Entendiendo la Responsabilidad Social

El cliente no es tonto y ya demanda RSE: 20 mil estudiantes se rebelan contra las marcas

Este ejemplo inteligente demuestra que el cliente no es tonto y exige la RSE de las empresas.

En 2018 y ya no es suficiente decir que eres una empresa responsable. El cliente no es tonto y no deja de demandar la RSE.

Pruebas que demuestran que el cliente no es tonto

¿Dejarías tu trabajo si la empresa donde trabajas hiciera cosas contrarias a tus valores?, ¿los consumidores realmente esperan que las empresas realicen iniciativas de RSE?, ¿cómo una compañía promedio se convierte en una buena? Más bien, ¿cómo una buena empresa puede ser considerada líder en sustentabilidad?

Según Havas:

  • El consumidor promedio conducirá casi 11 minutos fuera de su camino para comprar un producto de marketing de causa.
  • El 83% de los empleados consideraría seriamente dejar su trabajo si su empleador utilizara mano de obra infantil en las fábricas.
  • El 65% consideraría seriamente dejar su trabajo si su compañía dañara el medio ambiente.

Estas niñas devolvieron a sus respectivos fabricantes todas las envolturas de plástico de los productos alimenticios que habían consumido en dos semanas.

Twittea esta frase.


Un ejemplo de que el cliente no es tonto en la India

Este es un ejemplo de que el cliente no es tonto. Un grupo de niñas de la ciudad india de Toothukudi en Tamil Nadu ha abordado este tema de una manera interesante e innovadora. Impulsado por el ayuntamiento, estudiantes de Subbiah Vidyalayam Girls Higher Secondary School recogieron todas las envolturas de alimentos que generaron durante un período de dos semanas. Esto ascendió a 20,244 envolturas, con algo más de 10,000 atribuidas al fabricante de alimentos Britannia y otras 3,412 al fabricante de obleas Nabati.

Un ejemplo de que el cliente no es tonto en la India

Las chicas enviaron las envolturas a las compañías con la siguiente nota:

«Estamos contentas con el sabor y la calidad de sus productos, pero descontentos con los envases de plástico. Queremos garantizar un entorno seguro para nuestras generaciones futuras y minimizar nuestra huella de plástico. Hemos decidido recolectar envolturas de plástico usadas de sus productos y enviárselas para su eliminación segura. Por favor ayúdenos a saborear sus productos sin culpa, al presentar un empaque ecológico». Una prueba más que el cliente no es tonto sino demasiado inteligente cuando se trata de demandar la RSE de las empresas.

Acompañando a los envoltorios había una explicación del comisionado de la ciudad, Alby John Varghese, quien dijo a las compañías que eran totalmente responsables de recolectar los desechos plásticos generados por sus productos y que la corporación municipal espera que estas compañías presenten un plan de acción para recolectar envolturas usadas que pueden implementarse en dos meses.

Varghese dijo que el experimento fue un gran éxito y que espera extenderlo a otras escuelas en toda la región. Aún no hay respuesta de las compañías. A ver si se den cuenta que el cliente no es tonto.

Hacer que las niñas participen de esta manera es una idea inteligente. Inspirar a las generaciones más jóvenes con un deseo de cambio y seguir adelante con una determinación que rivaliza con los adultos mayores, que pueden ser menos idealistas.

Este proyecto de recolección de residuos afectará los propios hábitos de vida a largo plazo de los estudiantes, haciéndolos más conscientes de la cantidad de envases que consumen y seguro hablarán con sus familias e influirán en los cambios de hábito.

Esto solo demuestra que el cliente no es tonto y desde temprana edad demanda la RSE. ¿Qué te parece esta historia? Solo falta que las empresas se comporten de manera responsable, ¿no? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Comentarios

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact