes tóxicos fuera de los arroyos y sus desechos fuera de los vertederos.

4. Usar los hallazgos de segunda mano

Decorar la oficina no significa pagar mucho dinero por muebles nuevos.

Se necesita mucha energía y materia prima para hacer todas esas nuevas mesas, sillas, sofás y escritorios.

Las empresas pueden tomar la ruta verde, encontrando hermosas piezas antiguas para llenar sus oficinas u optando por muebles reciclados.

Esto asegura que los muebles totalmente funcionales no se tiren a los basureros en favor de los estilos más nuevos. ¿Quién no querría unos increíbles muebles de mediados de siglo en su oficina?

5. Reducir, reutilizar, reciclar

La mejor manera de mantener los residuos fuera de los vertederos es nunca enviarlos allí en primer lugar.

El orden de las R es importante. Primero, las compañías deben esforzarse por reducir el uso donde puedan. En lugar de tazas, platos y utensilios desechables (sin mencionar las varillas de café), pueden optar por alternativas reales de vidrio y cerámica.

Reutilizar los artículos siempre que sea posible. En el almacén, en lugar de tirar cajas estructuralmente intactas, pueden dar otra vuelta. En la oficina, los empleados deben ser animados a usar ambos lados del papel de la impresora.

Cuando no es posible reducir o reutilizar, el reciclaje es la siguiente mejor opción. Muchas ciudades proveen de contenedores para esto y han hecho el proceso de reciclaje menos complicado, así que es mucho más fácil dejar el contenedor de basura completamente vacío en estos días.

6. Compostaje

Otra forma de desviar los residuos de los vertederos es el compostaje. Un número cada vez mayor de ciudades son capaces de hacer abono con casi cualquier materia orgánica.

La diferencia entre esa cáscara de plátano en el compost y esa cáscara de plátano en la basura es en lo que se convierte. En el vertedero, lentamente se descompone y libera metano, un gas de efecto invernadero mucho más destructivo. En el abono, se descompone rápidamente y se convierte en tierra para jardines y parques.

El lugar de trabajo es un lugar perfecto para implementar un programa de abono. Todas esas sobras del almuerzo pueden ser convertidas en composta en lugar de metano.

7. Usar un embalaje sostenible

Para las empresas que venden y envían productos, el embalaje es una parte importante de la operación. Desde el embalaje en el que se vende cada unidad hasta los envíos y cajas en los que se envían finalmente, este material se suma rápidamente.

Una encuesta realizada por el servicio de envíos Sendle encontró que el 64% de los consumidores tendrían más probabilidades de hacer una compra a un minorista que ofreciera envases compostables (especialmente si no costaran más).

El papel y el cartón reciclados son opciones de embalaje sostenible probadas y reales, pero también se han dado pasos hacia la creación de embalajes completamente compostables que resultan en cero residuos al final de su ciclo.

8. Hacer mejoras de eficiencia energética

Ser eficiente en el uso de la energía no sólo ayuda a reducir las huellas de carbono, sino que también ayuda a reducir la factura de energía de una empresa.

Se pueden hacer muchas cosas sencillas:

  • Utilizar electrodomésticos de bajo consumo.
  • Pasar a las luces LED.
  • Automatizar las luces con sensores.
  • Utilizar termostatos inteligentes.
  • Aprovechar la luz natural.
  • Suministrar al personal ordenadores portátiles en lugar de ordenadores de sobremesa.

Ahorrar dinero y salvar el planeta no se excluyen mutuamente.

9. Utilizar servicios de alojamiento web ecológicos

Los sitios web también usan energía. Los servidores que alojan los datos de un sitio web están constantemente encendidos, consumiendo copiosas cantidades de energía.

Afortunadamente, las empresas pueden elegir dónde se almacenan sus datos. Cada vez más, las empresas con conciencia ecológica están compensando ese uso de la energía para ser neutrales en cuanto al carbono.

Google ha hecho mucho para descarbonizar sus centros de datos y afirma que sus servicios en la nube producen cero emisiones netas de carbono. Y el mayor proveedor de computación en nube que existe, Amazon, ha prometido lograr lo mismo para el 2040 a través de granjas eólicas y solares.

10. Hacer negocios con empresas verdes

El alojamiento web no es la única forma en que las empresas pueden ser neutrales en cuanto al carbono con las compañías que eligen para operar.

Desde compañías de software y marcas de alimentos y bebidas hasta etiquetas de ropa y compañías de transporte, se pueden encontrar proveedores neutrales en cuanto a emisiones de carbono en todas las grandes industrias. Para muchas pequeñas empresas, su cadena de suministro también tendrá un gran impacto en su propia huella.

Una vez más, convertirse en una empresa sostenible depende de las empresas a las que apoyan.

11. Comprar compensaciones de carbono

Finalmente, para cualquier porción de la huella de carbono de una compañía que no pueda ser reducida a través de cambios, la compra de compensaciones puede mover la aguja hacia la neutralidad de carbono.

Las empresas pueden utilizar una variedad de mercados de carbono para calcular y compensar sus emisiones.

A la hora de elegir, es importante buscar la certificación de terceros y los proyectos en los que se invierte.

A continuación te compartimos algunas organizaciones de compensación de carbono de renombre con las que se puede comenzar el viaje hacia la neutralidad de carbono:

  • Cool Effect.
  • Terrapass.
  • South Pole.
  • Native Energy.
  • COTAP.org.
  • Clear.
  • Myclimate.
  • Nori.

Muchos caminos hacia la sostenibilidad

Cada empresa tiene un nivel diferente de impacto en el planeta, pero en conjunto, todos contribuimos al cambio climático, la contaminación y la crisis de los residuos.

El viaje de cada empresa para convertirse en ambientalmente sostenible será único, pero es más crítico que nunca comenzar ahora y hacerlo bien.

En un momento en que incluso las empresas más grandes —entre ellas McDonald’s, Microsoft y Samsung— están incorporando prácticas de sostenibilidad en sus negocios, es evidente que la crisis climática es un fenómeno muy grave. Y cada negocio tiene su parte para desempeñar, cualquiera que sea su tamaño.

Si tenemos en cuenta nuestras huellas de carbono individuales y tomamos las medidas necesarias para reducirlas, podemos ayudar a frenar y, con suerte, invertir los efectos del cambio climático.

Una versión de esta nota fue publicada anteriormente en GreenBiz

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]