RSE

¿Cuánto petróleo pierde PEMEX si México prohíbe el fracking?

Si se prohibiera, 115 asignaciones de Pemex tendrían que parar: Sergio Pimentel

El fracturamiento hidráulico del subsuelo, técnica conocida como fracking es un método para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo.

La técnica en cuestión consiste en la perforación de un pozo vertical u horizontal, entubado y cementado, a más de 2500 metros de profundidad, con el objetivo de generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y abra una fractura controlada en el fondo del pozo.

El impacto ambiental de esta práctica es considerable. A él hay que sumar además las potenciales afectaciones a la salud de los seres vivos derivadas de las consecuencias de esta práctica común.

No es una sorpresa que decenas de protestas contra el fracking hayan nacido en Estados Unidos y el resto del mundo. Los ambientalistas buscan detenerlo y favorecer la generación de energías limpias.

Mientras tanto, los defensores del fracking aseguran que esta es una técnica que da respuesta a la creciente demanda de energía con recursos más limpios que el carbón.

¿Fracking en PEMEX?

195 mil barriles diarios de crudo perderá Petróleos Mexicanos (Pemex) en caso de prohibir el fracking, según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

De acuerdo con Sergio Pimentel, comisionado del regulador energético, el fracking se utiliza para extraer hidrocarburos convencionales y no convencionales.

En Estados Unidos estas técnicas se han usado para incrementar su explotación de hidrocarburos a través del llamado shale oil y shale gas. En el caso de la petrolera nacional, los barriles provienen de campos que tienen recursos convencionales, mientras que los de shale oil se consideran no convencionales. Así lo declaró el funcionario en su perfil de Twitter.

Si se prohibiera el fracking, 115 asignaciones de Pemex tendrían que parar.

Esta decisión ocurriría mientras Pemex y el gobierno mexicano luchan para frenar el declive de su producción petrolera, que ha caído a 1.6 millones de barriles diarios desde un máximo histórico de 3.4 millones hace 15 años.

El funcionario se refiere a la iniciativa de ley propuesta por parte de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con el fin de crear una prohibición expresa para emplear este tipo de técnicas en el país.

Y es que el pasado 10 de julio, los Senadores del partido gobernante Morena, Antares Vázquez Alatorre y Martí Batres Guadarrama, propusieron prohibir la fractura hidráulica para la exploración y producción de petróleo y gas en nuestro país.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por su parte, prometió desde su campaña presidencial no utilizar esta técnica, ya que resulta agresiva con el medio ambiente. Sin embargo, hace unos días AMLO dijo que con fracking México podría elevar la producción de gas de forma muy rápida, pero como consecuencia, en el país “no tendríamos agua“.

Fracking

El fracking ha activado múltiples alarmas internacionales ante supuestos riesgos ambientales como la inyección de químicos tóxicos al subsuelo, contaminación de mantos acuíferos, uso excesivo de agua en los procesos de fractura, incluso sismos en zonas aledañas que afectan a los pobladores.

Se trata de una técnica que además de permitir la extracción de gas y petróleo del subsuelo, también provoca un impacto negativo en el medio ambiente.

Desde 1947, los proyectos petroleros han hecho 2.5 millones de fracturas en pozos en todo el mundo –entre ellos, un millón en EE.UU.–, lo cual ha tenido una serie de consecuencias y problemas en el planeta.

En México, uno de cada cuatro pozos petroleros han sido echados a andar mediante fracking, es decir, se han realizado 36,159 fracturas hidráulicas en al menos 7,879 pozos, de acuerdo a cifras de la ONG.

Las consecuencias más reconocidas del fracking son:

  • Contaminación de acuíferos.
  • Aumento en el consumo de agua.
  • Contaminación de la atmósfera.
  • Contaminación sonora.
  • Migración de los gases y los productos químicos hacia la superficie.
  • Contaminación en la superficie debido a los vertidos.
  • Efectos en la salud de los habitantes cerca de las fracturas en pozos.
  • Incremento en la actividad sísmica debido a la inyección profunda de fluidos relacionados con este procedimiento.

La fracturación de tan solo un pozo requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua, y en México eso supondría un volumen de agua equivalente al necesario para cubrir el consumo doméstico (100lts/pers/día) de entre 1.8 y 7.2 millones de personas en un año.

Esto generaría no solo la disminución de la cantidad de agua disponible, sino poner en riesgo los ecosistemas y la realización del derecho humano a la alimentación y al agua; principalmente en estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact