RSE

Si ya hay copa desechable… ¿por qué no ahora tampón reutilizable?

Escrito por Kenya Giovanini

Una empresa acaba de crear el tampón reutilizable con el objetivo de impulsar un período más sostenible.

La necesidad por disminuir nuestros residuos e impulsar una menstruación más sostenible, ha traído consigo más alternativas; como las toallas de tela, la copa menstrual y ahora el tampón reutilizable…

¡Oh, sí! tampón reutilizable

La startup Dame, reconoce que a pesar de que ya existen opciones para fomentar una periodo más sostenible, no todas se acomodan a las necesidades y costumbres de las mujeres.

Así que decidió diseñar su propia versión de un tampón verde que las mujeres pueden usar y que se puede integrar como otra alternativa para aquellas mujeres que prefieren este método a una toalla o a la copa.

Ya existe un tampón reutilizable y sostenible.

Twittea esta frase.

De acuerdo con Celia Pool, la cofundadora de Dame, pasar a algo como la copa menstrual o una almohadilla de tella reutilizable, en ocasiones parece un cambio brusco.

Es por ello que crearon un tampón reutilizable que quedará como una alternativa intermedia, y que con ella, las mujeres pudieran identificarse.

El tampón reutilizable, es de plástico pero puede usarse de manera indefinida. Está diseñado para ser utilizado con el algodón orgánico de Dame, que no contiene productos químicos ni tóxicos.

Mientras que el empaque es compostable, y la compañía está en conversaciones con los minoristas sobre la venta de estos productos a granel, sin ningún tipo de empaque.

Dame, también planea trabajar con agricultores que utilizan prácticas agrícolas regenerativas y técnicas que pueden ayudar a absorber el dióxido de carbono.

Esto quiere decir que el tampón podría ser positivo al carbono, ayudando a reducir las emisiones en lugar de aumentar el problema del calentamiento global.

«Queremos ser la primera marca de cuidado personal que absorbe carbono», dice el cofundador Alec Mills.

¿Qué otras características tendrá?

Los aplicadores de plástico desechables utilizados en la mayoría de los tampones representan un problema de desperdicio importante.

“Cuando una playa de Los Ángeles se cubrió con aplicadores de tampones y otra basura en 2015, descargada de una tubería de aguas residuales cercana, el condado cerró la playa . Pero los productos sanitarios aparecen regularmente en las playas y en los océano”.

La mayoría terminan en vertederos cada año. Incluso los aplicadores de cartón, que son menos populares, tienen un revestimiento de plástico que los hace irrecuperables.

Y tomando en cuenta que en la vida, una mujer podría usar 12,000 tampones y aplicadores, el impacto ambiental es sumamente grave.

«Es una gran cantidad de residuos, todo es de un solo uso y no se puede reciclar, y casi todo contiene plástico», dice Mills.

Agregando que hay muy solo tres opciones para las mujeres y que cada vez más, ellas quieren una opción sostenible, accesible y funcional.

Incluso, una encuesta de 2016 de Mintel en el Reino Unido, señalo que solo el 6% de las mujeres dijeron que les importaba la sostenibilidad de los productos de su período, pero en enero de 2018, ese número había aumentado al 48%.

Más sostenibilidad

En lugar de ir a la basura, el nuevo tampón reutilizable se puede limpiar con papel higiénico, enjuagarse en el fregadero y luego volver a usar.

“Un recubrimiento antimicrobiano ayuda a mantenerlo limpio. El diseño también debe ser algo que las personas no querrían ocultar debajo del fregadero, en un intento por normalizar los períodos”, señaló.

Uno de los objetivos de diseñar este tampón reutilizable era hacer algo que se viera hermoso, que estuviera bien diseñado, que se ajustara a esta mujer moderna que tiene todo tipo de otras tecnologías en su bolso.

“El diseño elegante, creado después de 30 rondas de prototipos, es verde oscuro. No queríamos ir por la ruta rosada y esponjosa, y no queríamos ir por la ruta de los juguetes sexuales negros, así que miramos las gamas de colores», señaló.

La puesta en marcha planea comenzar a rediseñar otros productos de cuidado personal.

«Básicamente, vamos al baño y vemos cómo podemos reconsiderar todos esos productos y ponerlos de una manera más sostenible sin comprometer su belleza, su diseño y su eficacia», dice.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario