Fundaciones Empresariales

Cómo promover el civismo desde las fundaciones empresariales

3 formas de contribuir a la cultura cívica desde una fundación empresarial

Participacion vía Shutterstock

Participacion vía Shutterstock

Por: Emilio Guerra Díaz

Las fundaciones empresariales son hasta cierto punto un puente entre la vida del empleado, la empresa y su comunidad. Para la empresa aquellas son un medio que permite establecer vínculos con la comunidad y canalizar la inversión social que hace para estar en concordancia con la licencia social que le otorga la comunidad. Pero sin duda, las fundaciones empresariales hoy juegan un importante papel como promotoras de conductas cívicas al interior de la empresa como al exterior, llegando muchas veces a la vida familiar del colaborador.

Algunas fundaciones empresariales que quisieran profundizar en su contribución a la cultura cívica de su comunidad podrían explorar al menos alguno de los siguientes campos:

  • Comportamiento ético
  • Fomento a la cultura de la donación
  • Participación ciudadana

Comportamiento ético

Comportamiento etico vía Shutterstock

Comportamiento etico vía Shutterstock

Al respecto vale la pena señalar que si bien las empresas, sobre todo las orientadas al comportamiento socialmente responsable, invierten recursos en formar colaboradores respetuosos a través de diversas herramientas, esas conductas bien pueden ser promovidas fuera del lugar de trabajo.

Así, las empresas que constituyen un código de conducta para sus colaboradores, también pueden alentar que en casa cada empleado constituya uno para su propia familia. Hace muchos años Stephen Covey extendió sus ideas de los 7 hábitos de la “gente eficaz” a las “familias eficaces” con esa visión.

La fundación empresarial interesada podría entonces facilitar la metodología para que el empleado lo hiciera en su hogar. Podría ayudar a plantear que los valores que se dan muchas veces por convenidos en una familia, primero sean seleccionados, luego se definan, se comprendan y se practiquen con bajo normas y lineamientos.

Es muy distinta una familia que declara tener valores y otra que con su comportamiento lo refrenda día a día. Aquí se incluyen preceptos como cortesía, amabilidad, no discriminación, tolerancia, aceptar las diferencias de puntos de vista, etc.

Fomento a la cultura de la donación

Donaciones vía Shutterstock

Donaciones vía Shutterstock

Sin duda van en aumento las prácticas de fundaciones empresariales que están solicitando recursos -donativos- de sus empleados para enriquecer los programas de su organización. Al respecto conviene señalar que existen dos tendencias, una que fomenta la cultura de la donación, otra que con las aberraciones de sus promotores buscan que los empleados con su dinero completen el presupuesto de inversión de la fundación. El primer caso será virtuoso siempre y cuando la empresa y su fundación sean capaces de clarificar y demostrar que ellas disponen el 100% de los recursos de inversión y que con o sin las donaciones de los colaboradores, se alcanzarán las metas. De esta forma las donaciones de los empleados son recursos adicionales a los que se presupuestan para los objetivos corporativos de vinculación con la comunidad.

Las malas prácticas de solicitar donativos a los empleados se basan en querer completar el presupuesto. Existen algunas fundaciones empresariales que establecen a sus gerentes la imperiosa necesidad de obtener recursos de otras fuentes y si no se apoyan en los empleados, tarde o temprano lo harán con los clientes desarrollando campañas para obtener recursos.

Sin duda un avance importante se podrá dar si la fundación empresarial alienta también las donaciones económicas para otras organizaciones filantrópicas, en especie y participen en la donación de tiempo que se hace a través del voluntariado. Pero existe además otra importante contribución que puede hacer la empresa en prácticas de corresponsabilidad: fomentar la donación de órganos.

Han pasado como 18 o 20 años desde que Telmex, interesada en el tema, incluía en cada recibo telefónico una pequeña tarjeta del tamaño de una de crédito, donde expresaba que el portador era un potencial donante de órganos. La semana pasada se llevó a cabo en la ciudad el Congreso Nacional de Organizaciones de Pacientes Renales donde trascendió el importante dato que proporcionó la Fundación Ale: por un lado existe escasa cultura de la donación de órganos y más de 11 mil 721 pacientes están inscritos en una lista de espera para recibir un trasplante. En segundo lugar, cuando existe un donador, el país no dispone de los medios adecuados para trasladar los órganos donados. De tal manera que por televisión, cuando se hace un traslado, se ven imágenes de los médicos, técnicos y enfermeros que bajan de un helicóptero y suben a una camioneta y de manera improvisada acarrean una hielera con toda prisa, imitando a los vacacionistas que se dirigen a la playa con sus bebidas en un frigorífero de unicel comprado en una tienda de conveniencia.

Participación ciudadana

Participacion vía Shutterstock

Participacion vía Shutterstock

Por último, entre las acciones de corresponsabilidad que una fundación empresarial puede alentar entre los colaboradores de la empresa se encuentra la participación cívica. Ésta se aleja de cualquier proselitismo político y partidista y más bien se orienta a colocar a la gente en las áreas de solución de problemas comunes. Así entre las acciones de este tipo de corresponsabilidad se incluyen: participar en los comités de vecinos de su colonia; promover que sus empleados y familiares concurran a votar; contribuir a la recuperación de espacios públicos y darles vida con actividades en bibliotecas y ludotecas, parques y jardines y espacios deportivos, también se puede fomentar la espiritualidad y normas de convivencia.

Desde el Consejo Directivo

“¿Qué se va a hacer para detener el saqueo de huevos de tortugas?”, preguntó el Presidente del Directorio, molesto por las noticias difundidas en torno a que decenas de personas acuden a las playas oaxaqueñas donde distintas especies de quelonios desovaron. Si no hay denuncias en medios de comunicación, la autoridad no actúa y ni siquiera tiene una red de vigilancia. En cambio, las autoridades, lejos de apoyar a fundaciones, organizaciones civiles y al Centro Tortuguero de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas que cuenta con más de 150 instalaciones, obstaculizan su labor. Por ello destaca también la labor de la Fundación Flora, Fauna y Cultura de México que en Quintana Roo cuenta con toda una estrategia de reproducción de tortugas, modelo que podría replicarse en los litorales del país.

La Secretaría de la organización señaló que afortunadamente continúa la labor de WWF y la UNAM, quienes están monitoreando los bosques michoacanos donde arriba la mariposa monarca. Sin embargo, se requieren de más recursos y de una política ambiental más efectiva en la preservación de los bosques.

El famoso futbolista y ex técnico de la Selección Nacional, Hugo Sánchez anunció que participará en la promoción del Torneo Anual de Golf que organiza la Fundación Grupo Bafar en Chihuahua, dijo el tesorero. Invitar a personalidades es un excelente apoyo para dar mayor visibilidad al evento y provocar más asistentes.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario