Gobierno Noticias RSE

¿Cómo eliminar la esclavitud de las cadenas de suministro?

¿Cómo eliminar la esclavitud de las cadenas de suministro?
Escrito por Corinna Acosta

Países ya están trabajando con leyes más estrictas contra el trabajo forzado en las cadenas de suministro, entonces… ¿qué impide eliminar la esclavitud?

El mayor problema al que se enfrentan las cadenas de suministro hoy en día es también el más antiguo: el trabajo forzado, el trabajo infantil, el tráfico de personas, entre otros. Y el reto más grande: eliminar la esclavitud.

De acuerdo con Fast Company, se ha prestado mucha atención a los campos de trabajo forzado de la región autónoma china de Xinjiang Uighur desde que Estados Unidos prohibió en enero todas las importaciones de algodón y tomates de la región.

El trabajo forzado también es endémico en la India, donde los niños extraen habitualmente mica, el mineral que da brillo a la sombra de ojos y a la pintura de los coches; en la República Democrática del Congo, donde los trabajadores contratados trabajan para extraer cobalto para las baterías de los coches eléctricos; y en Japón, donde los trabajadores de las prisiones ensamblan consolas de videojuegos.

 eliminar la esclavitud

En todo el mundo hay más de 25 millones de personas esclavizadas; 155 productos de 77 países están incluidos en la última edición de la Lista de Bienes Producidos por Trabajo Infantil o Forzado del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

Entonces… ¿cómo eliminar la esclavitud de las cadenas de suministro?

Eliminar la esclavitud de las cadenas de suministro

Hay esperanza en el horizonte: En 2016, Estados Unidos comenzó a aplicar una disposición de la Ley Arancelaria de 1930 que prohíbe la importación de cualquier producto fabricado con trabajo forzado (antes de 2016, una laguna jurídica permitía importar esos bienes si no estaban disponibles en el país).

En la actualidad, el país vecino ya cuenta con la legislación más estricta del mundo contra la esclavitud en las cadenas de suministro, y la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CPB) confisca de forma rutinaria los envíos de los que sospecha que han sido fabricados con trabajo forzado.

 eliminar la esclavitud

Lo que hace que esta ley sea tan poderosa es que se puede incautar un envío si hay trabajo forzado en cualquier etapa de la cadena de suministro, desde las granjas y minas donde se extraen las materias primas hasta las fábricas donde se fabrican los productos terminados.

La prohibición del trabajo forzado aprovecha el formidable poder adquisitivo de Estados Unidos para luchar contra este problema en todo el mundo. Por su parte, los esfuerzos políticos en curso en dicho país gozan de apoyo bipartidista como:

  • La Ley de Prevención del Trabajo Forzoso de los Uigures, aprobada en la Cámara de Representantes por 403 votos a favor y 3 en contra el pasado mes de septiembre.
  • La iniciativa del Departamento de Trabajo sobre Metodologías de Seguimiento y Participación en la Cadena de Suministro (STREAMS)

Dichos esfuerzos buscan combatir el trabajo forzado e infantil en las cadenas de suministro. Mientras que en marzo, los legisladores expresaron la necesidad de erradicar el problema.

El trabajo forzado no sólo es moralmente aborrecible, sino que merma la capacidad de las empresas estadounidenses para competir: Los bienes producidos por trabajadores encarcelados, traficados, menores de edad, con exceso de trabajo o mal pagados son imposiblemente baratos.

Entonces, ¿qué impide a las empresas erradicar el trabajo forzado de sus cadenas de suministro de una vez por todas?

Obstáculos para erradicar el trabajo forzado

La realidad es que existen muchos obstáculos para erradicar el trabajo forzado, para empezar, las cadenas de suministro modernas son enormes. Una marca estadounidense puede tener decenas de miles de proveedores una vez que se cuentan sus proveedores directos, los proveedores de sus proveedores, los proveedores de sus proveedores, etc.

 eliminar la esclavitud

Y las cadenas de suministro cambian rápidamente. En sectores como el de la moda, donde la demanda cambia constantemente, toda la base de proveedores puede cambiar cada año. Si no se controlan, estas vastas y fluidas redes comerciales son propicias para el fraude, el despilfarro y el abuso, incluido el uso generalizado del trabajo forzado.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías para la transparencia de la cadena de suministro permiten supervisar las cadenas de suministro mundiales a escala y con la rapidez necesaria para eliminar los productos del trabajo forzado.

Las empresas tienen que adoptar estas soluciones, pero el Gobierno también tiene que establecer normas claras para los datos que las empresas deben recopilar sobre sus proveedores. Por último, pero no por ello menos importante, los consumidores tienen que presionar a sus marcas favoritas para que aumenten la transparencia de la cadena de suministro.

Aunado a ello, los productos del trabajo forzado no deberían poder encontrar un mercado. Entonces… ¿qué es lo que debiera ocurrir?

El escenario para eliminar la esclavitud de las cadenas de suministro

El papel de las empresas

Las empresas tienen que trazar un mapa de sus cadenas de suministro y asegurarse de que todos los proveedores y subproveedores cumplen la normativa estadounidense. Pero puede ser difícil saber por dónde empezar, cómo relacionarse con los proveedores y qué datos recopilar o cómo verificarlos.

 eliminar la esclavitud

Las empresas con pocos proveedores pueden trazar un mapa de sus cadenas de suministro mediante llamadas telefónicas y correos electrónicos. Las compañías medianas podrían optar por un enfoque que aproveche a consultores y abogados. Pero en el caso de las empresas multinacionales, las cadenas de suministro deberían estar totalmente mapeadas y digitalizadas.

Norma nacional para la transparencia de la cadena de suministro

Cuando la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. confisca un envío, el importador debe demostrar que ha actuado con la suficiente diligencia para determinar que los productos no han sido producidos con trabajo forzado.

Sin embargo, actualmente no existe una norma clara sobre qué tipo de datos son suficientes para demostrarlo, por lo que las empresas se apresuran a buscar datos para demostrarlo antes de que el envío pierda valor.

Los gobiernos deben establecer una norma probatoria clara de lo que constituye una cadena de suministro libre de trabajo forzado, algo que equivaldría a un certificado de buena conducta para cada contenedor que arribe a sus países.

 eliminar la esclavitud

Como mínimo, se debería exigir a todas las empresas que trazaran un mapa de su cadena de suministro hasta las materias primas, y que recopilaran suficiente información para detectar las señales de alarma. El establecimiento de una norma creará unas condiciones equitativas para las empresas estadounidenses y simplificará la aplicación de la CBP.

Votar con la cartera

Los consumidores también desempeñan un papel. A la hora de elegir entre distintas marcas, el comprador puede averiguar lo que pueda sobre sus cadenas de suministro y apoyar a las empresas que practican la transparencia.

Incluso antes de la prohibición del trabajo forzado, las marcas sostenibles empezaron a ofrecer transparencia en la cadena de suministro, lo que les permitió acceder al mercado de productos fabricados de forma responsable.

 eliminar la esclavitud

Entre los países que están haciendo esfuerzos por erradicar el trabajo forzado, se encuentran Alemania, país que aprobó una ley que responsabiliza a las empresas del trabajo forzado en sus cadenas de suministro. Mientras que Francia, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda cuentan con leyes similares.

Con leyes más estrictas y nuevas tecnologías para mapear y supervisar las cadenas de suministro mundiales, por fin podemos ver el camino hacia la erradicación de la esclavitud en todo el mundo. Es hora de terminar el trabajo.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario