Entendiendo la Responsabilidad Social

Cómo tener un periodo amigable con el medio ambiente

Cómo tener un periodo amigable con el medio ambiente
Escrito por Daniela Lazovska

¿Es necesario tener periodo amigable con el medio ambiente?

¿Has pensado en tener un periodo amigable con el medio ambiente? Te decimos cómo hacerlo.

¿Tener periodo amigable con el medio ambiente es posible?

Los tampones o compresas desechables son el producto de higiene menstrual para la mayoría de las mujeres, con un 98 por ciento de uso de uno o ambos productos cada mes. La mujer promedio, y la persona transgénero y no binaria que menstrúa, pasarán aproximadamente 2,280 días en su período y usarán más de 11,000 tampones o compresas a lo largo de su vida. Sin embargo, muchas desconocen los ingredientes riesgosos que estos productos pueden contener y lo que sucede una vez que se tiran. Por eso debes considerar tener un periodo amigable con el medio ambiente.

Los fabricantes no están obligados a revelar los ingredientes en tampones y almohadillas, ya que son considerados dispositivos médicos por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, pero lo que sí se sabe sobre la composición de estos productos ha obligado a los expertos en salud y defensores de la sostenibilidad a querer cambiar las cosas.

¿Es necesario tener periodo amigable con el medio ambiente?

La mayoría de los tampones y almohadillas desechables y su embalaje contienen plástico no biodegradable y potencialmente tóxico y otros materiales sintéticos como pegamento (la mayoría de los cordones de tampones están pegados en lugar de tejidos) y aditivos petroquímicos. Un paquete de toallas sanitarias convencionales puede contener el equivalente a unas cuatro bolsas de plástico. Solo por eso es importante tener periodo amigable con el medio ambiente.


Existen muchos riesgos de no tener periodo amigable con el medio ambiente. Te decimos.

Twittea esta frase.


La mayoría de los tampones y almohadillas también contienen algodón blanqueado y no orgánico, rayón, pulpa de madera o una combinación de estos materiales. Se sabe que el algodón y el rayón no orgánicos contienen pesticidas y herbicidas, incluido el diurón, una sustancia química que la Agencia de Protección Ambiental ha calificado de carcinógeno “probable” y dioxina, una toxina que la Organización Mundial de la Salud ha relacionado con la supresión del sistema inmunológico, los problemas reproductivos y el cáncer.

Riesgos de no tener periodo amigable con el medio ambiente

La investigación preliminar sugiere que el plástico en los productos de higiene menstrual también podría presentar peligros potenciales para la salud.

Dados estos posibles riesgos, Shradha Shreejaya, activista de la salud de las mujeres y defensora de la menstruación sostenible, dijo que los consumidores tienen derecho a saber qué contienen sus tampones y almohadillas.

“Los tampones y las almohadillas se acercan tanto a nuestro cuerpo como a nuestro tejido sensible. Piensa en la cantidad de exposición a estos productos a lo largo de los años.”

Según Telegraph, en todo el mundo, se estima que más de 100 mil millones de productos de higiene menstrual se desechan anualmente. Solo en América del Norte, unos 20 mil millones de compresas sanitarias, tampones y aplicadores de tampones, que no son reciclables, ya que han estado en contacto con desechos humanos, se descargan en vertederos anualmente.

Dado que estos elementos contienen plástico, que no se biodegrada, tomará al menos 500 a 800 años para que cada almohadilla y tampón se descompongan. Cuando se incineran, una práctica común en algunas naciones en desarrollo, estos productos liberan gases tóxicos, incluido el dióxido de carbono.

Investigadores en Estocolmo concluyeron que la tira posterior de plástico de una compresa higiénica, así como los aplicadores de tampones de plástico, ambos típicamente hechos de polietileno de baja densidad, son particularmente dañinos para el planeta. No solo tardan siglos en descomponerse, sino que también requieren grandes cantidades de combustibles fósiles. Eso no ayuda en nada para tener periodo amigable con el medio ambiente.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la fabricación de productos de higiene menstrual desechables, industria de casi 6 mil millones de dólares genera una huella de carbono total de aproximadamente 15 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero al año.

Los tampones, almohadillas y aplicadores desechables también contaminan las vías fluviales y dañan la vida silvestre marina, según Nick Mallos, director del programa Trash Free Seas en Ocean Conservancy.

¿Cómo, te estarás preguntando, las almohadillas y los tampones terminan en ríos y mares? El problema, explicó Mallos, es que muchas personas están vaciando los tampones y las almohadillas también en el inodoro.

Los tampones, almohadillas, aplicadores y otros artículos descargados pueden terminar obstruyendo las tuberías de alcantarillado, lo que puede causar el desbordamiento de aguas residuales sin tratar. Estas aguas residuales pueden llegar a los arroyos y ríos.

Incluso si los productos menstruales enjuagados “llegan a las plantas de tratamiento de desechos, el material que se captura allí tiene que terminar en algún lugar, y desafortunadamente eso también puede terminar cerca de vías fluviales”, dijo Mallos.

Además de sumarse al gigantesco problema de la contaminación plástica oceánica, los expertos dicen que los productos de higiene menstrual que terminan en playas o vías fluviales representan una amenaza adicional de propagación de posibles enfermedades y patógenos debido a los desechos corporales que contienen. Las comunidades que viven cerca de vías fluviales podrían estar en riesgo, al igual que la fauna marina que a menudo confunde los productos plásticos con los alimentos.

5 maneras de tener periodo amigable con el medio ambiente

No tirar los tampones y las toallas en el inodoro es algo que todos pueden hacer de inmediato para ayudar a promulgar el cambio. Aquí hay algunos otros pasos que podrías tomar para tener periodo amigable con el medio ambiente:

  1. Elegir productos de higiene menstrual reutilizables como tazas menstruales, ropa interior de periodo y compresas sanitarias reutilizables.
  2. Cuando sean necesarios los desechables, escoger orgánico si puedes y respalda las marcas transparentes.
  3. Exigir que las corporaciones fabriquen productos sanitarios sin plástico.
  4. Instar a los legisladores a aprobar leyes para que los ingredientes de divulgación sean obligatorios.
  5. Ayudar a que la menstruación sea una prioridad de política pública más grande.

¿Qué haces tú para tener periodo amigable con el medio ambiente?

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario