Noticias

De startups, millenials, tecnología y acción social…

Hoy en día es impensable imaginar un startup que no sea iniciado por alguien menor a 40 años.

Startups vía Shutterstock

Startups vía Shutterstock

Me gusta imaginarme unos siglos atrás. Cuando las empresas eran dominadas por hombres maduros, sabios, reconocidos. A veces, su cargo provenía de un linaje y familias con varias generaciones de tradición. Algunas de las empresas que dirigían se habían creado hacía varios años. Otras, incluso desde la revolución industrial. Todo parecía estar bajo control en el mundo. La gente aceptaba el statu quo y la sociedad caminaba.

Todo eso cambió el día en que los jóvenes —como característica propia de la edad— rechazaron el mundo en el que vivían y las reglas bajo las que jugaban. Quisieron cambiarlas y lo hicieron mediante acciones. A raíz de este cambio de mentalidad y de límites, hoy es normal ver compañías como Facebook, Apple, Microsoft, Mashable, Uber y muchas más con CEOs jóvenes que han cambiado una y otra vez las reglas del mercado o incluso han creado mercados nuevos.

Hoy en día es impensable imaginar un startup que no sea iniciado por alguien menor a 40 años. Incluso, distintos estudios realizados en múltiples países y universidades indican que uno de cada tres jóvenes tiene en la mente ser emprendedor. A veces, no saben siquiera lo que van a emprender, pero el deseo y la aspiración está ahí.

De aquí daremos un salto brusco al tercer sector. Es brusco por el contraste que representa. Sin duda, siempre las organizaciones sociales y caritativas se han caracterizado por ser ingeniosas. Pero a diferencia de las empresas, esta innovación no nace de una competencia de mercado, sino de la falta de recursos.

Esta muralla económica, cultural y social donde están encerradas la gran mayoría de las organizaciones, provoca que tengamos empresas del siglo XXI y filantropía del siglo XIX. Este fenómeno no solo se vive en México, sino a nivel mundial.

Lo cierto es que este paradigma también está comenzando a cambiar por varios motivos, entre ellos:

Los millenials tenemos un interés y una tendencia a querer mejorar el mundo en que vivimos, sea a través del consumo, los donativos, voluntariado o participación ciudadana. Por lo tanto es lógico que muchos jóvenes hoy piensen en proyectos sociales como la forma de desarrollar su carrera profesional.

Las empresas cada vez exigen más profesionalismo de parte de sus aliados, sean proveedores, consultores o incluso, fundaciones. Es por esto, que el tercer sector se tiene que poner al día en comunicación, transparencia, profesionalismo, indicadores y crecimiento del impacto.

La tecnología y la comunicación han puesto al alcance de todos muchas herramientas para hacer las cosas de modo profesional, rápido y barato y las organizaciones pueden aprovecharlas para el bien.

Estamos en un momento único para hacer el bien, para cambiar el mundo y hay muchas herramientas para hacerlo. Precisamente, esto es lo que veremos cada semana aquí, en StartGood.


IMG_1763Diego Parada Herrera

Comunicólogo, maestro en RS y presidente de Vuela Fundación.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

1 comentario

  • «Empresas del siglo XXI y filantropía del XIX» muy cierto!

    Bienvenido a Expok mi Diego!

    Gracias por contribuir!!

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact