Ambiental Noticias RSE

Cómo saber si tu ropa es sostenible (5 claves)

Cómo saber si tu ropa es sostenible [5 claves]

Las marcas de moda presumen de ser sostenibles, pero… ¿cómo saber si realmente marcan la diferencia? ¿Tu ropa es sostenible?

¿Tu ropa es sostenible? En los últimos cinco años, las referencias a la “sostenibilidad” en las principales empresas de moda se han duplicado. Por esta razón, es muy probable que tus marcas favoritas presuman de ahorrar agua o reducir las emisiones de carbono.

Sin embargo, la realidad es que la industria de la moda está dañando el planeta de múltiples maneras, y las marcas de moda deben abordar muchos aspectos de su huella medioambiental.

Evaluando las prácticas del sector de la moda

Fast Company ha comentado que el recurso de la industria de la moda Business of Fashion ha creado una metodología para evaluar las prácticas de una empresa de moda, y luego utiliza este sistema para clasificar 15 de las mayores empresas de la industria, incluyendo Nike, Gap, Hermes, y las empresas matrices de Louis Vuitton y Uniqlo.

El resultado es que a ninguna de las empresas le fue especialmente bien, ya que la puntuación media fue de 36 sobre 100; Under Armour fue la última con una puntuación de 9, mientras que Kering, la empresa matriz de Uniqlo, fue la más alta con 49.

ropa sostenible

Sin embargo, este índice puede ser útil para ti, el consumidor, incluso más allá de estas empresas de moda en particular. Puede ayudarte a hacer las preguntas correctas cuando vayas a comprar y a ver más allá de cualquier afirmación de “greenwashing”.

Los consumidores son cada vez más sofisticados en lo que respecta a la sostenibilidad, ya que esta forma parte cada vez más del espíritu cultural.

Creo que hay un mayor apetito por comprender los matices y la complejidad del problema, e informes como este (y otros que existen) pueden ayudar a desmenuzar las cosas.

Sarah Kent, responsable de sostenibilidad de Business of Fashion.

Lo que hay que buscar para saber si tu ropa es sostenible

En la última década, los consumidores se han preocupado cada vez más por el impacto medioambiental de sus compras. McKinsey descubrió que casi un tercio de los consumidores de la generación Millennial y generación Z están dispuestos a pagar más por productos que tengan el menor impacto negativo en el planeta. Esto se ha mantenido constante a lo largo de la pandemia.

En respuesta, las marcas de moda han comenzado a publicitar sus prácticas sostenibles. A menudo, las marcas destacan su fuerza en una o dos áreas, callando convenientemente en otras:

Gucci reduce y compensa sus emisiones de carbono; Adidas está creando un zapato 100% reciclable; Levi Strauss & Co está reduciendo su consumo de agua. Pero centrarse en un solo impacto ambiental ignora las diversas y a menudo interconectadas formas en que una marca está dañando el planeta.

Cómo saber si tu ropa es sostenible [5 claves]

Hay razones válidas por las que una empresa puede elegir centrarse en un tema específico dentro de la sostenibilidad, tal vez porque es algo que han analizado o determinan que pueden tener el mayor impacto.

Pero fundamentalmente, las marcas tienen que abordar muchos temas cuando se trata de su huella medioambiental, así que si sólo se fijan en un área, hay que preguntarse por qué no están abordando las demás.

Sarah Kent, responsable de sostenibilidad de Business of Fashion.

El informe establece cinco áreas en las que hay que centrarse cuando se considera el grado de sostenibilidad de una marca.

Cómo saber si tu ropa es sostenible (5 claves)

1. Emisiones

Los expertos creen que la economía mundial tiene 10 años para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático. En respuesta, muchas marcas de moda hablan de cómo compensan sus emisiones de carbono, haciendo cosas como plantar árboles. Pero a menudo no está claro lo que esto significa exactamente.

Una marca típica sólo hace un seguimiento de las emisiones directas de las tiendas y oficinas, que suelen representar sólo el 10% de las emisiones totales de una marca de moda; el resto procede de su cadena de suministro y de la producción de materias primas.

ropa sostenible

Así que las marcas deben rastrear y compensar las emisiones de sus proveedores, no solo las suyas.

Gucci comenzó a hacerlo en 2018, con un coste de 8.4 millones de dólares. Pero incluso la compensación de la cadena de suministro no es suficiente porque está deshaciendo efectivamente el daño que la marca ya ha causado; es mejor no causar ese daño en primer lugar. Así que los consumidores deberían buscar marcas que estén trabajando para reducir sus emisiones totales.

