Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social

El legado responsable de Stephen Hawking

La vida de Stephen Hawking fue un regalo invaluable para la humanidad, su legado trasciende todas las fronteras del tiempo y el espacio.

No le tengo miedo a la muerte, pero yo no tengo prisa en morir. Tengo tantas cosas que quiero hacer antes. – Stephen Hawking

 

14 de Marzo, 2018.

El universo ha adquirido a la más brillante de sus estrellas. Mientras, el mundo amanece con una mente brillante menos -como si abundaran-. El fallecimiento del célebre físico Stephen Hawking representa una pérdida terrible, no solo para la ciencia, sino para la humanidad.

La vida de una mente brillante

Hawking nació el 8 de enero de 1942 en Reino Unido. veinte años después se graduó de la Universidad de Oxford con un título en matemáticas y física. y para 1966 había concluido los estudios de doctorado en física del Trinity Hall de la Universidad de Cambridge.

Fue con 21 años de edad que el diagnostico de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) llegó a su vida. Entonces los médicos calcularon que viviría apenas dos años. No obstante, el científico superó las expectativas. En una entrevista con The New York Times en 2004 declaró: “Mis expectativas se redujeron a cero cuando tenía 21 años. Todo desde entonces ha sido un extra”. La enfermedad incurable de Hawking, sin embargo, lo confinó a la silla de ruedas que lo acompañó el resto de su vida.

En 1965 se casó con Jane Hawking. La historia de su romance y sus 25 años de  matrimonio fue puesta en la película La teoría del todo, estrenada en la pantalla grande en 2014 y dirigida por James Marsch.

Stephen Hawking Responsabilidad social

Hay quienes piensan que la ausencia de su voz fue consecuencia de la misma enfermedad, pero ello es más bien resultado de una traqueotomía practicada en 1985. La operación fue un esfuerzo de los médicos por permitirle respirar, luego de que el científico contrajera una seria infección en los pulmones.

Arrebatada su voz, Hawking tuvo que recurrir a un sistema de deletreo y cartas para comunicarse. Eso hasta que el científico Martin King recurriera a una empresa en California llamada World Plus, cuyo programa Equalizar permitía a un usuario elegir letras y comandos en la pantalla de un ordenador recurriendo a un interruptor, sin necesidad de un teclado o un ratón. El CEO no tuvo problemas en donar un equipo Apple II con los programas necesarios para que Hawking se comunicara de forma independiente. Con esas herramientas y la ayuda de un ingeniero, Hawking consiguió hablar de nuevo.

La tecnología que le daba voz a esta mente brillante avanzó en años posteriores, Dichos avances y el progreso de su enfermedad lo obligaron a cambiar su sistema de comunicación varias veces durante su vida. No obstante, él decidió conservar la voz original de 1986 porque, tal como refirió en alguna ocasión, no escuchó una que le gustara más y había llegado a identificarse a sí mismo con su sonido.

Antes que científico, humano

Ni su enfermedad, ni si enorme pasión por la física y el entendimiento del universo impidieron a Hawking entregar al mundo un legado valioso y responsable. Partidario de SOS Children UK, apoyó a lo largo de toda su vida causas como la lucha por los derechos humanos, la erradicación de la pobreza y la falta de vivienda. Además, fue gran promotor de la adopción de niños sin hogar y trabajó de la mano de múltiples organizaciones de la sociedad civil.

Como una de las mentes más brillantes de la ciencia, Hawking advirtió en numerosas ocasiones sobre las ventajas y riesgos de los avances tecnológicos de nuestra era.

La tecnología podría revertir parte del daño causado al planeta por la industrialización y también ayudar a poner fin a la pobreza, pero la inteligencia artificial (IA) debe ser controlada.

El científico consideraba que cada persona tenía un rol que cumplir para asegurar que todas las generaciones estaban comprometidas con el estudio de la ciencia y la creación de un mundo mejor para toda la raza humana.

Uno de los hombres más brillantes en la historia de la ciencia, que dedicó su vida entera a tratar de entender el universo; quien predijo que la humanidad tiene un margen de mil años antes de autodestruirse a manos de sus propios avances científicos y tecnológicos.

Los 76 años de vida de Stephen Hawking fueron un regalo para una humanidad enferma. Su reunión con el universo puede ser una pérdida irreparable o el camino para que su mensaje resuene desde los agujeros negros y consiga trascender las fronteras del tiempo y el espacio. Todo depende de quienes nos quedamos.

 

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]