2. Residuos

En la actualidad, 40 millones de toneladas de residuos textiles se envían al vertedero o se incineran cada año. Estos residuos provienen de muchas fuentes. Las empresas sobreproducen ropa, esperando que un porcentaje del inventario no se venda. También compran rollos de tela que quizá nunca utilicen. Y luego muchos consumidores se ponen una prenda sólo un par de veces antes de tirarla.

ropa sostenible

Todo este material desperdiciado ha requerido recursos naturales para su creación. Como consumidor, es importante preguntarse qué hacen las marcas para reducir el desperdicio, desde el uso de materiales “muertos” hasta la mejor gestión de su inventario y el reciclaje de tejidos.

3. Materiales

Los principales materiales de la moda son el poliéster, que procede del petróleo, y el algodón, cuya producción requiere mucha agua y productos químicos. La innovación científica de la última década ha dado lugar a alternativas mejores y más respetuosas con el medio ambiente, como el Lyocell, un material biodegradable hecho de pulpa de madera que puede sustituir al algodón, el poliéster y la seda, entre otros. Los consumidores deberían estar atentos a estos materiales.

4. Agua y productos químicos

La fabricación de ropa tiene un impacto terrible en el suministro de agua del mundo, desde el cultivo de algodón que requiere mucha agua hasta el uso de tintes y productos químicos tóxicos que contaminan el agua potable local.

ropa sostenible

Algunas empresas han desarrollado sistemas que reducen este impacto. Levi’s utiliza ahora el láser para crear una estética de deslavado, que de otro modo requeriría galones de agua; Pangaia tiñe las prendas con plantas utilizando una tecnología que concentra los pigmentos, creando un color vibrante. Los consumidores deberían prestar atención a lo que dicen las marcas sobre su uso del agua.

5.Derechos de los trabajadores

La fabricación de ropa tiene un coste humano. En todo el mundo, el trabajo infantil y la esclavitud son más comunes de lo que se piensa; también lo son las condiciones de trabajo inseguras y el robo de salarios. Muchas marcas no fabrican su ropa directamente, sino que trabajan con fábricas, lo que les permite distanciarse del problema.

Es importante saber dónde fabrican las marcas sus productos y cómo se trata a los trabajadores allí.

La problemática de la transparencia

Aunque los consumidores deberían exigir a las marcas que cumplan con todos estos requisitos, hay que reconocer que actualmente es muy difícil evaluar su rendimiento. Mientras que las empresas públicas deben informar de sus datos financieros al gobierno, no existe una forma comparable de que las empresas informen de sus métricas de sostenibilidad.

ropa sostenible

Así que los consumidores no tienen más remedio que confiar en que las empresas informen voluntariamente de sus objetivos de sostenibilidad y divulguen sus progresos. Por supuesto, esto significa que las marcas pueden hacer afirmaciones sobre sus prácticas que son difíciles de rastrear o verificar.

Si una marca no mide sus progresos y no revela los datos a otras personas, no hay responsabilidad.

Sarah Kent, responsable de sostenibilidad de Business of Fashion.

Para añadir otra capa de complejidad al problema, muchas marcas de moda subcontratan su fabricación a fábricas y proveedores, y luego no se mantienen al tanto del impacto medioambiental de sus socios. Business of Fashion descubrió que ni una sola de las empresas examinadas estaba dispuesta a revelar detalles sobre sus proveedores:

Menos de la mitad de las empresas revelaron una lista completa de sus proveedores directos, y ninguna proporcionó un catálogo completo más profundo de su fabricación.

Los consumidores pueden contribuir a presionar a sus marcas favoritas para que sean más transparentes sobre sus cadenas de suministro. Y si no lo son, deberían ser escépticos sobre cualquier afirmación que hagan.

Por ejemplo, H&M ha dicho que empezará a abastecerse al 100% de materiales “más sostenibles” para 2030, pero ha sido muy imprecisa sobre lo que significa y no ha proporcionado detalles completos sobre sus proveedores o materiales. Muchos analistas del sector han calificado las afirmaciones de H&M de “greenwashing“, ya que no están respaldadas por ningún dato.

Desgraciadamente, el Índice de Sostenibilidad del Negocio de la Moda revela que la industria de la moda tiene un largo camino que recorrer para limpiar sus actos. Pero el primer paso para solucionar el problema es entenderlo, y esta investigación ayuda tanto a las marcas como a los consumidores a saber qué buscar. “Sólo tenemos una década para lograr muchos de estos objetivos”, dice Kent. “Ahora tenemos que prestar mucha atención a si mejoran cada año”.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario